Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Beamonteses y agramonteses

  • Xabier Sagüés Goñi
Publicado el 03/12/2022 a las 08:19
En 1512 Fernando de Aragón, dicho “El Católico”, con la inestimable ayuda y colaboración de la facción Beamontesa de Nabarra, invade militarmente el Viejo Reino (cuya corona siempre pretendió) con la complicidad de la famosa bula papal, y la burda excusa de la presunta desviación religiosa de los entonces Reyes legítimos de Nabarra Juan y Cathalina, y afirmando que después de pacificar el reino devolvería la corona a los navarros. Las preguntas del millón: ¿a quién iba a entregar la corona de Navarra?, ¿a quién querían coronar los Beamont?, ¿qué acuerdos secretos tenía Fernando con estos últimos? Fernando no era precisamente muy de fiar. Para entender el comportamiento y el apoyo tan decidido que mantuvieron en la conquista, algo muy suculento les tuvo que ofrecer y más viendo las sucesivas y numerosas quejas de los Beamont pretendiendo durante muchos años por lo menos el Virreinato en Nabarra, cosa que no consiguieron, ya que tanto Fernando como su nieto Carlos y el hijo de este Felipe no se fiaban en absoluto de ellos -como demuestra el hecho de la construcción de la ciudadela de Pamplona, principalmente para defenderse de los navarros-.
Cuando, sobre todo a partir de 1521, se vieron castellanos (no aragoneses) y españoles, y que por lo mismo podían ir a América y de paso emparentar con la nobleza española, ellos y los demás nobles navarros se olvidaron de la Nabarra de allende los Pirineos que “asombraría al mundo”, de sus auténticos monarcas, de los virreinatos y demás sueños ilusorios y se dedicaron a otros asuntos más asequibles y jugosos.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora