x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

Participación Participación

La Hemeroteca

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Va por todos ellos

19/01/2020Pedro Pegenaute Garde

En un pueblo no es fácil, más bien muy difícil, hallar a personas dispuestas a figurar en la respectiva candidatura local; siempre suele haber una explicación que justifica el “no”. No por la mujer o la familia, no por el trabajo, no porque -se dice- no se vale para ello, no porque... Y si eso ahora, no digamos nada en los comienzos de nuestra actual democracia, en aquellas primeras elecciones municipales que se celebraron en España el 3 de abril de 1979, abiertas aún todas las brechas sociales, recién aprobada nuestra Constitución de 1978, divididos -y a veces muy divididos- los ánimos locales por el recuerdo de la guerra civil del 36. Todo ello con una población con enormes necesidades socio económicas y mucho más acostumbrada al ordeno y mando que a exigir sus libertades y derechos, con una sociedad local fraccionada entre ricos y pobres, donde los primeros eran quienes mandaban y los segundos quienes tenían que obedecer sin rechistar. Con ningún protagonismo (salvo el del trabajo casero) de las mujeres y un largo etcétera. Pues en aquel contexto y en aquellas primeras elecciones, los hubo quienes, pese a todo y aún a sabiendas de que hacerlo solo podía traerles problemas, se atrevieron a dar un paso al frente y ofrecer su nombre para constituir, a partir de aquel 3 de abril, en España, en Navarra y en este caso en Mélida, su/nuestro primer ayuntamiento democrático. Uno de ellos, por UCD (Unión de Centro Democrático), Julián Mari Musgo Adrián, recientemente fallecido, y a quien con estas líneas, por esa decidida voluntad de ofrecer su nombre en pos de la construcción de una sociedad en paz, más justa, libre y solidaria, quiero rendirle mi más sentido reconocimiento. A él y aprovecho la ocasión para hacerlo también con quienes, de un signo y otro, por UCD y por el PSOE en Mélida, y “buscando lo mismo”, estuvieron en aquellas primeras listas electorales en toda España. A través de cualquier sigla y en unas circunstancias ciertamente muy difíciles.

Selección DN+
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+