Y con la tarta llegó la sorpresa

El mayor 'simpa' del mundo

Más de cien comensales abandonan a los y sin pagar la cuenta de un bar en Bembibre (León)

Restaurante de León donde 100 comensales hicieron un 'simpa'

El restaurante de Bembibre donde más de cien comensales hiceron un 'simpa'

Cedida
Actualizada 02/03/2017 a las 09:14
Etiquetas
  • Colpisa

La familia no eligió un restaurante lujoso para celebrar el bautizo de los pequeños de la familia. Manteles de papel, sillas de skay color verde. Tampoco un día habitual para este tipo de celebraciones. Porque el festín se lo dieron el lunes por la noche. Banquete para unas 120 personas, a diez euros cabeza. El menú, sencillo. Entrantes, un buen plato de carne y vino. También agua y refrescos. Y treinta botellas de whisky. No tomaron postre. Y no porque no se hubiera acordado entre el padrino de las criaturas, que fue quien cerró el trato, y el propietario del Hotel Carmen, en Bembibre. Allí no se habla de otra cosa. La noticia corrió como la espuma por las calles de esta localidad berciana que no llega a los 10.000 habitantes. 

Pocas veces, o ninguna, se ha oído hablar de que un centenar largo de personas, así, sin más, se levanta en estampida sin pagar la cuenta. Y sin comer la tarta. De hecho, la gran familia aprovechó que los camareros dejaron la sala en buscar del postre para ejecutar el plan, para protagonizar este 'simpa' que, sin duda, ha marcado de por vida a Antonio Rodríguez, el responsable de un establecimiento que si bien por la mañana no tuvo reparos en atender a la prensa, ya por la tarde lanzaba evasivas. "La Guardia Civil me dice que mejor no hable, ni me haga fotografías. Están trabajando para dar con ellos". "No son de aquí". Con estas cuatro palabras, Rodríguez se refiere a que no son de Bembibre ni tampoco de España. Se cree que rumanos; con esa hipótesis se trabaja.


"La cena se desarrolló perfectamente y a la hora de servir el postre se fueron", narra el dueño de local, que reconoce que a los camareros no les dio ni tiempo a pedirles explicaciones. "Se marcharon en estampida, tipo acuerdo", relató a Leonoticias Antonio Rodríguez, quien reconoce que la situación les dejó "cortados", ya que la rocambolesca reacción de los comensales se produjo "de golpe". "La gente marchó corriendo y casi no nos enteramos ni de que marchaban", subrayó. Eso sí, los camareros fueron tras ellos y pudieron apuntar alguna matrícula.


Entre la sorpresa y el cabreo, el responsable del hotel presentó la correspondiente denuncia ante el cuartel de la Guardia Civil de Bembibre, cuyos agentes buscan ahora los protagonistas de la gran estampida. "La denuncia está presentada y que siga su curso, a ver si dan con ellos y sino, pues nada", apunta Antonio Rodríguez, que insiste en que "no son gente de la zona", que nunca antes los había visto ni él ni sus camareros.


Además, no se muestra especialmente esperanzado en recuperar los aproximadamente 2.000 euros del coste del convite dado que el padrino sólo había abonado una pequeña señal. "Recuperar el dinero no se recupera en estos casos, porque son insolventes. Ya no es por el dinero que pierdes, sino cómo te queda el cuerpo después de haber estado trabajando tantas horas".

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra