x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

La buena mentira

11/06/2019Arancha Caballero Sagardía

Podría ser el título con el que Philippe Falardeau llevó allá por el año 2014 a la ficción, una trágica historia basada en un exhaustivo trabajo de documentación, acerca de los miles de niños sudaneses que quedaron huérfanos tras la guerra en su país pero es mucho más que un título. Es la radiografía que hoy por hoy domina este pais. La buena mentira. Lo cierto es que la mentira aparece como proceso de aprendizaje a través de la observación e imitación de iguales y adultos alrededor de los tres años, coincidiendo con el egocentrismo característico de esta etapa en el desarrollo evolutivo de los niños. El niño puede mentir para no hacer sufrir a las personas, para complacer, para obtener aquello que desea... pero, se supone, que a medida que el niño crece y el egocentrismo va desapareciendo, la mentira deja de tener utilidad, puesto que entiende que las consecuencias, la ausencia de libertad y pérdida de confianza, pueden evitarse a través de la asunción de responsabilidades. La situación de este país respecto a la violencia de género es directamente proporcional al egocentrismo adulto. Ese egocentrismo adulto puede ser algo parecido a lo que Marcia denomina como identidad "hipotecada" de la adolescencia. Aludiendo a los adolescentes que realizan compromisos vocacionales, ideológicos, sin haberse detenido en las alternativas o posibilidades. Seguramente, influenciados por los valores o creencias de otras personas. Lo cierto es que la realidad en este país también está "hipotecada". Sí. Algo así como la identidad de algunos adolescentes. Es como si nos sintiéramos cómodos, habituados a la violencia de género. Porque si no, no se entiende que siga pasando. No, no hemos cambiado tanto. Seguimos viviendo en una sociedad profundamente patriarcal y misógina. Y esa es "la buena mentira" que se nos quiere vender una y otra vez. La de una ley que se presume garantiza los derechos de las víctimas. Una buena mentira rentable y legitimada por la mayoría. Mientras más de mil personas han perdido la vida. Y otras tantas la seguirán perdiendo al tiempo que se siguen publicando los beneficios de una ley que no garantiza la seguridad de las personas. Al revés, criminaliza a la víctima y legitima al maltratador. Son los efectos de una ley pero también los efectos de nuestro compromiso como sociedad. Una sociedad que prefiere seguir alimentándose de "la buena mentira" antes que empezar a asumir su parte de responsabiilidad.
Selección DN+
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+