Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Y tuvo que ser en Extremadura...

El Forofillo Fran Pérez
Y tuvo que ser en Extremadura...
JESÚS CASO
Actualizada 10/11/2018 a las 20:24

Mira que andaba comentando con el amigo Iborra que de esto del fútbol, amén de Historia y otras historias, sabe un rato largo, que molaría que los rojillos ganaran en Extremadura con gol de... Mérida. Por lo del juego de palabras, la capital extremeña, el centrocampista y todo eso que da un juego bonito para los que acostumbramos a juntar letras. Esto se lo decía en el descanso, tras merendarnos una primera parte en la que no hubo atisbo alguno de esa valentía que pregonaba a los cuatro vientos el amigo Jagoba para enlazar dos triunfos consecutivos y, lo que es más importante, ganar por primera vez fuera de casa.Con 2-1 en el marcador y tras el mal primer tiempo, arreglado a última hora con el testarazo del mal nombrado por los comentaristas Sanjurjo, de todo se puede hablar para elevar la moral...

 

Kike Márquez indica a sus compañeros la jugada bajo la siempre atenta vigilancia de Oier Sanjurjo, goleador hoy con Osasuna. LFP

 

Y es que la moral de los rojillos, esta vez de blanco en el Francisco de la Hera, pajarera, pin pon, fuera, estaba alta tras la remontada al poderoso líder, Málaga, una semana antes, pero cansado, por comerte taitantos mil kilómetros en autobús, dormir junto al estadio y tener que pelear en esta mal llamada categoría de plata, ya que cada partido deja muestras de ser oro molido. Y ojo, categoría en la que el más modesto te hace un traje y te deja temblando.

No estaba teniendo suerte Osasuna esta temporada con los recién ascendidos. El Mallorca fue el primero en mojarnos la oreja, en el estreno de la campaña, ganándonos por la mínima en una mala puesta de largo de los rojillos en las tierras de la ensaimada. Ni tampoco el Rayo Majadahonda, que no Ducati, nos dejaba ganar en el Wanda Metropolitano. Con el Extremadura la cosa no iba a ser fácil, así que tocaba apretarse los machos.

Macho, Aridane, si es que me haces cada una que se te ve el pelo. Precisamente porque destacas tanto con ese peinado, pese a que esta semana te me habías cambiado de look en Tajonar, picarón, Arcediano Monescillos -manda webs con el nombre y el apellido del trencilla de turno- te señaló ese penaltito. Que si nos lo hacen no se va a los once metros, fijo. Que si es al revés no lo catamnos, descarao. Pero es que somos Osasuna y, por aquello de la rima, no nos pasan ni una. Once metros, Enric Gallego enfrente y segundo en el marcador en contra...

Porque un exrojillo, de sabor infausto y nombre Fausto, había marcado el primero en una de esas jugadas de pim-pam-pum, toma Lacasitos. Falta mal sacada por un rival, que la coloca rasa en la frontal. Tienza que mete la puntica, sólo la puntica, y cuero que dibuja un casi ángulo de 90 grados, dejando a Ruben, nuestro portero, en busca del seno, del coseno y de la tangente que se supone que iban para el otro lado. 1-0, 2-0, y recta final antes del asueto, con malas sensaciones, sin ver al Osasuna aguerrido que prometía Jagoba y con malos humos entre la hinchada.

Menos mal que Oier hizo callar a los que le lleman Óier. Rubén García, que no tiene pies, lleva guantes el jodío, puso una falta lateral que peinó el estellés y coló el 2-1 cuando el de nombre impronunciable, y no me refiero a lord Voldemortl, enfilaba a golpe de silbido el túnel de vestuarios. Tocaba reacción, tocaba remontar como una semana antes, tocaba milagro y tocaba Rosendo en el Navarra ARena.

Mientras el patinador Javi Fernández, Supermán para los aficionados al deporte, se deslizaba sobre el hielo en el pabellón navarro, los rojillos de blanco volvían con doble cambio en sus filas. David Rodríguez y Nacho Vidal, como contra el Málaga, saltaban a tratar de demostrar que este equipo puede ser valiente y empalmar dos victorias consecutivas. Y el arranque del segundo período así lo reflejaba. Osasuna buscaba el empate. El Extremadura, la puntilla.

Y llegó la puntilla, en forma de gol mal anulado a Enric Gallego, mientras la burbuja navarra se desinflaba y el Extremadura no pasaba agobios. El encuentro se tornaba en una especie de entrega de 'La noche de las bestias', un juego anárquico en el que por momentos se veía venir el empate y, por otros momentos, el tercero local. Hasta que Rubén metió al cogollo un balón con muy mala leche, un esférico que disputó David Rodríguez sin tocarla y que, sin querer queriendo, el riojano Íñigo López punteó en un exceso de celo que lo convirtió en el empate en propia meta.

Y de ahí al final, más de lo mismo. En este devenir en el que se han convertido los últimos diez minutos de los partidos de Osasuna, el expulsado esta vez le tocó al cuadro de Arrasate. Aridane se marchaba con la segunda amarilla, al estilo Lillo, dos faltas y dos tarjetas, en una más que discutida acción que, aunque se recurra, deberemos dar gracias de que no nos caigan cinco partidos. Y claro, los locales, todo corazón, se volcaron a por el gol de la victoria.

Chuli lo intentaba, Rubén evitaba el gol de los extremeños. A la contra, entre nuestro otro Rubén y David no hilaban fino. Un córner en el minuto 93 en contra hacía que se cerraran las filas, que no pasara ni un pelo de gamba, que no nos marcaran a falta de un minuto por aquello del escozor. Y de pronto, no se sabe cómo, dónde ni por qué, la historia cambió. Y tuvo que ser en Extremadura.

Rubén sacó en largo, la defensa se coló, en un mal repliegue local producido por el exceso de celo y querer ganar. El cuero le cayó a Rubén García, que recortó y la pasó al corazón del área donde un chico de Arre, de nombre Robertito, la recibió, la controló, esperó a que saliera el meta y la colocó rasita y cruzada para que Navarra entera gritara GOOOOOL y para que el cuento acabara con final feliz. Fueron felices y comieron perdices, con embutido extremeño que es de lo mejor de este planeta, para alegría de la parroquia rojilla.

Tuvo que ser en Extremadura, que pudo ser en otro lado. Tierra de conquistadores y, sobre todo, de mi otra mami, Loli. Aunque a fuerza de ser sinceros, hay que agradecer que el fútbol tenga equipos como el blaugrana. Valientes, con jugadores como la copa de un pino, con un goleador que ahí está, en primero en la lista de anotadores de LaLiga 123, con una plantilla que en cuanto le pille el pulso, empezará a ganar más partidos. Mientras, nosotros, a recuperar, a trabajar y a preparar el próximo encuentro en Pamplona, contra el Tenerife. La buena noticia es que en las filas de los chicharreros no hay exrojillos...

¡Hasta le muerte, Forofillo asta la muerte!

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE