Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Custodia compartida en la era de la post-verdad

30/04/2018Juan José Eslava

Etiquetas

En mayo de 2015 la Audiencia Provincial de Navarra dictó auto de divorcio que fue recurrido ante el Tribunal Supremo, solicitando un régimen de Custodia Compartida en relación a mis dos hijos. La resolución de este órgano fue comunicada a las partes el pasado viernes 20 de abril de 2018, y sin haber concluido todavía el período de reclamación ni ser firme la sentencia, se publicó el martes 24 a última hora en prensa digital y al día siguiente en impresa, noticia sobre dicha resolución en Diario de Navarra (25-04-2018, página 22).
En dicha noticia se cita textualmente parte de la sentencia, y entre ello, leemos como sigue: “… el interés superior de los menores. Según el Tribunal Supremo, dicho interés, conforme a los datos de prueba y a la declaración del testimonio del hijo mayor, apunta que lo más conveniente es que sigan bajo la custodia de su madre en Tokio…”.
Esta afirmación del Tribunal Supremo da a entender que el niño se hubiera expresado contrario a la custodia compartida, cuando es todo lo contrario, como se puede apreciar en el acta de exploración del menor, fechada en 2016-07-26, así como en el informe pericial psicológico fechado en 2016-09-22, que obran en actas y constan en el Juzgado de Familia número 8 de Pamplona, de los cuales reproducimos a continuación un fragmento, correspondiente al testimonio del hermano mayor, entonces de 12 años: “Sin preguntarle manifiesta el deseo de vivir un año en España y otro en Japón. Refiere que lo ha pensado él y después lo habló con su padre. Expresa que están más con su madre y que es poco (se refiere a poco tiempo con su padre); que la solución sería estar un año con su padre y un año con su madre, y que esa es lo única manera que ve él de poder estar con los dos padres.”
El testimonio de la hermana pequeña es similar: entonces de 8 años, “refiere espontáneamente que (…) con su madre está más tiempo y con papá menos, por eso quiero que sea el mismo tiempo (…) si hacemos un año/un año sería justo, me gusta esa idea.”
Como padre detentor de la Patria Potestad sobre mis hijos, en defensa de su derecho a ser escuchados sin pervertir el sentido de sus testimonios (art. 92.2 del CC, 9 de la LPJM y la Convención sobre los derechos del niño, Asamblea General de las Naciones Unidas del 20 de noviembre de 1989), es decir, a ser respetados, los manifiesto para que conste cuál era (y sigue siendo) su verdadera intención.
En cuanto al resto del texto, sin sorpresa: en la era de la post-verdad.

Selección DN+
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+