Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

De la Ribera

  • Alberto Navajas León
Publicado el 05/12/2022 a las 07:26
Suelo por motivos de trabajo bajar a Tudela una o dos veces por semana y pasar la mañana allí. He crecido y me he criado en Alfaro, La Rioja, pero me puedo considerar oriundo de esa región que engloba a varias localidades de la zona (Castejón, Tudela, Alfaro, Corella, Rincón…) y que llamamos la Ribera del Ebro, o la Ribera a secas, y en la que la delimitación entre las provincias no existe. Tierra seca y agreste, de hombres y mujeres rudos y trabajadores, de campo, que ha salido adelante gracias al mucho esfuerzo y privaciones, gente de pocas palabras, pero certeras, que no se anda con tonterías a la hora de llamar a las cosas por su nombre. Una tierra también cargada de recuerdos para los que allí nos hemos criado: las calles silenciosas de los pueblos, el sonido de las campanas llamando con tristeza a misa, los atardeceres eternos y de olor a ciemo del verano, y el tableteo eterno de las cigüeñas en los campanarios… Escenas de la Ribera de mi infancia presididas por la silueta del Moncayo a lo lejos, y la más suave y cercana del Yerga.
Como muchos otros jóvenes de la Ribera, quise escapar de allí, de esa tierra seca y dura, de pocas posibilidades, y de esa gente poco dada a expresar sus sentimientos. Al final, al cabo de muchos años y de dar muchas vueltas, tampoco he acabado muy lejos. Resido en Pamplona, muy cerca de la Ribera, pero debido al trabajo y a las obligaciones, son escasas las veces que puedo ir al pueblo a pasar el día a casa de mis padres y desempolvar los recuerdos. O quizás es que tampoco quiero volver. Sigo manteniendo una tensa relación con la Ribera: crecí allí, y mi vida más profunda y mis raíces están allí, pero no quiero volver. Sin embargo, en esas mañanas que bajo a Tudela, en las que dejo atrás Pamplona, Tafalla, y Pueyo, y en las que por fin aparece el perfil diluido del Moncayo a lo lejos, el humo de las centrales de Castejón, y el Yerga más a la derecha, se agolpan los recuerdos, y siento que algo muy dentro de mí, algo escondido y verdadero, se abre y expande, y la tristeza se apodera de todo: esta es mi tierra, allí está mi familia, este soy yo. Y me pregunto por qué trato de escapar de lo que soy, por qué he intentado huir durante toda mi vida de la Ribera, y de la gente que quiero y a la que nunca he sabido expresar lo importante, ni ellas tampoco a mí. Horas más tarde, terminadas las obligaciones, dejo atrás la Ribera y vuelvo a Pamplona y a mi vida. Atardece. Pueyo, Olite, Tafalla… Mientras que en Tudela el cielo estaba despejado, aquí llueve. En realidad, pienso, estoy confundido. He huido de lo que soy, sí, pero para poder atesorar valiosos recuerdos: las calles silenciosas y las tristes campanas, los eternos atardeceres, y el tableteo de las cigüeñas en los campanarios… Y así, por fin, poder encontrar en ellos lo que realmente soy.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora