Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pueblos emergentes

  • M. Pilar Sancho
Publicado el 13/10/2021 a las 07:55
Leía hace unos días una noticia acerca de 73 pueblos navarros, a la vanguardia de la creación de empresas; su hoja de ruta, “cubrir servicios básicos para asentar población y potenciar los negocios digitales”. Me fijé más -quizá porque tengo familia trabajando ahí- la ayuda que supone para estos pequeños pueblos entidades como Correos, que tienen como primer reto acercar servicios básicos e infraestructura viaria. En algunos concejos de Tierra Estella, comentaba un cartero rural de la zona, viven únicamente cinco personas. Solo viajamos allá el panadero, un camión de frutas o verduras y el cartero. Correos puso en marcha un proyecto de “armar” a sus carteros con una PDA que permite distintas operaciones logísticas: pago de recibos bancarios, venta de billetes de tren, embalajes etc. Hay servicios básicos que aquí no existen -comenta un vecino de un pueblo de 50 habitantes- pero ahora Correos los acerca, y evita también que los vecinos tengan que desplazarse a Pamplona, y perder todo un día. Todo esto lo hacen para evitar la despoblación, promocionar el emprendimiento, pero qué duda cabe que hay un componente de cariño a sus raíces e ilusión de ver repoblar zonas que llevan muy dentro.
Mientras leía esta noticia, pensaba en la dedicación de tantos sacerdotes, algunos ya bien mayores, también gracias a Dios otros jóvenes, como me contaba una amiga que estuvo unos días en su pueblo y el nuevo párroco tenía poco más de 30 años, llevaba 11 pueblos con una alegría y un empeño ejemplar. Siempre dispuestos a ir de aquí para allá a los pueblos encomendados por su obispo, dispersos o no, pequeños en general, para acompañar en los momentos decisivos a las personas que lo piden, y ayudar en las distintas encrucijadas de la vida a sus habitantes, de modo que la semana laboral de los sacerdotes no termina el viernes ni el sábado, sino el domingo, y más bien por la noche. Es un servicio con el que más que ganarse la vida, dan felicidad y paz, fortalecen la fe y nos acercan a Dios. A todos ellos, gracias.
volver arriba

Activar Notificaciones