x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

A limpio órdago hasta el final

El Forofillo Fran Pérez

A limpio órdago hasta el final

JESÚS CASO
Actualizada 09/04/2017 a las 20:58
Etiquetas
A+ A-

Los muslaris saben de sobra que hay partidas que se tuercen, que hay sentadas que comienzan con muy mal pie en las que el chico se pone cuesta arriba, dificilísimo por no decir imposible. Son ésas en las que con el café caliente y el hielo del digestivo de turno sin apenas derretir se da la primera mano y la pareja rival te saca seis amarrekos y la tuya se queda impoluta, a cero. Entonces llega la táctica conocida como "la vida del cuto", es decir, engordar la cuenta para terminar muriendo. A saber, se empieza a echar órdago a grande, a chiquita, a pares si hay, a juego y, si no hay, al punto. Y así mano tras mano hasta que los que llevan ventaja se descubren con tres reyes (o tres ases, lo mismo da que da lo mismo) y se hacen con el primer chico.

 

Killer, goleador, chicharrero, pichichi... No diga gol, señora. Diga Sergio León. EFE

 

Osasuna está ahora con los órdagos. Desde el encuentro de Mendizorroza se ha comenzado con la estrategia del gorrino, echar órdago a todo para tratar de sumar puntos. Y de momento está funcionando la cosa. Bastante bien. Es más, está saliendo perfecta. Dos victorias consecutivas, la primera a domicilio en Vitoria tras un encuentro que cumplió a rajatabla el guión que esperábamos en Osasuna desde la primera jornada. Cerradicos, seguridad defensiva y, ya si eso, a ver si aprovechamos alguna. Y se ganó.

Contra el Leganés, rival más que directo, se planteó el encuentro igual sin perder de vista lo de los órdagos. Claro, cuando no se tienen buenas cartas como es el caso de la más que justa plantilla rojilla, hay que farolear, y mucho. Y Petar, que no Pitar que decían en la tele, lo sabe. Por ello no se achicó y presentó un once en el que, por primera vez en todo el año, había tres atacantes: Riviere, Kodro y Sergio León. Con un banquillo que más bien parecía un templo indio, con vacas sagradas como Torres, De las Cuevas, Causic... Casi nada.

Y también contra los de Garitano salió el guion a la perfección. Y digo perfección porque parecía que nos habían pillado el órdago sin cartas y los pepineros se adelantaron merced a la estrategia, esa cosa que nos está penalizando este año en exceso por su falta de trabajo. Córner del Leganés y Siovas, un central que no se caracteriza precisamente por jugarla con los pies, empalma con la zurda en el área pequeña, de esas que llaman a bocajarro y adelanta a los madrileños. Sombras conocidas en el soleado cielo de Pamplona.

Lejos de arrugarse, los rojillos siguieron a lo suyo. Tienza y Mérida se hacían, poco a poco, con la parcela ancha. Los visitantes esperaban como la perrica, agazapados, para asestar el golpe mortal. Táctica también utilizada en el mus, ojo, cuando uno se da mus negro con cartazas y los rivales, por aquello de hacerse con la iniciativa, cortan sin nada y se llevan el sopapo madre. La vida del cuto es lo siguiente que toca. Pero no llegó la perrica. Llegó otro animal, llegó el felino, el cordobés Sergio León.

Con un Juan Palomo, se fabricó un penalti que se encargó de transformar pasada la media hora de encuentro. Tablas en el luminoso, un chico a uno y la partida más viva que nunca. El campeonato, la búsqueda de la ansiada txapela por la permanencia, seguía siendo posible. O, por lo menos, la confirmación matemática del adiós a la pelea no llegaba. Y todo suma ante una parroquia tan acostumbrada a sabores amargos este año. Después se llegó al descanso sin sufrimiento y se preparó todo para jugar la segunda entrega de la partida.

Con más bebidas en la mesa y viendo que las piedras se inclinaban hacia el lado pepinero Petar movió jugadores. Sacó a Berenguer, que suele ver buenas cartas, y del de Barañáin nació el pase en forma de globo para que Sergio León, quién si no, corriera como un diablo y empalmara con la zurda a gol, haciendo imposible la estirada de Herrerín que se empeñaba en espantar el cuero como si de una mosca se tratara. No era mosca, era caracol Caracolazo. Era el inicio de la primera victoria en Pamplona. Y a punto estuvo el delantero de redondear la tarde con el tercero, el 'hat-trick', pero el palo lo impidió.

Nueve meses después, como si de un embarazo se tratase, Osasuna volvió a ganar en El Sadar. Primera victoria local en LaLiga Santander, esperemos que no sea la última. La salvación se reduce en una semana de estar a 16 puntos a quedarse a 10. A falta de 21 por disputar, aunque con visitas a plazas tan difíciles como el Calderón, la próxima jornada, o el Camp Nou más adelante. Pero como se empeñan en decir los de la pantaloneta, mientras haya vida... Es difícil, es escandalosamente difícil -por no decir imposible-, pero si yo, que hablo hasta debajo del agua, he sido capaz de no tuitear ni una coma durante los dos últimos dos encuentros de Osasuna, por qué no va a ser posible lo del equipo? Cosas más raras se han visto.

Ahora contra los del Cholo. Sin Koke, que es quien da la hora en el equipo, aunque le birlen el peluco de 70.000 napos. Tras el choque que tienen que disputar en Champions League contra el Leicester. Se confiarán? Habrá que ver. Nosotros, de momento, seguimos con nuestros órdagos. De momento ya tenemos dos partidas ganadas. Que siga la fiesta que, aunque acabemos con forma de chistorra, por lo menos disfrutamos como enanos. ¡Todas a grande...!

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra