Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

No todo está funcionando bien en Navarra

  • Guille S. Grijalba
15/09/2020

Cuando uno recibe una llamada de los rastreadores para citarle en Refena porque “estás en el listado de contactos directos de una persona positivo en Covid-19”, los nervios afloran al mismo tiempo que las dudas y la incertidumbre. Ya no sólo por uno mismo si no por todo lo que está a su alrededor. Esta es la doble lectura que deberíamos hacer todos en esta situación en la que estamos sumergidos hasta el cuello: yo soy responsable de lo mío porque lo mío afecta a los de al lado. Hecha dicha prueba y recibido el correspondiente resultado (negativo, en este caso, a las 24 horas y vía sms al móvil), ¿qué pasos hay que seguir? En Refena a uno le facilitan un papelito informativo con las indicaciones en cada uno de los casos: en este que nos atañe, confinamiento durante diez días desde que se tuvo el contacto con la persona positiva en coronavirus. Pero no se indica nada de una segunda PCR, del plazo, de si es el médico de cabecera quien debe ponerse en contacto con el interesado... De modo que uno coge el teléfono ante tanto interrogante para que alguien le dé luz y durante tres horas y media, de reloj, escuchando un contestador, el maldito 948 290290, contacto al que uno le remiten de Consejo Sanitario, nunca está disponible. ¿Y si llamo al 112? Pero no se trata de ninguna urgencia vital... Claro, se da la circunstancia paralela de que el médico de cabecera de uno está de vacaciones y, a su vuelta, tiene un colapso de citas (telefónicas, claro está) considerable.

Estas líneas no pretenden ni mucho menos criticar el trabajo de ninguno de los profesionales, que quede claro. Pero sí la falta de organización, gestión, de medios, de personal o de todo un poco que estamos padeciendo en esta crisis. Y todo ello teniendo en cuenta que el implicado no tiene síntomas y se encuentra tranquilamente en su casa. Y menos mal. Seguiremos esperando, metidos en casa, y haciendo las cosas como uno cree que debe hacer aunque sin certezas y con carencias evidentes de información. A ver quién es el guapo que dice que todo va estupendo en Navarra...

Guille S. Grijalba

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba