Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Reino Unido

Isabel II, la reina pop

Su personalidad ha convertido a Isabel II en un icono perfecto que representa tanto a la persona como a la esencia del Estado

Ampliar Montaje con los distintos peinados que lució la monarca a lo largo de su vida, siempre fiel a su estilo
Montaje con los distintos retratoas que hicoern a la monarca a lo largo de su vida, siempre fiel a su estiloAFP
Actualizado el 09/09/2022 a las 08:59
Ha sido la mujer más retratada de la Historia. Ha servido de inspiración para artistas como Lucian Freud o Andy Warhol. Ilustra billetes, monedas y su perfil es tan reconocible que los británicos son los únicos sellos del mundo en los que no se necesita estampar el nombre del país que los emite. Nadie duda de dónde son.
A lo largo de su larguísimo reinado, Isabel II ha encarnado a la perfección la esencia del icono, esa mezcla de lo reconocible y lo misterioso. Y, como dijo el director de la National Portrait Gallery, Nicholas Cullinan, «ningún icono ha influido más en los artistas que la reina porque, en última instancia, representa mucho más que ella misma».
El pelo. El bolso. Los abrigos de colores llamativos con el sombrero a juego. Los perritos corgi. La imagen de Isabel II parece haber ido puliéndose con el tiempo para ser fácilmente identificable. Ha sido retratada más de 200 veces. Se han hecho grafitis con su imagen, hologramas, incluso una muñeca Barbie. Muñequitas de plástico de su figura, que mueven la cabeza y saludan con la mano, pueblan las tiendas de souvenirs de Londres. Es rara la casa en el Reino Unido donde no haya una taza, un plato o algún tipo de recuerdo con su rostro. Nadie como la familia real británica para hacer merchandising de la institución y vender vajillas, cajas de té o incluso paños de cocina por la ocasión de alguna boda real, coronación, cumpleaños o jubileo.
Ha sido llevada al cine y a la televisión, bien para representar su vida o bien para hacer apariciones en las que generalmente encarna la esencia de lo británico y lo solemne. Por supuesto, también la irreverencia, como en ‘Atrápalo como puedas’ o ‘Los Simpsons’. Ser un símbolo nacional y, a la vez, un ser humano, requiere caminar constantemente por una cuerda floja. Isabel II -y ahora Carlos-, recuerda Andrew Marr en su biografía ‘The Diamond Queen’, «no es el símbolo de la gente». El monarca personifica el Estado. ¿Y cómo se retrata al Estado?
Son muchos los que lo han hecho a lo largo de los años, aunque quizás pocos como el fotógrafo Chris Levine han conseguido captar con la misma sutileza esas dos caras de la figura de la reina: el cargo y la persona. En ‘Equanimity’ (Ecuanimidad), una Isabel II tocada con una corona de diamantes mira directamente a la cámara con compostura y calma. Ahí es la institución. La misma imagen pero con los ojos cerrados, titulada ‘Lightness of Being’ (La ligereza del ser), tomada en un descanso de la misma sesión fotográfica, retrata a la persona.
Montaje con diferente sellos con el perfil de la monarca fallecida, los únicos del mundo en los que no se necesita estampar el nombre del país
Montaje con diferente sellos con el perfil de la monarca fallecida, los únicos del mundo en los que no se necesita estampar el nombre del paísCOLPISA
¿QUI9ÉN LA CONOCIÓ DE VERDAD?
La reina, le dijo en confianza una amistad de la monarca a Andrew Marr, «nunca deja de ser, ya sabes, ‘la reina’». Es decir, ha llevado el cargo tan interiorizado que persona e institución han sido inseparables. Todas las generaciones que hoy vivimos la hemos conocido pero, ¿quién la ha conocido de verdad?. En su hermetismo y su misterio está el mito. Y del mito al icono hay un paso.
Para el exministro de Exteriores laborista David Owen, Isabel II «ha tenido la valentía de ser aburrida. Todo el mundo quiere ser interesante, pero el ser aburrido requiere una disciplina. Ni te vas a encontrar con la persona de verdad en una cena formal, ni tampoco deberías», sostiene en otra biografía de la monarca, ‘Queen of the World’, de Robert Hardman. A pesar de todo, Isabel II también ha sido una persona con sentido del humor y ha entendido perfectamente la importancia de la cultura popular.
Inolvidable fue su actuación junto al actor Daniel Craig, que entonces interpretaba el papel del agente 007 James Bond, en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres de 2012, en la que ambos simulaban tirarse en paracaídas desde un helicóptero. O, más recientemente, el vídeo que protagonizó con el oso Paddington durante el Jubileo de Platino en 2022, en el que Isabel II entraba en el juego y desvelaba uno de los grandes misterios de su reinado: ¿Qué llevaba en el bolso que siempre la acompañaba?
Al parecer, era un sándwich de mermelada «para luego». 
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE