Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

El 40 aniversario de la Constitución

07/12/2018Pep Ribas R.

Etiquetas

Estamos de acuerdo que el acto que ayer tuvo lugar en el Congreso de los Diputados para celebrar el 40 Aniversario de la Constitución es un acto protocolario e institucional, por lo que difícilmente (no al menos directamente) se pueden tratar cuestiones concretas de actualidad.
Pero asÍ y todo a mi me hubiera gustado que en los discursos de la Presidenta de la Cámara o bien en el del rey Felipe Vi hubieran insinuado más aspectos problemáticos de España, pues la cuestión es más grave de lo que se piensa, realmente es una situación preocupante.
¿Que ya es hora de actualizar la Constitución del 78? Pues sí, en mi opinión ello es necesario, pero no se puede ir a ‘cargarse’ la Carta Magna por cuestiones ideológicas, es decir lo que sea estrictamente necesario con respecto a la realidad política social y económica española, sin que ello signifique, en ningún caso, la pérdida de la cohesión y la unidad integral de España. Es cierto que después de 40 años se deben de acoplar, añadir o incorporar varios aspectos específicos para mejorar el articulado y la interpretación de la constitución en su conjunto. Otra cuestión es que entiendo que ahora no es el momento. Pues no parece que entre los actuales líderes políticos exista suficiente inteligencia, sensatez y comprensión necesaria para tal tarea.
Me preocupa, por ejemplo, que un partido político legalmente constituido, se presente, saque representación y luego se vean manifestaciones contrarias o bien afirmaciones de sus líderes poco tolerantes. Señorías, esto es el juego y hay unas líneas que no se deben de sobrepasar. Y me preocupa ver que en Cataluña insultan y maldicen a un pre-candidato por el mero hecho de no comulgar con sus ideas políticas. No nos engañemos, estos no son demócratas.
Me preocupa que el propio presidente del gobierno, en ocasiones, sea tan blando y cambiante con algunas cuestiones de Estado cuando debería de actuar firme y sin mostrar titubeos. Aun más me preocupa que si bien es cierto que en los últimos años nuestro país ha vivido la mejor época de crecimiento económico, no es menos cierto que hoy haya tanta pobreza en España, un elevado índice de personas sin hogar. Aquí quiero destacar que no todos son pobres de toda la vida. No, muchos de ellos además de disponer de estudios académicos, hasta hace poco digamos que vivían como ciudadanos de los que se llamaban la clase media. Me preocupa que el buen periodismo objetivo y veraz prácticamente haya desaparecido. Ahora vale más lo que dicen cuatro ignorantes charlatanes en un programa de televisión o en cientos de blogs y en distintas redes sociales, las cuales dicen auténticas barbaridades (hacia todos los extremos), antes que un análisis serio, meticuloso y riguroso de un buen profesional.
También me preocupa que haya estos vaivenes y grandes diferencias en determinadas acciones políticas, por el simple hecho de que haya un presidente u otro. Realmente la diferencia no es tal. No podemos volver a la peor parte de nuestra historia de los “unos” y los “otros”, de los buenos y los malos, de los rojos y los azules. No, esto no es bueno y aquí es donde deberíamos de recuperar la sensatez y el temple de la transición democrática. Con el tema de la corrupción no es justo que estos juicios se alarguen años y años y que después, en algunos casos, se van de rositas. Estos, entre otros asuntos, son los que preocupan a la sociedad y no otras tonterías insignificantes e ideológicas. Trabajemos codo con codo, cada uno con sus diferencias, pero hacia la misma dirección. Seamos líderes y ayudemos a construir una nueva Europa, consigamos presencia y peso dentro de las instituciones internacionales. Solidaridad y compromiso: tal vez las palabras que más he notado en falta en ambos discursos. Tolerancia es lo que debe imperar en la clase política para que entre todos sepamos superar estos retos que nuestro país tiene en estos momentos. Una nueva Europa, asegurar la subsistencia de nuestros mayores, despolitizar la justicia, reafirmar la unidad de España, tratar y consensuar el fenómeno de la inmigración, la desigualdad territorial, buscar fórmulas más eficaces para la lucha contra el maltrato a la mujer, dejar de marear y aclarar de una vez un sistema educativo bueno y estable, etc. Falta coherencia política, respeto y diálogo, y no me refiero al de sordos, no. Me refiero al diálogo serio y de verdad. En definitiva, no creo que vayamos por el buen camino, entre otras cosas lo que nos falta son personas, hombres o mujeres, responsables y con sentido de Estado, en definitiva, en estos momentos en España, en todos los partidos, creo que faltan líderes políticos que den la talla.

Selección DN+
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+