Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

UPN: ¿De dónde vienes y a dónde vas?

  • Joaqui Errea Lecumberri
11/06/2021

Observo con preocupación la situación de UPN, hasta la fecha principal partido político de nuestra querida Navarra. UPN viene de 6 años de oposición en el Parlamento de Navarra y en muchos de los Ayuntamientos navarros en donde antes gobernaba. Normalmente, cuando un partido político se encuentra en la oposición, debe aprovechar esta situación para reflexionar internamente y ofrecer de nuevo un proyecto ilusionante a la sociedad. Debe, o es recomendable, abrirse a una sociedad cambiante. Y sobre todo debe renovarse, tanto en personas como en discursos. En la política nacional, durante estos últimos años, han pasado muchas cosas y la velocidad de los acontecimientos muchas veces desencadenan situaciones impensables hace poco. Ahora, cuando ya ha pasado el ecuador de la legislatura foral y, por tanto, quedan menos de dos años para las próximas elecciones forales y municipales, parece que todos los analistas políticos adelantan un cambio de ciclo político en el ámbito nacional.

El PSOE comienza a sufrir un desgaste, derivado de sus políticas erráticas y disonantes. Por otra parte, el efecto Ayuso en Madrid parece que está provocando el inicio de una incipiente e imparable ola de cambio político. Las encuestas recientes ya aventuran que el centro derecha superará ampliamente al PSOE. Y tras la disolución de Ciudadanos, el centro derecha español tiene opciones reales de llegar a la mayoría absoluta en el conjunto del país.

En Navarra, sin duda, esta ola beneficiará a UPN en el tablero político foral. UPN deberá aprender a subirse y surfear esta ola, lo que será condición necesaria, aunque no suficiente, si el partido regionalista quiere volver a guiar los destinos de esta Comunidad. Subirse a la ola, digo que será condición necesaria, pero no suficiente, porque el panorama actual del partido regionalista es de bloqueo, de suspense contenido, de liderazgo apuntalado y de una falsa unidad.

UPN puede pasar de la calma chicha a la mar arbolada en cuanto role el viento. Y es que, tras el cierre del Congreso del partido -en el que Javier Esparza obtuvo el triunfo con un 58% frente a un 42% representado por Sergio Sayas-, la actual dirección todopoderosa ha llevado una estrategia purgante y aniquilante.

Ya hemos visto, y vemos, actitudes poco ejemplarizantes como las de Andosilla, Egüés o Villava, por citar algunos ejemplos, en donde sus respectivos grupos municipales han tenido que gritar eso de “cuerpo a tierra que vienen los nuestros”. En Villava, por ejemplo, se creó -por parte de la dirección del partido- un comité a espaldas de los concejales. Comité que está haciendo la vida imposible (acoso, amenazas, insultos, desprecios... basta escuchar ciertos audios) a dichos concejales, consiguiendo que la actual dirección de UPN los expediente y expulse temporalmente. Está claro que, así, no hay ola -ni siquiera tsunami- que empuje a UPN a liderar a la sociedad Navarra para alcanzar de nuevo el Gobierno de Navarra.

La generosidad del que gana le hace más grande. Y por ello el que gana tiene el deber de integrar y aprovechar el inmenso talento que hay dentro del partido y fuera del mismo. Se trata de armar un proyecto sólido, ilusionante y motivador. Eso es incompatible con las intrigas de palacio y con el aroma a naftalina. El crítico, con sus aportaciones, demuestra la mayor de las lealtades al proyecto político. No saber ver ni reconocer el capital humano que se tiene, sin duda supondrá un grave error que la sociedad navarra no merece. Por todo ello y porque todavía quedan dos años para las próximas elecciones, dejo abierta la pregunta: ¿A dónde va UPN?

Joaqui Errea Lecumberri. Afiliada nº 9250

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba