Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Gratitud a Manuel Torres

  • Santos Villanueva Escujuri
21/11/2020

Con motivo del reciente fallecimiento del empresario Manuel Torres han sido muchísimos los elogios y acertados los reconocimientos que a su persona se le han hecho, a través de este medio, sobre su vocación emprendedora, sobre su quehacer empresarial y sobre las diferentes iniciativas que ha desarrollado engrandeciendo así la vida de Navarra y la de muchas gentes.

Yo, hoy quiero ahondar brevemente en lo que ya apuntaba su buen amigo Primitivo Suescun en el obituario que se publicó el pasado sábado. Manolo, siempre apoyado por su esposa Amparo, por sus hijos y trabajadores de la empresa MTorres ayudó anónimamente a los misioneros facilitándoles mucho apoyo material en favor de los más pobres, poniendo en práctica la recomendación evangélica “cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha”. Pero creo que es de justicia reconocer y agradecer lo mucho que Manolo, en vida, hizo por los más necesitados. Cuantos han disfrutado de los variados envíos a través de los muchos contenedores que partieron desde su Fundación hacia diferentes lugares en los que sobreabunda la pobreza. Muchísimos niños han desayunado gracias a las galletas que comían como único alimento matinal. Numerosas personas han podido andar cómodamente gracias al calzado aportado. Familias enteras se han vestido con la ropa reciclada y seminueva que les llegaba en los citados contenedores. Cientos de abuelos hundidos en la miseria y personas enfermas se han beneficiado de los necesarios medicamentos que les llegaban y que gracias a ellos veían achicado su sufrimiento corporal. Destaco el diario milagro de los broncodilatadores y de los beneficios que aportaban a muchísimas familias los populares dodotis para personas mayores que eran recibidos como regalo del cielo. Y, por último, destacar lo felices que siguen siendo el gran número de jóvenes, chicos y chicas, con Síndrome de Down que gracias a Manolo y sus colaboradores se sienten queridos, amados y dignificados. En el evangelio de este domingo los creyentes volveremos a escuchar este recio mensaje que resume con acierto la obra muy humana y cristiana de Manolo “Tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, estaba desnudo y me vestisteis, enfermo o en la cárcel y me visitasteis...lo que a uno de estos pequeños hicisteis, a mí me lo hicisteis”.

Con esta amorosa sentencia divina le agradecemos todo lo que en vida ha hecho por los pobres más pobres de los pobres. Con el abrazo de nuestro buen Dios vaya también nuestra sincera gratitud.


 

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba