Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Movilizaciones

Las protestas en Irán cumplen un mes sin síntomas de perder fuerza

Las movilizaciones han costado la vida a más de un centenar de personas

Ampliar Un agente de la Policía en Teherán, Irán
Un agente de la Policía en Teherán, IránEP
Publicado el 16/10/2022 a las 14:01
Las protestas desatadas por la muerte de Mahsa Amini tras ser detenida por no llevar el velo cumplen este domingo un mes sin síntomas de perder fuerza, a pesar de que los jóvenes manifestantes han sufrido golpes y disparos, que han costado la vida a más de un centenar de personas.
Las movilizaciones comenzaron hace un mes por la muerte el 16 de septiembre de Amini, joven kurda de 22 años, tras ser detenida tres días antes por la Policía de la moral por no llevar bien el velo en Teherán y se han convertido en un desafío a la República Islámica de Irán.
Esas protestas están protagonizadas sobre todo por jóvenes y mujeres al grito de "mujer, vida libertad", lanzan consignas contra el Gobierno y queman velos, uno de los símbolos de la República Islámica y algo impensable no hace mucho.
Las protestas han ido evolucionando conforme las autoridades han reaccionado: comenzaron con medianas movilizaciones en docenas de ciudades para pasar a las universidades, y de ellas a pequeñas concentraciones, esporádicas y dispersas por las calles, para volver a las facultades.
Hasta estudiantes de colegios e instituto se han sumado a las protestas haciendo ondear sus velos y pisoteando retratos del líder supremo de Irán, Ali Jameneí, contra quien también se grita “muerte al dictador”.
A Amini se han sumado otras jóvenes como símbolos de las protestas, como son Nika Shakarami, de 17 años, y Sarina Esmailzadeh, de 16, fallecidas en la represión de las movilizaciones, según denuncias de sus familias, y en accidentes de acuerdo con la versión de las autoridades.
CHOQUES EN PRISIÓN
A media mañana del domingo el país persa aún se recuperaba del incendio y los choques ocurridos la noche anterior en la prisión Evin de Teherán, donde están encerrados presos políticos, activistas y periodistas.
Según la versión oficial, presos comunes prendieron fuego el almacén de ropa, lo que provocó un incendio y choques entre presos y los funcionarios de la prisión, en los que murieron cuatro personas murieron y 61 resultaron heridas.
Las autoridades iraníes se han apresurado a asegurar que no hay vínculos entre las protestas y el incidente de la prisión, pero no se recuerda un incidente similar en el medio siglo de esta prisión levantada por el último sah de Irán Mohamad Reza Pahlaví.
Mientras tanto, los jóvenes se echaron a las calles de Teherán, Tabriz, Rasht, Najafabad o Ardebil, ciudad donde ayer la represión de las protestas fue especialmente dura, en una jornada más de protestas.
“No queremos espectadores, uniros a nosotros”, cantaban los estudiantes de la Universidad de Gilan de la ciudad de Rasht, según vídeos compartidos en redes sociales por el colectivo 1500tasvir.
Las imágenes se repitieron en la Universidad de Teherán, donde de nuevo se lanzaron cánticos contra el régimen iraní.
REPRESIÓN
La Policía ha reprimido duramente las movilizaciones con el uso de porras, gases lacrimógenos, cañones de agua y, según la ONU, munición real.
La ONG Irán Human Rights, con base en Oslo, ha registrado 108 muertos, entre ellas 23 menores, de 11 a 17 años.
También hay miles de detenidos, muchos de ellos de 15 años, según un alto cargo de la elitista fuerza militar Guardia Revolucionaria.
Además, han sido arrestados exfutbolistas, activistas, 39 periodistas y fotógrafos, y al menos 19 abogados, algunos de los cuales representaban a detenidos en las protestas, en un intento de silenciar las movilizaciones.
Para acallar las protestas, las autoridades también han impuesto fuertes restricciones de internet, con el corte de los servicios móviles muchos días, la ralentización de las redes fijas y el bloqueó de las aplicaciones de Whatsapp e Instagram, las únicas que no estaban censuradas en el país.
CONDENAS Y SIMPATÍAS
La fuerte represión policial ha despertado las simpatías de personas de todo el mundo, con protestas frente a las embajadas iraníes, y el apoyo de famosos y políticos.
"Lo que ha despertado es algo que no creo que vaya a poder callarse durante mucho, mucho tiempo", dijo el viernes presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien aseguró que está “impresionado”.
También han provocado sanciones de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá contra los cargos e instituciones iraníes implicados en la represión.
Por su parte, la Unión Europea (UE) ha llegado a un acuerdo para imponer sanciones este lunes a miembros del régimen iraní por estas protestas.
El Gobierno iraní ha acusado a los “enemigos” de las protestas, en concreto Estados Unidos e Israel, y ha advertido a la UE que no imponga sanciones, a lo que responderá con “reciprocidad”.
"Estos pequeños disturbios han sido pobremente diseñados por el enemigo por el gran e innovador desarrollo de la nación iraní", dijo recientemente el líder supremo de Irán, Ali Jameneí, en un discurso que ha mantenido invariable a lo largo del mes.
Las autoridades forenses iraníes insisten en que Amini falleció por una dolencia previa y no "por golpes en la cabeza y órganos vitales y extremidades del cuerpo”, algo que volvió a subrayar hoy el Parlamento.
En medio de todo el ruido, algunas tímidas voces han expresado dentro del país su desacuerdo con la respuesta del régimen iraní a las movilizaciones
“¿Matáis a tanta gente para demostrar que no matasteis a Mahsa?, se preguntó en Twitter el sábado el exdiputado reformista Mahmud Sadeghí.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora