x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Pues va a tener que ser contra el Madrid...

El Forofillo Fran Pérez

Pues va a tener que ser contra el Madrid...

JESÚS CASO
Actualizada 05/02/2017 a las 20:53
Etiquetas
A+ A-

Nada. Que no hay manera. Hasta Oier, que desde que ha regresado al centro de la defensa está siendo el jugador que todos queremos que sea, no se explica lo que le está pasando a Osasuna y no encuentra solución. "Que tenemos ganas de ganar, por lo menos una vez". Y es que desde la victoria de Ipurúa no ha llovido ni nada. No tanto como en Anoeta. Pero ha llovido. Y claro, a lo bueno uno se acostumbra, pero a lo malo no tanto. Máxime si empiezas con una primera parte perfecta, controlando a toda una Real Sociedad, adelantándote en el marcador y aguantando el empate una hora larga. Pero la vida sigue igual para los nuestros en una jornada en la que una victoria nos daba pulmón y medio para subir a la superficie...

 

 

Vasiljevic sorprendió dejando al papi Sergio León en el banquillo, no arriesgando y dejando a Oriol Riera en Pamplona, ni con Vujadinovic febril y con el sin papeles Loé. El once repetía defensa de tres centrales y Berenguer y Clerc a los lados. De las Cuevas sentaba a Torres y acompañaba a Fausto y Causic. Y Riviere-Kodro hacían de delanteros. Sorpresa en el once y todos ojipláticos por la apuesta del secretario técnico-entrenador. ¡Juegue, juegue!

Y vaya si jugaron. Desde los dos de arriba hasta el estrenado Sirigu. Sin huecos, robando el balón a la Real, teniendo una de Kodro que rompió el cuero y casi una tibia a Rulli, en fuera de juego. Pero que si entra, valía. A la segunda no perdonó. Riviere le hizo encaje de bolillos a un balón largo de la retaguardia y Kenan encaró y batió al meta argentino de la Real. 0-1. Jugando bien. Bajo la lluvia, pero sin llegar a cantar. Seguros atrás, controlando en el centro, incordiando arriba. ¡De perlas!

Antes de reanudarse el encuentro estábamos a cinco puntos de la salvación. Ahí es nada. Beneficiándonos del tropiezo del Sporting, de la derrota del Leganés, la del Valencia... Todo a pedir de boca. 1.500 aficionados rojillos en la grada de Anoeta. El partido contra el primo no podía acabar de otra manera, que ellos tienen un porrón de puntos y por aquello de favores pasados y devueltas de favores y requeterevueltas de los mismos fijo que no se matan y nos dan vida.

Qué pronto olvidamos el parentesco. Concretamente en 15 minutos. Los que van del 62 al 77. Primero con un córner en contra y una defensa de mantequilla. Luego con una pared al borde del área entre Vela y Oryarzabal, abc del fútbol, beneficiado de la defensa de margarina que el manito remata sin acordarse de pasados navarros. Y por último con un balón mal peleado en el centro del campo, una diagonal de un jugador recién salido en un remate raso y cruzado en el uno contra uno. Pobre Sirigu, dónde te has metido...

Y eso que Sergio León nos dio vida con un golito de los de Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como. Y Jaime, un par de minutos después, cortando y lanzando un zurdazo desde la derecha que obligaba a Rulli a volar. A estirarse. A hacer un paradón de los de foto, tocando el cuero lo justo para que pegue en la cruceta y se vaya a córner. Y poco más. No se pudo arañar ni un punto. Sólo se arañó la amarilla a Torres, que salió desde el banquillo para sumarla y quedarse fuera contra el Real Madrid.

Nada. No hay manera. La actitud es la buena, se crea peligro, se hacen goles... Pero nos marcan con mucha facilidad. No podemos regalar tantos goles en contra. Hay que encontrar el equilibrio entre crear peligro y ocasiones y no encajar tantos chicharros. Porque vale que la imagen es otra desde la llegada de Petar al banquillo, pero en cuatro encuentros de Liga hemos encajado 12 caracolillos. Y eso que el técnico jugaba de central y se le podía presumir algo más de contención...

Pues tendrá que ser contra el Real Madrid de Zizou. La primera victoria de Vasiljevic va a tener que llegar contra las estrellitas blancas, contra los merengones, sobre un tapete nuevo en El Sadar. Porque una cosa está clara. Si queremos soñar con la permanencia, no puede escaparse ni medio punto más de Pamplona. Y para ello está el público que está, que no nos arredramos ante nadie. Se ponga quien se ponga delante, aunque es cierto que los blancos llegan muy descansados, sin Copa del Rey ni Liga por la suspensión de Vigo. Mientras, los nuestros, aguantando chaparrón, cortes de luz, vendaval y a un equipazo. Soñando con ganar en un feudo casi prohibitivo, volviendo a casa en coche, desde cerquita, pero sin un triste punto. Será contra el Madrid...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

 

 

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra