Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

¿Una sociedad idiotizada?

  • Víctor Manuel Arbeloa
22/11/2020

Que la burla grotesca e inhumana de decapitar “in figura” al rey de España y al almirante Cristóbal Colón, organizada, como es natural, por Sortu, con el sumiso gregarismo de unos cuantos grupos de inmigrantes, no haya tenido una palabra de reproche y menos de condena por parte del podemita Consejero de Justicia, y que hasta le pareciera respetable, indica bien a las claras el grado de degradación cívica y política al que hemos llegado.

El Consejero se contentó con recordar que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo incluya en la libertad de expresión el derecho a ofender, incluida la forma de hacerlo. Y por lo visto le parecía respetable, digna de respeto, la ofensa hecha a una de nuestras y universales figuras históricas y al mismo Jefe del Estado y rey de España. ¿Qué aconsejará este hombre al Gobierno de Navarra en las muy diversas circunstancias?

Rechazo y repudio, condeno sin reservas este tipo de actos que, por desgracia, en todo el negro y cainita período de ETA, tuvimos que sufrir. Igual que rechazo, repudio y condeno la quema de retratos o figuras, sean de quienes sean -guardias civiles, alcaldes, jueces, presidentes de República o reyes- y las lleven a cabo cualesquiera que sean. Me recuerdan los peores momentos de la historia, la de los inquisidores civiles o eclesiásticos de todos los tiempos, hasta los entusiastas de la guillotina y los espectáculos asesinos de estalinistas y hitlerianos.

Hace falta tener una bajísima moral cívica, o nula sin más, para organizar en plena calle y en plena democracia, no una pantomima - porque esta vez también hubo palabras-, sino una ficción cruel, que revela bien los instintos crueles proyectados de sus autores. Nada nuevo por cierto, sino continuidad de una guerrilla asesina, de la que no quieren despedirse del todo, a pesar de declaraciones formales de democracia y paz. Y, si sus diputados, como acaban de decir, van “a Madrid” a tumbar al régimen, en Pamplona “juegan” también a lo mismo. ¿No lo sabe aún el Consejero de Justicia, cuando su dueño y señor está en esa misma operación? Decapitar “in figura”, como se hacía, muchos siglos atrás, no es una metáfora menor.

Son actos de aversión, odio y venganza. Y lógicamente, de incitación a lo mismo. Son la prueba exultante de la anti-pacificación, de la anti-convivencia y de la anti-civilización. No reclaman precisamente la abolición de la pena de muerte, sino al revés: hacen bueno de nuevo a Guillotin o al carnicero degollador yihadista con cuchillo de cocina. Una sociedad que viera toda esta degradación con indiferencia o, peor, con complacencia sería una sociedad enferma, psicopática. O, lisa y llanamente, idiotizada.


Víctor Manuel Arbeloa

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba