x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El rincón del mediador
El rincón del mediador

Caso real: Herencia, acuerdo, liquidacion y adjudicacion

El rincón del mediador

Caso real: Herencia, acuerdo, liquidacion y adjudicacion

Actualizada 04/06/2016 a las 12:38
A+ A-
por Maite Ruiz Aquerreta

Hoy queremos traeros un asunto que tuvimos hace algo más de un año en el despacho y cuyos protagonistas nos autorizan a contar. Los nombres no son reales y no daremos más datos que los estrictamente necesarios para poder contar su historia.

 

testamento

 

Manuel, padre viudo desde hace 7 años y tres hijos: Manolo de 53 años, Josefina de 50 y Toñi de 48.

El padre vive en la casa familiar en un pueblo de la ribera de Navarra, Manolo en casa propia en el pueblo también. Josefina hace 25 años que vive en Madrid y Toñi reside en un piso propiedad de sus padres en Pamplona.

Manuel fallece a causa de un ictus de manera inesperada y repentina. La situación laboral y profesional de los 3 hijos es la siguiente: Manolo trabaja, como ha hecho siempre, en la explotación agraria familiar. Josefina estudio periodismo en la Universidad de Navarra, y conoció al que hoy es su marido estudiando un master en Francia. Hace 25 años que vive y trabaja en Madrid. Toñi vive en Pamplona en el piso en el que vivían con sus padres desde niños y donde sus padres vivieron hasta que su madre falleció hace 7 años. A la muerte de su esposa, Manuel decide volver a vivir en la casa familiar del pueblo. Le costaba menos sobrellevar su pena en el pueblo que en Pamplona.

Una vez presentados los protagonistas, pasamos a la historia.

Como hemos dicho, Manuel fallece. Sus hijos se reúnen en torno al féretro y despiden a su padre muy tristes y apenados. Se abrazan y lloran.

Al salir del cementerio, Josefina dice a sus hermanos que quiere hablar con ellos, que tiene que volver a Madrid y a su trabajo, pero no quiere irse sin dejar habladas algunas cosas.

Empiezan las reticencias y susceptibilidades..a Manolo no le parece momento...que su padre esta “caliente”. a Toñi le asusta mucho hablar de “eso” que todavía no sabe muy bien qué es, pero teme que su hermana, como es la lista y estudiosa, ya se habrá informado y no parece que pinta bien....además no quiere que haya problemas entre ellos, siempre han sido una familia muy unida y no quiere que cambie.

Josefina no tiene ningún motivo oculto.solo tiene que volver a Madrid y quiere una primera visión de la situación de la herencia. Desea lo mejor para todos, pero eso sí, ¡con justicia!

Quedan al día siguiente a las 10 en casa de Manolo, no quieren ir a la casa familiar..están muy tristes.

Josefina toma la iniciativa y les dice que quiere hablar del asunto que se les echa encima: la herencia. Les habla de un plazo en el que hay que ir tomando decisiones y que tiene que ver con el pago de impuestos y eso hace que apremie. pero no sabe contestar a cuál es el plazo ni a los impuestos. No tiene una información completa ni muy fiable.

No están seguros de sí sus padres tenían testamento. Su padre era un hombre de mucho carácter, de esos a la antigua usanza y cuando murió su madre no les dijo nada y ellos tampoco preguntaron. Sin embargo, Manolo recuerda como una vez su padre dijo algo acerca de un testamento y desde luego si lo hicieron, seguro que estaba en el armario de la habitación del fondo que era donde guardaban los papeles. Había que buscarlo. Y. si no tenían testamento? Cómo afectaba?

Ninguno lo sabía muy bien. Los 3 conocían a alguien que había pasado por algo así, y decían lo que sabían, pero no era mucho, ni muy claro.

Manolo un poco envalentonado porque su mujer ya le había estado azuzando la noche anterior dice: “no sé si habrá testamento y que pondrá, pero que sepáis que papá siempre me dijo que las tierras eran para mí por ser el que las trabaja y asume los riesgos de la producción y la inversión que requiere una explotación como esta....”

A Josefina se le tuerce el gesto, pero se calla. Toñi a la vista de la situación dice: “pues papá siempre me dijo que el piso de Pamplona es mío, porque ahí vivió con mama hasta que murió y fui yo la que me ocupé siempre de que estuviera bien cuidada y atendida hasta que la pobrecita falleció.

Josefina ya no puede más y aguantando la compostura pero con claras muestras de desagrado les dice: “muy bien, veo que ya os habéis repartido el botín y yo no parezco de esta familia....voy a informarme a un abogado y ya veremos qué me aconseja”.

Se levanta y se va. Así acaba la primera reunión entre los hermanos.

 

dudas

 

Toñi nos llama al despacho y nos pide cita. Tiene nuestra referencia por una conocida suya que se ha divorciado hace poco y lo ha hecho por mediación en Mediación Navarra.

Le recibimos en el despacho y nos expone la situación que hemos descrito. Le explicamos cómo trabajamos estos asuntos y le pedimos que nos describa cómo cree que reaccionarán sus hermanos....no sabe, esta confusa porque siempre se han llevado muy bien pero ahora hay silencio entre ellos. Prefiere que seamos nosotras quienes nos pongamos en contacto con ellos, ella no sabe cómo explicarles. Nos da los teléfonos. Eso sí, nos cuenta que había testamento de hermandad de sus padres, pero sin ninguna especificación respecto a las tierras o al piso de Pamplona, así que los tres son herederos a partes iguales.

Lo primero que hacemos es llamarles para programar una cita en el despacho. Con Manolo es más fácil. Vive más cerca y nos parece más receptivo, aunque se sorprende mucho y nos cuesta aclararle quiénes somos, a qué nos dedicamos y el motivo de la llamada.

Josefina nos pone pegas, la primera es que vive en Madrid y viene poco a Pamplona. Pero ella ha oído hablar de la mediación y quiere aclarar esto: le interesa el servicio de las abogadas solamente, dice que lo de la psicóloga no lo necesita, que es un tema económico, que emocional no hay nada. Sin problema, estará con una mediadora que le explicará cómo trabajamos y después decidirá si quiere iniciar el proceso.

Estuvimos con ellos por separado. Siempre en sesión individual (caucus), se permite que cada uno pueda expresar lo que quiere, lo que siente, lo que espera y lo que desea.

Primero estuvimos con Manolo. Tenía mucho miedo a perder su modo de vida, no necesitaba la propiedad de las tierras, pero es su trabajo y su sustento y si sus hermanas querían vender.....”Esas tierras valen”, nos decía....”yo sé de por los menos 2 que estarían interesados en comprarlas y a buen precio!”

Le explicamos la situación jurídica y legal que se genera y como a través de mediación pueden llegar a soluciones creativas e imaginativas en las que los 3 se sientan compensados. No cree que su hermana Josefina quiera, dice que como es la que más ha estudiado, es la más lista y seguro que ya está preparando papeles para ir al juzgado.

Después nos reunimos con Josefina. Viene muy segura de su posición y nos dice en varias ocasiones que ella quiere lo que le corresponde legalmente. No quiere perjudicar a nadie, pero que “lo que es suyo, es suyo”. Le explicamos cómo trabajamos y aunque a regañadientes, dice que si a iniciar el asunto, que si sus hermanos quieren, ella no se niega.

Volvemos a tener una ronda de reuniones en las que abordamos de manera individual con el testamento en la mano, la situación de cada uno de ellos y recogemos sus posiciones, valoraciones y cómo no, intereses.

Cuando creemos que la situación nos lo permite, por el trabajo previo que se ha hecho con cada uno de ellos, les reunimos a los 3 en el despacho y en una pizarra desarrollamos herramientas propias de la mediación, como son el “mapa mental” y el “árbol de decisiones”. En ellas se recogen cada una de las valoraciones, e intereses y ellos mismos descubren que esos prejuicios que les hicieron en un principio desconfiar unos de otros, no son realidad, sólo eran interpretaciones hechas desde el miedo a la pérdida, a los cambios que podían darse en sus vidas, en sus trabajos y en sus familias.

Fueron capaces de elaborar conjuntamente un inventario y valoración de bienes e hicieron sus propuestas de solución negociando entre ellos y siempre bajo la atenta mirada jurídica y emocional de las mediadoras.

El primer día vinieron por separado y se miraban con desconfianza. Los demás días vinieron juntos y se fueron relajando. En total fueron 3 sesiones individuales y 3 conjuntas. En la cuarta conjunta firmaron los acuerdos. Josefina hizo un esfuerzo viniendo de Madrid a las sesiones, pero en el plazo de 3 meses resolvieron cómo repartir la herencia de sus padres, y pudieron ir al notario a firmar la escritura de aceptación de la herencia

Los acuerdos principales a los que llegaron y se anexionaron a la escritura, fueron:

1- Las tierras son propiedad de los tres pero la explotación y el rendimiento es de Manolo. Si Manolo por la circunstancia que sea, deja de explotar las tierras, se venderán. Se repartirán el valor de venta a partes iguales entre los 3.

2- Van a vender la casa familiar del pueblo. Hay que hacerle unas mejoras importantes para poder venderla. Hay alguien interesado en comprarla para montar un hotel rural. Esas mejoras de reparación de tejado, chimenea y accesos, serán atendidos por Toñi y Manolo al 50%. Cuando se haga y se formalice la compraventa de la casa, Josefina recibirá un 50% y Manolo y Toñi un 25% cada uno.

3- Toñi seguirá viviendo en la casa que era de sus padres en Pamplona, pero en un plazo de 5 años tendrá que comprarse una propia y podrán vender esta. Manolo y Josefina recibirán un 25% y Toñi un 50%.

 

tres hermanos

 

Así se firmó, se aceptó y se terminó el asunto. Tres meses, seis reuniones, una escritura pública, y una familia unida.

¡Seguimos en contacto!

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra