Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Una gran pérdida para la comunidad educativa

  • José Mª Muruzábal Del Solar
16/10/2020

El comienzo del curso ha traído, a la comunidad educativa de la que formó parte, una noticia un tanto inesperada, la jubilación de un maestro, Don Joaquín Urízar. Joaquín se encontraba en la situación de jubilación parcial, disfrutando por impartir unas pocas clases de su asignatura, filosofía en segundo de bachillerato. Pero ha tomado la decisión de adelantar su marcha. En el fondo no me extraña nada por la situación casi surrealista que estamos viviendo en los últimos tiempos. La Educación, con mayúsculas, se está tornando misión sumamente compleja. Educar, que es lo que siempre hizo mi amigo y compañero Joaquín. Conozco de sobra que ahora venden otras cosas, que da igual la clase presencial que la online, etc. En mi modesta opinión, eso será instrucción o lo que quieran pero, desde luego, educar es otra cosa que requiere humanismo y el cara a cara.

Sé que mi amigo Joaquín estará contento, leyendo, paseando, reflexionando, o con sus nietos. Pero a mí, personalmente, me parece una gran pérdida para la comunidad educativa de la Chantrea. Entró en el colegio en septiembre de 1988, hace ya más de 30 años. Provenía del mundo de la empresa y de la gestión, donde ganaba bastante más dinero; pero siempre confesó que aquello no era lo suyo. Y se vino a la Chantre a impartir filosofía y a dar lecciones de vida y de humanismo. Aquí estuvo todos esos años, salvo el paréntesis que hizo para dedicarse a nuestro sindicato, SEPNA; él negoció con Santiago Arellano el acuerdo foral para la Enseñanza Concertada que rige desde entonces. Solía repetir con lamento, “¡Jose Mari, nos hemos de jubilar con este acuerdo o con algo peor!”

He tenido cerca, y he conocido, magníficos maestros. Sé que ese concepto, de los más importantes de nuestro mundo, está hoy muy devaluado. Grandes, grandes, solo he conocido a dos, Isabel y Joaquín. Eran grandes no por su pedagogía, su metodología o por cuestiones procedimentales similares. Grandes porque eran maestros capaces de cerrar libro o apuntes y coger cara a cara al alumno con sus problemas. ¡Cuántas veces he oído, Jose Mari, cubre mi clase que me voy con fulanita al Peruggia (una cafetería cercana), que tiene problemas! Joaquín se llevaba esos problemas a casa e intentaba ayudar, poner su remedio, costara lo que costara, incluido su propio dinero. Yo soy testigo de todo eso.

Gracias a Joaquín porque ha cumplido con creces. Su ejemplo, su equilibrio y mesura, su buen tono, su dialéctica excepcional, y terrible para algunos, ha sido ejemplo y ayuda. Algunos somos tan “locos” que aquí seguimos, porque aún creemos en la Educación, aunque a veces… Disfruta lo que pueda; rico no se habrá hecho en educación pero se lleva la Matrícula de Honor.

José Mª Muruzábal del Solar, Profesor de Jesuitinas Pamplona.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba