Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Hospital San Juan de Dios

  • Miguel A. Martínez Janáriz|
Actualizado el 16/06/2021 a las 10:04
Ángeles blancos entre sabanas y paredes blancas. Ángeles blancos abriendo las habitaciones con sigilo, pidiendo permiso al llegar, pegando tenuemente en la puerta y proporcionando a los enfermos lo que solamente ellos saben hacer: dar cariño y amabilidad a raudales.
Ángeles blancos, en donde el trabajo ( hacer camas, colocar los sueros, auscultar con atención al paciente, darle de comer o cambiar un pañal), se convierte en un ejercicio de amor, en un dar sin esperar nada a cambio. Ángeles blancos que no vuelan por los pasillos, ni tampoco tienen alas para desplazarse rápido por los pabellones, pero que se transforman en ángeles cuando entran en la habitación y un aura protectora les recubre de repente todo su cuerpo.
Los enfermos (doy fe porque lo he presenciado en mi madre), cuando ven llegar a los auxiliares, médicos o enfermeras, ipso facto, les cambia el rostro y entonces, como en un milagro de los cuentos de hadas, retornan a un vuelo de esperanza.
volver arriba

Activar Notificaciones