Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Distancia social

  • Alejandro Zabalegui Merino
09/06/2021

Aunque alguno podría pensar que no hay nada más navarro, distancia y social parecen dos palabras difíciles de emparejar. Llevamos un tiempo en el que las hemos pronunciado a menudo de la mano, y tal vez vaya pasando de moda paulatinamente, a medida que todo se vaya normalizando. Sin embargo, algunos psicólogos y sociólogos apasionados de la herencia de Darwin, creemos que el “que corra el aire” y el bienestar afectivo van ligados de la mano independientemente de los eventuales virus que nos aterroricen.
Como Vds. pueden comprobar en su día a día, los seres humanos apreciamos la distancia. ¿No les ha pasado que se acercan en la pescadería a ver el ojo del chicharro y el cliente de su lado da un discreto pasito lateral? En la sala de espera del dentista, las primeras sillas que se ocupan guardan una distancia considerable. Evidentemente, cuando hay gente para ocupar todas, se ocupan, pero le incomodará observar que la persona de su lado apoya su mano invadiendo el reposabrazos de su butaca. Probablemente la inclinación de su cuerpo podría recordarnos a la de Michael Jackson en el video de Moonwalker para mantener una burbuja imaginaria de seguridad. Y tiene todo el sentido que sea así. Porque lo bonito es que nosotros seamos quienes invitamos excepcionalmente a algunos individuos a darnos un apretón de manos, un abrazo, un beso, o como premio gordo, hacer el amor a esa persona tan especial. Esa excepcionalidad tiene un brutal e incontestable sentido evolutivo, que es el de elegir la pareja con la que podríamos perpetuar nuestra genética. Dejaremos de hablar de ella, pero nuestra “distancia social” seguirá siendo siempre nuestro tesoro. No lo duden.

Alejandro Zabalegui Merino

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba