x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Y a la 13, salió el sol

El Forofillo Fran Pérez

Y a la 13ª, salió el sol

JESÚS CASO
06/03/2011 a las 20:19
Etiquetas
A+ A-

Por fin. Hace tanto tiempo que uno no cuenta y canta las victorias foráneas de Osasuna que, sinceramente y con el corazón en la mano, he de reconoceros que no sé ni por dónde empezar. Esto es como andar en bicicleta, que cuando aprender le agarras el gustillo y no sueltas las dos ruedas ni para ir al baño a mingitar pero que, cuando te sacas el carnet de conducir, cambias las cuatro y te olvidas del manillar. Hasta que llega uno de la cuadrilla, años después y te suelta un "Por qué no vamos a andar en bici, ahora que hace bueno?". Y claro, tú te subes, aunque al principio cueste lo suyo hacerse otra vez al entorno. Por no mencionar que hay que pedalear, fuerza mecánica que no depende de un acelerador que pisar o girar...

Pues con los rojillos ha pasado. Hemos vuelto a ganar fuera de casa. Y eso que me han tirado por tierra el blog de esta semana, que uno lo tenía preparado contando con una nueva derrota, aunque no lo ponga hasta el final, acostumbrado como estoy a confiar en los nuestros. Y se ha dado. Hemos ganado lejos de Pamplona. 13 meses después. Casi nada, hasta terminamos con el mal rollete del número este. Saben de dónde viene? Vamos a tirar de Google...

El 13 es considerado un número de mala suerte desde tiempos bíblicos. Y no me equivoco al mentar a las Sagradas Escrituras, ya que dicen los que han tratado de analizar el efecto que el mal fario de la cifra parte de la Última Cena de Jesucristo y sus apóstoles, a la cual asistieron un total de 13 comensales y, en las 24 horas siguientes, dos abandonaron este mundo: Jesús y Judas. Y desde ese momento, la bola se fue haciendo más grande...

Hasta el punto de que en muchas calles, sobre todo en civilizaciones latinas, esta cifra se omite en los portales y se salta, o que en hoteles de altura, la planta 13 no se destine a usos de habitaciones para clientes, sino para usos de servicio del propio establecimiento hotelero, o que el dorsal 13 no se otorgue en el circo del Mundial de la Fórmula 1. Otras curiosidades nos cuentan que el martes y 13 es día de mal agüero (que no Kún) en algunos países, aunque los especialitos anglosajones lo cambien por el viernes 13, imagino que por Jason y su motosierra o Freddy Krugger y sus cuchillitas.

Esta cifra es la preferida para los aquelarres de las brujillas, un asiento que en algunas compañías de vuelo se elude y se opta por dar al asiento el 12 bis, que en los países latinos los ascensores no paren en este piso (como lo leen), hasta el punto de que si un edificio tiene 15 plantas, la parada 13 está clausurada y los inquilinos se bajan en el 14 o en el 12. Incluso en la cultura asiática, 13 eran los monjes Shaolin, esos de los espectáculos con espadas, que vencieron a las tropas de Wang Renze y ayudaron a establecer la dinastía Tang en la China imperial.

Ya más cerca en el tiempo, y para cerrar esa historia sobre el número que originó la triscaidecafobia (odio al 13), podemos encontrar que los tanques de combustible del Apolo 13 explotaron en pleno vuelo, poniendo en peligro la vida de los tripulantes (vayan a saber, que con la misma me sale ahora alguno diciendo que "Challenger", el transbordador espacial que sí explotó en pleno vuelo, quiere decir 13 en algún idioma raro), y que hasta Bill Gates, cuando iba a lanzar el Office 2010, pretendía hacerlo bajo la versión 13, pero optó por saltarse una y escoger el 14.

Pues eso. Que han tenido que pasar 13 meses para ganar lejos de Pamplona. Que esperemos que no tengan que pasar otros tantos para vivir de nuevo esta euforia, sensación casi olvidada, de traernos de fuera tres punticos ricos como la chistorra. Porque no sé si os habéis fijado, pero esta jornada habían ganado Almería, Sporting y Levante, y de perder nos quedábamos en los puestos negros. De ahí la importancia de la victoria.

Del encuentro se pueden sacar varias conclusiones. Seguimos comenzando las partes del partido con algo de caraja, dando facilidades al rival. El sistema viene siendo el mismo que el empleado por el chavalín de Cieza, aunque la actitud de los jugadores difiera. Pero en La Rosaleda se vio una gran primera parte. Buenas ocasiones, sobre todo las de Nekounam, y seguridad defensiva, comandada por el juvenil Ricardo al que le vamos a ver muchos años como siga en la misma forma.

Y una segunda parte de veteranía, de experiencia, achuchados por un Málaga que tiene unas alas velocísimas pero que Seba no supo aprovechar los regalos para marcar, unas veces por Richi y otras, por falta de puntería. Osasuna supo dejar madurar el encuentro, aguantando minuto a minuto y pese a la nueva exhibición de caserío que hizo el Gominas Muñiz (lamentable el reparto de tarjetas del asturiano, pero bueno). Hasta que llegó el córner, esa última jugada de la que íbamos a disponer, y la aprovechamos.

Centro medido de Masoud. Cabezazo perfecto de Sergio, marcando los tiempos, alzándose al cielo malagueño y girando el cuello. Esférico colocado donde duermen las arañas, en la escuadra derecha de la meta local y haciendo inútil y estéril la palomita de Caballero. Gol. Gol. No nos lo creíamos, pero sí, había sido gol. Y en el descuento. Y no en contra...

Muñiz estiró lo indecible los cuatro minutos de prolongación, aumentando la agonía de la parroquia rojilla. Para qué leñe se dice que va a haber cuatro minutos de añadido, expuestos con el cartelón de turno, si luego nos vamos a los 5 y 45 segundos? No es justo. Más de un infarto viene por gracias de este pelo, pero se aguantó, que es lo importante,

Ahora a preparar la visita del Racing de Santander. A ver qué tal se porta el indio en el palco, que seguro que es todo un espectáculo, y a frenar la gran escalada de los de Marcelino desde que presidente y técnico han llegado a la playa del Sardinero. Es vital hacernos fuertes en casa, ganar a los cántabros y acortar la diferencia hasta los 40 puntos necesarios para la salvación. A trabajar y a olvidarnos del Málaga, que ya es agua pasada. Por cierto, sabéis cuántas jornadas faltan para terminar la Liga? Tranquilos, que no son 13. Son 11...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra