Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

¿Intuitivo? ¡José Ortega y Gasset! (I)

  • Ángel Sáez García
07/04/2021

Como entre los comentaristas y exégetas (ellas y ellos) que se han ocupado de leer, releer y estudiar a conciencia las obras del insigne conferenciante y memorable fundador de la Revista de Occidente (1923) los hay de reconocido prestigio y probada solvencia, tal vez los más críticos con el hacedor de “Meditaciones del Quijote” (1914) estén en lo cierto y uno acabe abundando en el parecer con ellos y reconociendo que José Ortega y Gasset (1883-1955) no fue un filósofo sistemático, pero servidor no se atreverá a negar lo obvio, que fue un pensador intuitivo. Yo he recordado, cada vez que la situación lo requería y, en mi modesto criterio, era oportuno y venía a cuento, esa famosa frase de Rudyard Kipling en la que quien recibió el premio Nobel de Literatura en 1907 sostiene lo que comparto y tengo para mí por verdad radical e incontrovertible, que “la intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre”. Ahora bien, como no he olvidado lo que nadie ha contradicho o refutado hasta el momento presente, que no hay regla sin excepción, a mí me gustaría añadir al atinado adagio kipliniano, kiplinguiano o kiplinguesco (o como deba decirse y escribirse), un cometa, hoy, por primera vez, si no marro (tengo buena memoria, pero no soy el memorioso e inmarchitable Ireneo Funes, inolvidable personaje literario que concibió el magín de Jorge Luis Borges, que, más que gozar, sufría de hipermnesia, un síntoma del síndrome del sabio), esta estela a su larga cola: salvo que ese varón sea y/o se llame José Ortega y Gasset. He dejado escrito lo que cabe leer una y ene veces más (tantas como se quieran) por este argumento de peso, porque cada día encuentro más razón de ser a su frase más célebre: “Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo”. (Continúa.)

Etiquetas
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba