Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

No lo digo yo, lo dices tú

  • Javier Garralda Arana
12/01/2021

Al fin estoy en la universidad, ese lugar donde se fomenta el pensamiento crítico y el libre-pensar. El único problema está en que ese espíritu es uno u otro a gusto del consumidor, pero por suerte nunca me engañaron, la religión estuvo presente desde el primer día (la maniquea, por supuesto). Entré con una postura agnóstica y en busca de conocimiento, pero ahora que ha terminado el primer semestre resulta que no he entendido nada, pues como dicen mis hermanos de la hermandad hermanada: 'no he dejado que el espíritu divino venga a mí ni por la fé ni por la razón'. A tener en cuenta que la mínima objeción sobre su metafísica ya hace que uno sea susceptible de ser 'un comunista', 'un progre' y, en el peor de los casos, 'un ignorante de mente cerrada'. Parece ser que estoy fuertemente sesgado por mis amigos, los rojos. Sí, esos mismos que me llaman 'facha', pues me han adoctrinado con moralina barata. Ya sabes, eso de las relaciones cerradas es de fascistas, lo que se lleva ahora es el 'poliamor'. ¿Y si prefiero abstenerme en lugar de un buen pedo? superfascista. ¿Y si considero que el libre comercio genera riqueza? Mussolini se tiraría de los pelos que no tenía, pero también es de fachas. Cuando el término 'sesgo' se convierte en un arma arrojadiza significa que se ha tocado fondo. El eclecticismo sí que es cosa del pasado, lo que está de moda son los dogmas, la extrema izquierda y la extrema derecha. Por muy universitario que seas vas a seguir siendo un ignorante, pues si estudias en la España azul la roja dirá que te han adoctrinado y viceversa.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba