Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Doble y cruel ironía del destino (II)

  • Ángel Sáez García
06/04/2021

(Sigue.) Hoy uno puede darse de bruces, porque abunda por doquier, con un alter ego de Serafín (con cara de ángel) El Bonito, pues sostiene, como él, que: “El Señor Ministro no es un golfo”, que merece la pintiparada réplica de un sosia/s de Max Estrella, aunque este sea, además de literato diletante, invidente trabajador de la ONCE: “Usted desconoce la Historia Moderna”, frases imperecederas, inmarchitables, que, como es de conocimiento y dominio público (que nada tienen que ver con el coño, no miento, ni con un dominó púbico), cabe leer y releer en la escena V de “Luces de Bohemia” (1920), de Valle-Inclán. Ahora, que estoy feliz, inmensa e intensamente enamorado, hasta las trancas o los tuétanos, de mi amada musa tinerfeña, Iris, confío, deseo y espero que, en el supuesto de que el azar me sea propicio y acierte de lleno la combinación ganadora de Euromillones (o, en su defecto, del Eurojackpot), no halle (porque no haya) a mi lado un espécimen como don Latino, qué mala sombra (vale unir las dos voces en una sola), qué cínico, quien, además de sisarme/timarme, me deje morir sin asistirme y me birle la cartera, donde guardo, como oro en paño, mi doble tesoro, una foto, de cuerpo entero, de la razón de mi dicha, mi suma musa, y el resguardo cienmillonario de la atinada apuesta que hice, aunque no tuve que empeñar mi capa (ni de tela ni de dídimos) para poder pagarla, ni quien me atendió con cariño y diligencia en tan venturoso despacho, tras el cristal protector, y la validó fue un/a pisabién de un/a Lagarto/a. Ojalá no se me lleven los demonios al erebo eterno; cosa que ocurrirá si, además, el ladrón/felón se aprovecha de mis obras inéditas, al airear, a voz en cuello, el falso benefactor la carga que se ha autoimpuesto y echado sobre sus espaldas así: “¡Yo he tomado sobre mis hombros publicar sus escritos!”. Eso sí que sería, Dios me libre, doble y cruel ironía del destino. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Etiquetas
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba