x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

De cara... a Primera

El Forofillo Fran Pérez

De cara... a Primera

JESÚS CASO
09/05/2011 a las 02:29
Etiquetas
A+ A-

Dicen que la cara es el espejo del alma. A saber entonces más de uno qué alma tendríamos, porque yo, por poner un ejemplo cercano, que me madrugo cada mañana con más arrugas que la dupla que formarían el Fary catando un limón y el pequeño de los hermanos Calatrava, tengo que tener el alma de lo más revuelta. Y eso que todavía no peino canas...

 

 

El caso es que los chicos del Pús (insisto, para ver y, sobre todo, oír fútbol en este país no me den otra cosa que la narración de Alfredo Martínez y los comentarios de Xabier Azkargorta, así como la realización de los chicos del +) cuando se desangraba el encuentro de La Romareda entre rojillos y blancos, se centraron en las caras de la grada. Y la verdad, eran un auténtico poema...

Si la una es el espejo del alma, el alma de la afición maña quedó bastante tocada. Gestos de preocupación, caras largas, morros torcidos, miradas concentradas y descontentas con lo que veían sobre el tapete verde en la segunda mitad de partido. Pero para llegar a esta situación algo tuvo que pasar...

Lo que pasó fue que, con el precedente de la victoria de los del Vasco Aguirre en el Bernabéu, los maños se veían casi salvados ganando a Osasuna. Y la primera parte siguió siendo un poema para los que, a poco más de cien kilómetros al otro lado de la muga, veíamos atónitos como Lolo se convertía en el mejor asistente de Lafita. Alguno que otro comentaba que ya íban unas cuantas del 5 rojillo este año, aunque sinceramente, si todo termina como contra los aragoneses, voto a bríos que se saque adelante una moción para que Lolo marque en el minuto uno. Luego, a ganar, que son dos días.

El caso es que los cariacontecidos (¡leñe, otra vez la cara!) rojillos salieron del vestuario con otro aire. Se habrían refrescado la jeta tras el chorreo de Mendilibar, y parecieron dejarse de caras somnolientas y de siesta para ponerse el mono de trabajo y empezar a bregar. Y vaya si lo hicieron...

El empate vino de la manera más rara e inesperada posible. La arrancada diagonal de Camuñas desde la izquierda parecía que se moriría como todas las anteriores, con un robo del Zaragoza. Pero el húngaro Vadocz, magiar y mago ayer, se la devolvió rasita y a huevo, que decíamos de pequeños. El zurdazo del de Parla, tras rozar un defensa, descolocar a Doblas y doblarle la manopla (¡sip, el juego de palabras era fácil!) terminó en gol. Lo de la celebración, armado y peligroso, ya lo explicará el 17 rojillo.

El asedio maño creció en intensidad. El bombardeo al área se volvió casi irrespirable, con un Ricardo que sigue demostrando por qué somos uno de los equipos menos goleados gracias al estado de iluminación en el que se encuentra. Y de una falta ladeada llegó el más que inesperado 1-2.

Puñal, quién si no, templó al segundo palo donde apareció Sergio, un ex zaragocista, asturiano y largo, para rematar de cabeza casi sin ángulo y colar el esférico en el palo más alejado. Doblas sólo pudo mirar cómo entraba el balón, y los rojillos no sabían ni qué cara poner. Empezaban a darse cuenta de que se podía ganar. Bueno, sólo nos ha costado hacerlo en la jornada 35...

Lo que antes era asedio maño se tornó en arrebato total. Las llegadas por izquierda y derecha se sucedían, un palo puso a la muga foral con los maíces en la garganta, las acometidas de los atacantes de Aguirre presagiaban un otra vez no, por favor, que parecía prolongarse y esperar hasta el minuto 95. Es lo que casi siempre nos ha pasado. Pero esta vez, fue distinto.

Y es que a diez minutos para terminar el partido, una salida a la contra conducida por Camuñas por la izquierda terminó con pase del madrileño a Vadocz, en el borde del área. Cuando todo el mundo pensaba que el húngaro abriría a la derecha, por donde llegaba Motoretas Nelson, el 21 se giró sobre sí mismo, estilo Xavi, y devolvió el pase a Camuñas, sólo en la izquierda. El de Parla la tocó de primeras al área pequeña y Kike Sola, tan sólo como su apellido y un pelín adelantado previamente, metió la puntera para dar la puntilla a los locales.

A partir de entonces, la grada se pobló de caras largas. Caras de disgusto, gestos cariacontecidos, rostros tristes y semblantes serios. Caras que indican lo cara que está la permanencia en Primera, cada jornada más, y caras pensativas y concentradas tratando de prever qué pasaría dentro de siete días. Y las únicas caras alegres, vestían de rojillo. Pero esas caras no deben durar mucho tiempo, ya que viene el Sevilla, y el partido contra los hispalenses siempre ha tenido el mismo aspecto en Pamplona: a cara de perro.

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra