Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Minería

Qué es el wolframio y dónde encontrarlo en España

Wolframio extraído de una mina
Wolframio extraído de una minaArchivo
Publicado el 02/08/2021 a las 11:10
El wolframio, uno de los tres elementos españoles de la tabla periódica, es un metal de color gris acerado, muy duro y denso. Y con una característica que lo hace especial, porque tiene el punto de fusión más elevado de todos los metales. Incluso su historia fue llevada al cine en 2014 con la película Lobos Sucios.
Actualmente se utiliza en una amplia gama de aplicaciones por diversas industrias. Debido a su dureza y capacidad para soportar el calor, se usa en herramientas de corte para perforar otros metales. También es adecuado para componentes de maquinaria críticos sensibles al desgaste y resistentes a la temperatura, como válvulas de motor, herramientas de dentistas o puntas de bolígrafo.
Estas propiedades, a las que se suma la conductividad eléctrica, lo hacen también perfecto para paneles LCD, tubos de televisión, impresoras láser, cables de calefacción de ventanas, etc. Por otro lado, su alta densidad permite su uso en sistemas de vibración de teléfonos móviles y palos de golf.
Si embargo, muchos conocen este material por la importancia que tuvo durante la II Guerra Mundial. Entonces se utilizó para blindar la punta de los proyectiles antitanque y en la coraza de los blindados. Así, su adquisición se convirtió en un elemento vital para la Alemania nazi, que lo compraba en la España franquista y en la Portugal salazarista. El suministro de este metal a los nazis llegó a ser tan importante que provocó una gran crisis diplomática con las potencias aliadas, dado que era elemental para la maquinaria de guerra alemana.
El 90% del wolframio de España se extraía por aquel entonces en Galicia, en especial en las comarcas de Barbanza, Bergantiños, Xallas o Valdeorras.
Como los alemanes lo pagaban a cuatro veces el precio oficial, fueron muchos los lugareños que se dedicaron a extraerlo en plena época de hambruna tras la guerra civil. Incluso algunos mineros (y mineras) escondían pequeñas cantidades y luego de noche volvían a la mina para recuperarlas. Pero la cara amarga de este trabajo descubrió con el tiempo: al extraer el wolframio de las piedras de cuarzo se liberaba arsénico, lo que fue deteriorando la salud de los mineros por envenenamiento.
Además, en la explotación del wolframio no sólo participaba la gente del lugar, sino que también se se trasladaban prisioneros de guerra a las minas, obligados a trabajar en las peores condiciones. De esto trata precisamente la película Lobos Sucios.
La crisis terminó en abril de 1944 con la firma de un tratado entre España, Estados Unidos y Gran Bretaña por el que las exportaciones se redujeron considerablemente y además Franco se comprometió a suspender la colaboración que había mantenido hasta entonces con Alemania a pesar de haber proclamado neutral a España.
Actualmente en Galicia quedan las minas de Lausame y Santa Comba.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones