La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
TIROTEO EN MUNICH

Resguardados en un bar de Múnich

Una familia de San Adrián vivió ayer horas de pánico cuando una tarde tranquila de turismo en la ciudad alemana de Múnich se vio empañada por la matanza causada por un pistolero

De izda a dcha: Javier Esparza, Mª Carmen Hueto y Alberto Esparza

De izda a dcha: Javier Esparza, Mª Carmen Hueto y Alberto Esparza

CEDIDA
Actualizada 23/07/2016 a las 10:47
Etiquetas
Poco esperaba Alberto Esparza Hueto, vecino de San Adrián de 18 años, un final de día como el que vivió ayer. Estaba con su madre, Mª Carmen, y su hermano Javier pasando la tarde en la ciudad alemana de Múnich, en la que iba a ser su última jornada antes de coger hoy el avión de vuelta a casa, cuando ocurrió el tiroteo en el centro comercial Olympia. “El día anterior habíamos estado allí. Pero hoy (por ayer) estábamos en el centro, a unos diez kilómetros, así que cuando nos hemos enterado, a eso de las 18.30 horas, nos ha sorprendido, pero todo estaba tranquilo, en calma, con las terrazas a rebosar así que hemos decidido terminar nuestra consumición tranquilamente y, sin prisa, ir rumbo a nuestro apartotel. Incluso hemos parado a hacer la compra en un supermercado de camino”, relataba a última hora de la tarde.

Es allí donde todo cambió. “De repente, hemos empezado a oír ambulancias, helicópteros, gente corriendo, gritos... Hemos dejado la compra en el supermercado y hemos comenzamos a correr hacia el hotel, que está cerca de la Marienplatz, y hemos oído tiros detrás de nosotros, tres o cuatro. Han sido momentos de bastante pánico, gente gritando, corriendo, cristales rotos... Nos hemos metido en una cafetería y nos hemos resguardado en el baño, agachados”, contaba sereno pero aún en la cafetería pasadas las 21.30 horas.

Al poco llegó un furgón de la policía con ocho agentes armados que se apostaron frente a la cafetería. “Ahí ya hemos empezado a calmarnos”, confesaba al otro lado del teléfono. “Nos han contado que los terroristas estaban a quinientos metros de nosotros y que, como no los habían detenido todavía, no era seguro salir de donde estuviéramos por mucho que el hotel estuviera a 200 metros”.

La familia Esparza Hueto había llegado a Múnich el miércoles, a visitar a unos primos que llevan más de diez años viviendo allí. De hecho, ayer estaban con una de sus primas, a través de la cual se enteraron del tiroteo de Olympia, cuando sus amigos comenzaron a mandar mensajes de Whatsapps. Pasadas las diez de la noche finalmente la familia llegó a su hotel. “Mi hermano y yo estábamos más o menos tranquilos pero mi madre... el miedo de ese momento ha sido muy fuerte”.

Lo cierto es que el pánico se apoderó ayer de buena parte de la ciudad. Se habló de tiroteos en la Karlplatz y en Marienplatz, si bien la policía alemana desmintió a última hora de la noche que se hubieran producido tiros en estas dos zonas.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra