Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Los 102 rostros de la sanidad navarra que dan voz a una medalla

Más de 19.000 trabajadores sanitarios y sociosanitarios reciben este martes la Medalla de Oro de Navarra

02 de Diciembre de 2020
Si prefieres ver la galería a pantalla completa pulsa aquí y podrás pasar de una foto a otra con los controles o deslizando el dedo desde móvil
Ver noticia relacionada
  • (1/103)--Navarra- DN Ampliar
    1/103
  • 2/103 ALEJANDRA FALCES GARATE, 44 años, auxiliar planta COVID CHN: “Notamos que la situación está mejorando de forma notable y ya empezamos a tener camas vacías en la planta”.
  • 3/103 LAURA ORTIGOSA MIRAL, 60 años, enfermera atención primaria c. salud de Peralta: “Una montaña rusa de emociones, imprevistos y desconocimiento con muchos cambios. La pregunta ¿cómo os podemos ayudar? Fue del pueblo”.
  • 4/103 YOLANDA LASHERAS FERNÁNDEZ, 52 años, médica directora de la zona básica de San Adrián: “Fue una situación muy estresante, para la que no estábamos preparados. Me quedo con el trabajo en equipo y con todo lo aprendido. Pero no somos héroes”.
  • 5/103 Mª ÁNGELES GARMENDÍA AGUIRRE, hija de la caridad y enfermera de la residencia de Peralta: “Los mayores han pasado una soledad tremenda. Estás tu para atenderles, en lo técnico y espíritu, que al final es con lo que se quedan y lo que se han ido”.
  • 6/103 ANA ISABEL GARCÍA MIRANDA, 63 años, enfermera hogar Santa Elena de Barásoain: “Primero caímos nosotras, pocas, en mucha soledad. Al final caímos todos. Lo que se vivió al principio de todo en la residencia fue el horror en directo”.
  • 7/103 MARIAN GROCIN HERNÁNDEZ, 36 años, enfermera de pediatría centro de salud Sangüesa: “Hemos vivido tiempos duros por la pandemia, pero el trabajo en equipo también nos ha enriquecido. Lo hemos dado todo”.
  • 8/103 AXUN ISTILART, auxiliar de Clínica. Centro Benito Menni (Elizondo): “Ha sido una montaña rusa de emociones, con momentos intensos de compromiso y entrega exponiendo la propia salud para que los usuarios vencieran la covid-19”.
  • 9/103 ANGELINES MUNARRIZ ELIZONDO, 58 años, jefa de enfermería centro de salud de Burguete: “Agradecemos el reconocimiento. Tras el miedo inicial por el desconocimiento y un considerable aumento de trabajo, hemos tenido la capacidad de adaptarnos”.
  • 10/103 AINARA MIQUEO CIGANDA, enfermera. Centro de salud de Lekunberri: “Jamás olvidaré marzo. Incluso me hizo replantear mi vocación, que trata de ayudar, cuidar, paliar con cercanía los problemas biopsicosociales de los pacientes”.
  • 11/103 BÁRBARA PÉREZ, directora médica de la clínica Josefina Arregui: “Ha supuesto un desafío sin precedentes, no sólo por adecuar procedimientos sino por el impacto emocional, la presión asociada a la toma de decisiones”.
  • 12/103 JAVIER SÁNCHEZ RUIZ, 58 años, jefe de aprovisionamiento del Reina Sofía de Tudela: “Hay que resaltar la respuesta de la población de la Ribera porque se volcó. Hubo donaciones de material de primera necesidad de todo tipo”.
  • 13/103 MERCEDES BUENO LOZANO, médico de atención primaria en Tudela: “Muchos días he llegado a casa y no me he atrevido a abrazar a mis hijos por miedo a poder contagiarles. Y como yo, muchos compañeros han pasado por lo mismo”.
  • 14/103 SUSANA TEIXEIRA PINTO, 41 años, gerocultora residencia San Miguel de Peralta: “Hemos vivido muchas emociones cruzadas, muchos cambios de todo. Los mayores estando encerrados solo nos tienen a nosotras .
  • 15/103 JUANA CELAY RODRIGO, médico y directora del centro de salud de Burguete: “Está siendo un año difícil para el personal sanitario. Para mí es un orgullo trabajar en atención primaria en el ámbito rural. Ahora no debemos bajar la guardia”.
  • 16/103 ARANCHA RUIZ DE LARRAMENDI, fisioterapeuta geriátrica en Sanitas Luz de Estella: “Trabajadores, residentes y familias no habíamos vivido nunca algo tan duro. El objetivo es preservar la vida de los usuarios y ofrecer la mayor calidad de vida”.
  • 17/103 MARÍA HIDALGO SANTAMARÍA, 32 años, médica internista en Hospitalización a Domicilio: “La calidad de la asistencia de las familias en sus domicilios me tiene asombrada. Como ellas no cuida nadie”.
  • 18/103 KARMELE MOSQUERA GOROSTIDI, 30 años, médico de neumología del cHN: “Ha sido muy duro y ahora lo vemos mejor, hemos mejorado tras las últimas medidas, pero no por eso debemos relajarnos”.
  • 19/103 BEATRIZ URRUTIA LOYARTE, terapeuta-animadora. Residencia de Elizondo: “Hemos descubierto cómo somos capaces de sacar lo mejor, siguiendo el ejemplo de resistencia de los abuelos”.
  • 20/103 KIKO BETELU CORCUERA, 64 años, subdirector urgencias extrahospitalarias: “El invierno va a ser complicado para los profesionales de urgencias; lo tenemos asumido y estamos en alerta”.
  • 21/103 MARÍA ANTONIA ISART GARCÍA, administrativa del centro de salud de Sangüesa: “Somos la puerta de acceso, jugamos un papel clave. Las llamadas han subido y hemos tenido colapso, también por contagios, bajas y falta de personal”.
  • 22/103 CARLOS IBERO ESPARZA, 43 años, médico especialista enfermedades infecciosas, CHN: “La nota final de cómo pasemos esta pandemia saldrá de la suma de los comportamientos individuales”.
  • 23/103 MARÍA GONZÁLEZ ASCARZA, 32 años, responsable clínico de atención paliativa en el hospital San Juan de Dios: “El primer día que murió un paciente covid en el hospital lloramos todos. Hemos vivido mucha humanidad”.
  • 24/103 MARÍA AMAYA IRIARTE IRIBARREN, 56 años, cuidadora sociosanitaria en residencia de Artajona: “Quienes estamos de la mano de los residentes somos las cuidadoras.Este es un trabajo que si te gusta puedes hacer mucho”.
  • 25/103 Mª JOSÉ GURRUCHAGA ARACELUS, 54 años, médico atención primaria centro de salud de Tafalla: “Vivimos una incertidumbre total de golpe. La unión del equipo, diferentes unos y otros, es lo que más nos ayudó”.
  • 26/103 ANA NAVASCUÉS ORTEGA, 44 años, microbióloga clínica del CHN: “En enfermedades infecciosas, si uno no asume las consecuencias de lo que hace, eso afecta a personas cercanas y al resto de la sociedad”
  • 27/103 FCO CARMONA DE LA TORRE, 34 años, médico área COVID en la CUN: “Lo hemos pasado muy mal y aunque ahora la evolución es positiva el temor a lo que pueda estar por llegar sigue ahí”.
  • 28/103 PAULA TRONCOSO DE LA RIVA, enfermera del turno de guardia en Elizondo: “Hemos hecho todo lo mejor con los medios que teníamos. El valor humano y el compromiso de los que conformamos el servicio de urgencia rural queda mostrado”.
  • 29/103 ANA ARIZTEGUI ECHENIQUE, 44 años, enfermera y jefa de atención domiciliaria SNS-O: “Lo que hagamos cada uno de nosotros va a sumar. La ola que se prevé venga en enero depende de nuestras actuaciones”.
  • 30/103 RUTH GONZÁLEZ SANTO TOMÁS, médico y directora centro de salud de Lesaka: “Hemos trabajado al 200%, pero hemos sido capaces -todas- de aceptar retos, de improvisar, tomar decisiones, doblar turnos, no dormir, no ver a la familia…”.
  • 31/103 BEATRIZ OCHOTORENA VILLANUEVA, enfermera S.u.R. en Elizondo: “Miedo, dolor.. Pero sobre todo me quedo con lo que nos ha tocado aprender, con la lucha en primera fila. Hemos sobrevivido y quiero creer que estamos más fuertes”.
  • 32/103 BEGOTXU SANZ MONTERO, servicio de urgencia rural. Irurtzun: “Lo hemos pasado francamente mal. En esta segunda ola hemos estado muy agobiados. Nos ha supuesto un esfuerzo y un reto personal y profesional”
  • 33/103 ANA BELÉN GÓMEZ GONZÁLEZ, 42 años, enfermera residencia de ancianos de Artajona: “Angustia, desazón, desconocimiento y miedo por los residentes. Del rechazo del mismo pueblo por desconocimiento se pasó a su admiración .
  • 34/103 MARÍA ECHEGOYEN PEDROARENA, 25 años, enfermera de pediatría centro de salud de Aoiz: “Ante una situación desconocida nos hemos adaptado y el trabajo en equipo ha sido importante. Se echa en falta, eso sí, el contacto más directo con el paciente”.
  • 35/103 IZASKUN GOÑI P. DE MUNIÁIN, 39 años, enfermera Área covid CUN: “Hemos sentido que nos dan las gracias por todo el esfuerzo que hemos realizado a lo largo de estos meses y que ahora vemos reconocido”.
  • 36/103 VIRGINIA GOÑI ESCOBOSA, 52 años, encargada de enfermería Casa de Misericordia: “He sentido mucho afecto y mucha solidaridad, la gente tenía ganas de arroparte al ver que estábamos tan mal”.
  • 37/103 NATALIA LAPARRA, enfermera en residencia Santo Domingo de Estella: “La covid-19 ha reforzado el compromiso humano con un sector especialmente castigado pero ha legitimizado prácticas que antes estaban socialmente mal vistas”.
  • 38/103 GUSTAVO VÁSQUEZ LÓPEZ, 55 años, médico atención primaria centro salud de Falces: “La primavera fue desastrosa aunque ha habido una mejora que ha sido muy poco a poco y de forma cíclica. No hay que relajarse”.
  • 39/103 RICARDO MOLINERO PINILLA, 56 años, médico y director del centro de salud de Aoiz: “La situación ha puesto a prueba nuestro compromiso con la profesión y en riesgo a nuestras familias. Ahora sabemos a lo que nos enfrentamos y no podemos relajarnos”.
  • 40/103 SONIA ROPERO MORIONES, 44 años, enfermera de urgencias centro salud de Peralta: “Había mucha información para mucho desconocimiento. Toda la ayuda fue de los vecinos, la administración la hizo el propio pueblo”.
  • 41/103 VÍCTOR OSÉS HERRERA, 25 años, enfermero planta Covid CHN: “Que se reconozca nuestro trabajo nos enorgullece y más en estos momentos de crisis; todavía no podemos confiarnos”.
  • 42/103 JUAN PEDRO TIRAPU LEÓN, responsable de coordinar las UCI público-privadas: “Pasamos de ingresar un paciente cada día o cada dos días, a uno cada hora. El personal que no estaba acostumbrado a estar en UCI ha puesto el alma”.
  • 43/103 UXUA LAZKANOTEGI, directora de enfermería de Padre Menni: “En el año internacional de las enfermeras, la pandemia ha demostrado su capacidad de adaptar los cuidados a las necesidades de la sociedad”.
  • 44/103 IRENE AQUERRETA GONZÁLEZ, farmacéutica de la Clínica Universidad de Navarra: “Tienes más estrés y carga de trabajo de los habituales, y todos los profesionales de la clínica estamos al cien por cien”.
  • 45/103 ISABEL MUNILLA ESPARZA, 59 años, enfermera atención primaria centro salud de Funes: “Se ha vivido incertidumbre por la adaptación a una manera de trabajar diferente. Seguimos adelante con miedo y pena en un trabajo codo con codo”.
  • 46/103 MAITE URBICAIN GARCÍA, 32 años, enfermera Casa de Misericordia (Pamplona): “Ahora nuestros residentes están mejor, pueden hacer vida por la residencia, salir al jardín, pero echan de menos las visitas y tienen todo el derecho”.
  • 47/103 CRISTINA AZCONA PÉREZ, 43 años, directora y enfermera del Santo Hospital Tafalla: “Parecía que sabíamos mucho pero no era así. Tuvimos suerte al inicio pero después entró por la puerta grande. Caímos pero en equipo lo superamos”.
  • 48/103 JAVIER CALONGE MUGUETA, 54 años, celador de la CUN: “Vivo con un poco de miedo sobre cómo vamos a responder cuando no haya restricciones, nos tenemos que cuidar y ser responsables en todo momento”.
  • 49/103 LAURA APEZTEGIA, enfermera residencia Andra Mari de Lesaka: “Ha sido una prueba de la importancia del Cuidar con mayúsculas. Juntos cuidamos mejor. Es importante la coordinación de los espacios social y sanitario”.
  • 50/103 Mª PILAR SOLA SARA, 51 años, jefa de urgencias extrahospitalaria: “Ha cambiado nuestra sede de operaciones y el volumen de trabajo. Vivimos para luchar contra la covid sin olvidar el resto de los servicios”.
  • 51/103 ESTELA BIURRUN CIRIZA, auxiliar de enfermería en San Jerónimo de Estella: “Esta locura nos ha ayudado a poner más en el centro a la persona. En lo personal, siempre buscando la parte positiva”.
  • 52/103 VANESSA SOLA ISO, 42 años, terapeuta ocupacional Residencia de Lumbier: “La presión sigue. Debemos mantenernos fuertes y luchar por el bienestar y derechos de los residentes, que ahora más que nunca dependen de nosotras”.
  • 53/103 JOSÉ JAVIER LORZA BLASCO, 56 años, neumólogo del Complejo Hospitalario de Navarra: “Esta enfermedad es capaz de requerir una UCI en pacientes que solo horas antes estaban leves. Es una enfermedad que puede dejar secuelas graves”.
  • 54/103 YOLANDA SANTESTEBAN ZAZPE, 52 años, psicóloga del hospital San Juan de Dios: “Es importante parar, aprender y analizar qué cosas se pueden modificar. Esto nos va a cambiar la manera de ser y estar en la vida a nivel individual como comunitario”.
  • 55/103 SANDRA GORJÓN PÉREZ, trabajadora social en Torre Monreal de Tudela: “Los sentimientos de tristeza, ira e impotencia se han transformado ahora en solidaridad, unidad y esperanza. Con esta nueva perspectiva, saldremos adelante”.
  • 56/103 PABLO MONEDERO RODRÍGUEZ, anestesista en la UCI de la Clínica Univ. de Navarra: “Al personal hay que cuidarlo para que no se rompa. Si no, lo machacas. Hemos llegado a casa reventados, sin dormir por la tensión”.
  • 57/103 AITZIBER ASPURZ, 25 años, técnico de laboratorio pcr en el CHN: “Por la carga de trabajo acumulada, ha habido noches que no podías ni meter la llave en la puerta de casa. Ni dormías de agotamiento”.
  • 58/103 ÁNGEL MUÑOZ PARDO, auxiliar de enfermería del Complejo Hospitalario: “La asistencia al paciente tiene que ser lo más humana posible. Ha sido un esfuerzo inconmensurable poder dar y seguir ofreciendo calidad en estas circunstancias”.
  • 59/103 ALFREDO MARTÍNEZ LARREA, 54 años, gerente del CHN y responsable del plan público-privado: “Los picos han sido complicados porque han requerido un mayor esfuerzo y un mayor cambio en organización”.
  • 60/103 SARA GARCÍA PÉREZ, 29 años, reumatóloga, médico del CHN: “Soy gallega, llevo trabajando en el covid desde marzo y, salvando unos pocos días en julio, no me he atrevido a ir a ver a mis padres por miedo a contagiarles”.
  • 61/103 CAMINO INDURÁIN GOÑI, 54 años, enfermera del Complejo Hospitalario de Navarra: “Esta pandemia nos ha cambiado a todos la vida. Tenemos que tomar conciencia. Es responsabilidad de todos. El virus no es un juego. Está muriendo mucha gente”.
  • 62/103 MANUEL REY ALFONSÍN, 49 años, celador del Complejo Hospitalario de Navarra: “Desde febrero no he podido abrazar ni besar a mi madre, que está en una residencia. Echo mucho de menos a la familia y a los amigos”.
  • 63/103 ELENA TORRES MIRANDA, enfermera en la UCI del hospital de Tudela: “Son muchas horas de trabajo, pero no te da tiempo ni a pensar si estás cansada. He vivido situaciones difíciles pero, tan prolongadas en el tiempo, no”.
  • 64/103 VIRGINIA PÉREZ, 40 años, jefe clínico de Unidades Crónico y subagudo en el hospital San Juan de Dios: “En el día a día, vienes a trabajar y vuelves a casa. Nada más. Socialmente, dejas de ser la misma persona”.
  • 65/103 MARÍA ANTONIA AZCONA MARTÍNEZ, enfermera en la UCI de la Clínica Univ.de Navarra: “Todavía creo que todo es surrealista. Nunca habíamos pensado queíbamos a vivir una situación así”.
  • 66/103 MARINA JIMÉNEZ MORENO, médico S.U.R. en Etxarri Aranatz: “Me confiné en el sótano de mi casa más de un mes para no contagiar a mi familia. Luchando sin armas, en primer línea de fuego”.
  • 67/103 LAURA CAMBRA, 44 años, enfermera de hospitalización a domicilio del CHN: “El 6 de julio vimos el inicio de la segunda ola. No nos podemos permitir un nuevo confinamiento. Hay infectada mucha gente joven y mayor”.
  • 68/103 BEÑAT GOÑI, 38 años, atención Espiritual y Religiosa en San Juan de Dios: “Al acercarse poco a poco a la muerte surgen preguntas: ¿por qué Dios permite esto?, ¿por qué me sucede a mí?, ¿por qué ahora?, ¿habré hecho el bien?...”.
  • 69/103 ASIER PINILLOS ESPARZA, 43 años, enfermero de la UVI móvil: “Pones todo tu empeño en el buen aislamiento, distancias, mascarillas... y luego ves que los pacientes son cada vez más jóvenes. Sientes impotencia”.
  • 70/103 ENEKO IZCUE OSÉS, 21 años, enfermero rastreador (Refena): “Con 15 años sabía que quería cuidar personas. Siempre me ha gustado. Solo esperaba salir de la facultad y trabajar en un hospital o en Atención Primaria .
  • 71/103 ARANTXA BEZUNARTEA, residente en el centro de salud de la Rochapea: “Es importante para los pacientes que se mantenga al mismo médico y enfermera durante mucho tiempo. Y esto se ha descuidado por la precariedad”.
  • 72/103 MAR RUIZ LEAL, 45 años, servicio de limpieza del Complejo Hospitalario: “Además de limpiar, acompañamos y animamos a los pacientes. Estamos sobrecargadas emocionalmente al ver a los pacientes solos”.
  • 73/103 JUAN SIMÓ MIÑANA, 58 años, médico de familia del centro de la Rochapea: “¿Hacia dónde vamos? No lo sé. Es pero que salga pronto una vacuna que sirva. De momento, aquí seguiremos, en la trinchera de la pandemia”.
