Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Trump, el presidente dorado

25/01/2017Paula Santolaya Del Burgo

En el antiguo Egipto, el oro representaba la eternidad pues el tiempo no puede alterarlo. Las máscaras funerarias de los faraones se recubrían de este preciado metal para que sus rostros perduraran para siempre.


Donald Trump utiliza también el oro para adornar su físico: cabello dorado, tez bronceada, gemelos de cuarzo amarillo, cinturón y zapatos de hebillas doradas, etc. Pero este áureo resplandor no sólo se ve proyectado en su figura sino también en su mansión: la cama donde duerme, el sofá donde se sienta, las alfombras que pisa, la vajilla que usa para comer y hasta en el retrete donde escribe sus tweets. Tras la salida de su antecesor de la Casa Blanca, el nuevo presidente no ha tardado en remodelar el Despacho Oval; ha sustituido los sofás de color beige de Obama por otros tapizados en dorado, a juego con las cortinas, y dado un toque ámbar a la nueva moqueta.


Parece que el magnate pretende convertir en oro todo lo que toca y que sus ostentosos caprichos son una premonición de su estilo de gobierno. Es el comienzo de una política narcisista y ególatra. Como los antiguos faraones, Trump no parece tener intenciones de desprenderse de su máscara de oro ni en esta vida ni en la otra.

Selección DN+
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


Lo más...
volver arriba