Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Polémica encuesta

  • Roberto Ilundain Y Amaia Ambustegui
23/02/2021

Recientemente nuestro hijo de 4º primaria trajo a casa una encuesta a la que no acompañaba explicación alguna. Imaginamos, porque lo hemos leído en prensa, que la envía el Departamento de Educación. En ella preguntan, dirigiéndose al alumno, cuestiones sobre el idioma materno, el lugar de nacimiento o la profesión de los padres (progenitor 1 y progenitor 2, según la encuesta).

Vamos a referirnos más en concreto a la primera pregunta, que no tiene ni forma de pregunta: “Sexo. A. Chica. B. Chico. C. Otras opciones”. Ni nos parece que haya más que dos opciones biológicamente demostradas (masculino/femenino) ni nos parece oportuno lanzar tales cuestiones a niños de 9 años sin la madurez necesaria para plantearse nada más que lo relativo a su configuración puramente física, esto es, si han nacido con pene o vulva, valga la explicitación.

Dada la naturaleza del resto de las preguntas de la encuesta, meramente académicas, no nos parece de interés saber si quien responde a la encuesta es niño, niña, perro o periquito. Por tanto, o debería suprimirse la pregunta 1, o debería formularse sin dar pie a cuestiones o disquisiciones que, en todo caso, deberían hablarse en familia y a nadie más importan.

Entenderíamos que se preguntara por el sexo si fuera una encuesta sobre hábitos de salud, por ejemplo, y en ella se formularan preguntas sobre el peso, la estatura, los hábitos alimenticios, enfermedades congénitas, hábitos deportivos, etc., puesto que en ese caso sí importaría algo el sexo del encuestado. Pero en el caso que nos ocupa, saber el sexo de quien contesta no es en absoluto relevante.

La encuesta está dirigida al alumnado, como se ve en la persona verbal de algunas preguntas: ¿En qué modelo lingüístico estudias? ¿En qué año has nacido? Por este motivo, aún nos parece más intolerable que se trate de confundir a los niños nada más comenzar el cuestionario. Entendemos la realidad de muchas familias no tradicionales, en las que hay dos progenitores hombres o dos progenitoras mujeres, y todas las variantes que pueda haber. Entendemos la realidad de los niños y niñas transgénero. Respetamos a todo el mundo, pero, por favor, hacer de la minoría una norma, dar a entender a niños de 9 años que hay “chicas, chicos y otras opciones” en una escueta pregunta que ni siquiera es una pregunta, y sin ningún tipo de explicación; plantear, en definitiva, una reflexión de autoconocimiento y de deseo sexual, que debieran ser íntimos, a la edad de 9 años, nos parece fuera de lugar. Y repetimos, no es relevante para el objeto de esta encuesta.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba