El Tiempo: Cargando...
>

Club del Suscriptor   Iniciar sesión   Regístrate

CLÁSICAS

Con Miguel Induráin en su clásica

Luis Guinea. Estella    
  • Diario de Navarra cubre con el pentacampeón parte del trazado de su gran premio
  • Induráin no había ascendido nunca en bici ninguna de las vertientes del alto de El Puy-Ibarra
  • Alan Pérez Lezáun, navarro del Euskaltel, volvió a ejercer de sherpa 5 años después en las subidas a Erául y El Puy
Actualizada 31/03/2011 a las 09:56
7
Compartir
Menéame Imprimir Enviar

Miguel Induráin, Alan Pérez Lezáun y Luis Guinea, en el  tramo de los chalets de la subida a Ibarra, el punto con mayor desnivel de la prueba. MONTXO A. G. Miguel Induráin, Alan Pérez Lezáun y Luis Guinea, en el tramo de los chalets de la subida a Ibarra, el punto con mayor desnivel de la prueba. MONTXO A. G.
 La idea surgió hace dos semanas, en la presentación del Gran Premio Miguel Induráin.
-"Miguel, ¿te animarías a hacer en bici una parte del recorrido de la clásica"
Sorpresa. "Sí, decid una fecha y vamos".
La cita era a las 11 en una gasolinera a las afueras de Estella. Allí iba a acudir Alan Pérez Lezáun, el ciclista de Zurucuáin que milita en Euskaltel que hace cinco años hizo este mismo experimento con el periódico, y que ayer volvió a hacer de sherpa en el recorrido.
El pentacampeón apareció en bici. Miguel Induráin usa la misma Pinarello Dogma que monta el equipo británico Sky. Maillot y culotte de manga larga. Vino rodando desde Pamplona.
"Suelo salir dos o tres veces por semana, entreno con mi hijo Miguel. Ahora Marisa quiere volver a montar en bici", dice.
La clásica del sábado tiene 179,3 kilómetros, pero el objetivo de la excursión era reconocer con Miguel Induráin las cuatro ascensiones a Ibarra, el alto de Erául, el penúltimo que se asciende y la subida final a El Puy.
Alan Pérez sugiere entrar por Estella, bajar por Zalatambor y subir Ibarra por Espoz y Mina. La primera subida es un callejeo ratonero, irregular, con repechos fuertes.
- "¿Por aquí suben?" pregunta.
- "Por aquí, por aquí", responde Alan.
Ninguna de las subidas a Ibarra-El Puy supera el kilómetro de longitud, pero su desnivel es importante. Hay rampas superiores al 12%. Pasado el grupo Ibarra, el destino es ascender Erául, un alto de 3,5 kilómetros más tendido. Clac, clac. Induráin cambia con precisión. Su bici lleva el cambio electrónico de Shimano.
- "En mis tiempos no había de esto, funciona muy bien", dice.
Induráin sube a plato, a ritmo, como antes, con las manos en las manetas. Habla con Alan de lo que hablan los ciclistas. De cómo va la temporada, qué ha corrido del material... y de la carrera del sábado.
-"En mis tiempos, solía venir a entrenar por aquí, pero iba más hacia Urbasa. Estos puertos no los conocía", recuerda mientras pedalea.
Antes de entrar a Erául un par de aficionados en bici le reconocen a Induráin y le piden hacerse una foto con él, y Miguel accede.
-"Mira los años que han pasado y lo que le sigue queriendo la gente, Miguel es un fenómeno", comenta Alan mientras ve la escena.
El 'ataque' sorpresa en Muru
La bajada de Erául se hace por una pista de cemento, es rápida, y desemboca en el repecho de Muru, un viejo conocido para Induráin. Por allí pasó en juveniles, aficionados, y también en profesionales. Miguel sube a plato; Alan, también. La carretera serpentea un poco a la izquierda y el final del repecho se endurece. Entonces Induráin se agarra a la parte baja del manillar, como hacía en los 90 antes de dar un zarpazo. Mira, esboza una medio sonrisa, baja dos piñones, y adiós.
-"En repechos duros como los de Ibarra le cuesta al principio, pero aquí... qué calidad tiene, es increíble", apunta Alan en la bajada.
El descenso de Muru hasta Estella es rápido. Justo en la entrada se gira una rotonda para afrontar Ibarra por su parte más dura, donde los chalets. ¿Qué pasa si le pruebas a Induráin?
- "Esto es largo, esto es largo", dice Induráin, que no llega usar el piñón más grande, un 27, pero sube como antes. A su ritmo, agarrado a las manetas, y acaba con cualquier ataque.
-"Joder, cómo está esto"-dice Induráin al afrontar el último repecho de los chalets, donde el asfalto se agarra más.
Ibarra y El Puy es un pequeño laberinto de calles en apenas un kilómetro cuadrado. Se pueden combinar unas subidas con otras. La final, que comienza en La Gallarda y pasa por la zona de los institutos. A esa hora los chavales salen de clase -"Eh mira, mira, Induráin entrenando"- dicen. Cuando Miguel ganaba los tours algunos de los estudiantes ni habían nacido, le admiran igual.
La subida a El Puy termina en la explanada. Hoy está vacía, el sábado será otra cosa. "Esto es más grande de lo que parece cuando ponen la meta, pero es un buen final, me gusta", dice Induráin. Es su carrera.
La cifra
2.600 METROS DE DESNIVEL acumulado tiene el G.P. Miguel Induráin.



Comentarios

  • Joxeeee
    (30/03/13 09:48)
    #7

    iban como motos dijo..
    Alguno me puede indicar donde puedo encontrar el rutometro de la carrera que se corre en Estella. Gracias

    Responder

  • iban como motos
    (31/07/11 17:32)
    #6

    Como no recordar a Indurain, el MAS GRANDE, y que nos enseño a amar el ciclismo. "Gracias Miguel"

    Responder

  • partxeador
    (31/03/11 22:57)
    #5

    Gracias a ti Miguel,nos "arreglan"las calles una vez al año.

    Responder

  • toñin
    (31/03/11 16:58)
    #4

    En el chupinazo de San Adrian le recordamos año tras año. Miguelón, un 10!!

    Responder

  • ayegui
    (31/03/11 12:27)
    #3

    miguel y alan grandes deportistas pero mejores personas

    Responder

  • Eduardo
    (31/03/11 11:04)
    #2

    Miguel es y será recordado por todos como ejemplo de persona y deportista.

    Responder

  • QuiQue
    (31/03/11 11:03)
    #1

    ¡ Qué grande ! Siempre Miguelón

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio

Enlaces recomendados:
© Diariodenavarra.es

Grupo La información Iogenia Digital