  • 74/103 MERCHE ARTIEDA LANAS, 56 años, médico y directora del centro de salud de Sangüesa: “La pandemia ha supuesto una sobrecarga enorme y un gran estrés al personal. Ahora debemos ser responsables; una tercera ‘ola’ sería insostenible e imperdonable”.
  • 75/103 Mª JESÚS AQUERRETA RETA, 46 años, enfermera atención primaria del centro de salud de Tafalla: “La primavera fue angustiosa por el desconocimiento. Encontrarte en casas y tener que improvisar. Teníamos mucho miedo a transportar el virus”.
  • 76/103 ÁNGELA MARTÍNEZ BEZARES, 26 años, enfermera rastreadora: “En las conversaciones buscas que expresen sus emociones en un contexto personal de mucho miedo y ansiedad”.
  • 77/103 MARTA ARISTU, 51 años, coordinadora técnica de microbiología y genética: “Había días, semanas, que cuando llegaba el viernes entraban ganas de llorar. Era impotencia. Porque lo que hacías el lunes para el viernes ya no valía”.
  • 78/103 MARÍA RAMOS DELGADO, 29 años, radióloga del Compejo Hospitalario de Navarra: “Aunque estoy rodeada de pacientes con covid, creo que es más fácil contagiarme haciendo la compra o en otro lugar. Con los equipos de protección me siento segura”.
  • 79/103 MARÍA OTERO LAGO, 33 años, médico servicio de urgencias extrahospitalarias: “Por el cansancio mental acumulado es inevitable cualquier despiste ante el contagio. Mantener el estado de alerta durante tantas horas es muy complicado”.
  • 80/103 MIKEL JORAJURÍA RETEGI, 33 años, trabajador social en el Complejo Hospitalario: “Estamos ante una emergencia sanitaria y social de manera que la atención por parte de trabajo social en todos los ámbitos es imprescindible”.
  • 81/103 BEATRIZ RODRÍGUEZ PÉREZ, 42 años, pediatra del centro de salud de la Rochapea: “Durante el confinamiento tuvimos críos que habían engordado 15 kilogramos y algunos sufrían de miedos y angustias”.
  • 82/103 SANDRA TARDEGUILA VICTORIA, 34 años, administrativa en Refena: “Al principio sentí un miedo horroroso, pero comprendí que había que arrimar el hombro y ayudar a luchar. Estoy agotada física y psicológicamente”.
  • 83/103 PAULA LÓPEZ MORENO, 26 años, enfermera y coordinadora de rastreo: “Cada rastreador tiene su personalidad, lo importante es que sepa transmitir. Se debe llegar al paciente y transmitir la importancia de la pandemia”.
  • 84/103 SUSANA FERNÁNDEZ ALFARO, 59 años, fisioterapeuta del Complejo Hospitalario: “No te acostumbras a los equipos de protección. Realizas un gran esfuerzo para poder mover a los pacientes encamados. Además de la preocupación del contagio”.
  • 85/103 ÍÑIGO LES BUJANDA, 43 años, médico internista en el Complejo Hospitalario: “Cuando terminó la primera ola participé en un estudio sobre la situación psicológica de los profesionales de salud, y me di cuenta de que estaba tocado”.
  • 86/103 FELI GÓMEZ MARTICORENA, auxiliar de enfermería en la UCI del Reina Sofía: “Para mí, el tema psicológico ha sido muy duro. Aún hoy me sigo acordando del primer muerto que tuve”.
  • 87/103 ANA RODRÍGUEZ ETXABE, 29 años, enfermera en Refena: “Cuando realizo la extracción de pruebas no tengo miedo, estamos bien protegidos y entre los compañeros no hay contagios”.
  • 88/103 CRISTINA MURO GARCECHE, supervisora de enfermería en la Milagrosa Tudela: “Gracias al autoconfinamiento que hicimos con los residentes logramos evitar que el coronavirus entrara en el centro. Fue algo extraordinario y muy enriquecedor”.
  • 89/103 AARON MORALES GOICOECHEA, 32 años, técnico de Emergencias (TES): “Al principio íbamos por las casas tomando muestras. Sentía miedo y felicidad por aportar en esta pandemia. No piensas en el virus, solo en ayudar”.
  • 90/103 NOELIA RUIZ CASTELLANO, 32 años, pediatra del centro de salud de Sangüesa: “Los niños tienen una gran capacidad de adaptación ante situaciones complejas, y han sido un ejemplo de civismo para toda la sociedad”.
  • 91/103 PEPA DE IRÍZAR MALO, celadora del hospital Reina Sofía de Tudela: “La unión y la colaboración de mis compañeros y compañeras ha hecho más sencilla toda esta situación”.
  • 92/103 VERÓNICA SESMA MARTÍNEZ, terapeuta ocupacional en la Misericordia Tudela: “Todo lo que hemos pasado ha sido muy duro, pero el hecho de sentirnos como una familia ha sido el motor que nos ha impulsado a seguir adelante”.
  • 93/103 NACHO CASAJÚS ÁLAVA, enfermero del hospital Reina Sofía de Tudela: “Ha sido una odisea personal y profesional. Una avalancha que hemos sorteado como hemos podido”.
  • 94/103 GLORIA SANJURJO SAN MARTÍN, 48 años, directora médica de clínica San Miguel: “Qué lleguemos a recuperar los abrazos, los besos y las miradas en la cara sin mascarilla. Es fundamental para sobrevivir como humanos y con cariño”.
  • 95/103 ROSAURA ALAMÁN LERGA, 50 años, auxiliar de geriatría Residencia de Lumbier: “Sentimos orgullo por el reconocimiento que se hace al sector de los cuidados, y así nos lo hacen saber las familias con mensajes y detalles diariamente”.
  • 96/103 MAITE SOTA, 52 años, pediatra del centro de salud de la Rochapea: “El inicio de la pandemia lo recuerdo como una bomba que explotaba en las consultas. Fue una sensación de caos, miedo, incertidumbre y desesperación”.
  • 97/103 MARÍA SANZ GÁLVEZ, médica de urgencias del Reina Sofía de Tudela: “Ha sido una mezcla de incertidumbre y apoyo de los compañeros, que nos estimulaba a seguir con el día a día”.
  • 98/103 SILVIA LASA, 49 años, trabajadora social en el centro de salud de la Rochapea: “Estamos viviendo mucha gente vulnerable, soledad, falta de alimentos y masificación en domicilios”.
  • 99/103 ELENA GONZÁLEZ, 33 años, jefa de enfermería centro de salud de la Rochapea: “Al final de la primera ola teníamos las salas de espera abarrotadas y supuso muchos cambios organizativos para evitar focos. El vacío hoy es el éxito”.
  • 100/103 RAQUEL ARAMENDIA ERVITI, 24 años, enfermera de Urgencias-URCE del Hospital García Orcoyen: “Sobrepasada por la situación, tanto física como emocionalmente, impotente y con mucho miedo de llevarlo a casa”.
  • 101/103 ROSA VÁZQUEZ GOÑI, 53 años, directora y médica atención primaria del centro de salud de Olite: “Hemos vivido una vorágine, un auténtico tsunami. Fue muy duro pero nos cohesionamos como equipo para responder de la mejor manera”.
  • 102/103 UXUE ESTOMBA AGUINAGALDE, 27 años, médico residente en el Centro de Salud de Ermitagaña (Pamplona) y Hospital García Orcoyen: “Ha sido una época de incertidumbre, con momentos de agobio y miedo y con una mala sensación de bloqueo general”.
  • 103/103 SARA BENITO ANDRÉS, 48 años, médico urgencias rurales del centro de salud de Carcastillo: “Se han vivido momentos malos por mucho estrés, falta de material, tener que salir con bolsas de basura.... Todavía no lo podemos olvidar”.