Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Las voces y los ecos

  • Rafael Berro
10/06/2021

En la época de estudiantes, un amigo solía repetir una máxima que atribuía a Ortega: “hay que distinguir las voces de sus ecos”. La repetía con el entusiasmo con que un kantiano repetiría el imperativo categórico. En su caso, las voces eran los filósofos que habían pensado ideas nuevas, los creadores. Los ecos, quienes giraban en torno a ellos como planetas atraídos por su pensamiento. Puestos a adoptar una máxima con la que orientar la propia vida, mejor habría sido “hay que distinguir la verdad del error”, pero allá cada cual.
Me vino a la cabeza aquella máxima de las voces y los ecos al leer en la prensa declaraciones de Chivite y Alzórriz a propósito de los indultos que Sánchez va a conceder a los golpistas catalanes como pago por el apoyo parlamentario de sus partidos.
En el PSOE de alguna autonomía se percibe alguna señal de vida inteligente. Ven que indultar a golpistas que prometen volver a hacerlo es dejar malparado al Estado de derecho y posibilitar que se considere a España un país bananero al que no se puede tomar en serio. En el PSN no se detecta señal alguna de ese tipo. Sólo se oyen ecos de las voces de Moncloa. Obediencia absoluta, importan las poltronas y hay que tener contenta a la cofradía de aliados golpistas, proetarras y demás enemigos de España. Los deseos de Sánchez son órdenes para el PSN por la vía del comisario político Cerdán.
Dos imágenes reflejan lo que está pasando. Una es la del ventrílocuo, que ya apareció en un “meme” a propósito de este asunto. El PSN es como un muñeco que aparenta decir lo que en realidad dice el ventrílocuo Sánchez. O precisando más, el muñeco PSN aparente decir lo que también aparenta decir el muñeco Sánchez, y en realidad dice (y dijo en el juicio) el ventrílocuo golpista Junqueras.
La otra imagen: Chivite y Alzórriz son como pequeños clones de Sánchez, con rasgos similares: idéntico hambre de poltronas, parecido oportunismo, desvergüenza y falta de escrúpulos, la misma capacidad de decir “diego” donde dijeron “digo”, o sea de decir “con Bildu sí porque no importa con quién sino para qué se pacta”, cuando antes dijeron “con Bildu nunca”. Su máxima en la vida política no es “hay que distinguir la verdad y el error” sino “hay que decir y hacer lo que sirva para mantenerse en el poder”. Con todo, hay pequeñas diferencias: los clones de aquí no nos han dicho aún que hayan hecho una tesis doctoral aunque sea copiada, ni han regalado todavía una Cátedra en la UPNA a sus parejas como Sánchez dio a la suya en la Complutense. Se ve que los clones pequeños no llegan tan lejos.
La soberbia progresista y la sed de poder les han cegado en éste y en otros muchos asuntos en la legislatura. Una sentencia antigua y supuestamente sabia y muy conocida dice que los dioses ciegan a los que quieren perder. Quizás se cumpla, y la manifestación convocada en Madrid por Rosa Díez, Savater y otros sea el comienzo o la aceleración de esa perdición, por otra parte bien merecida, de Sánchez y sus clones.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba