Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Anda por ahí huérfana o soltera (1)

  • Ángel Sáez García
13/01/2021
ANDA POR AHÍ HUÉRFANA O SOLTERA Dilecto Otramotro: Como me solicitas que te cuente cómo me va, me apresto y apresuro, fautor, a complacerte sin demora. Después del alboroto y maremágnum, para tu estro poético ideal es salir a comprar lo que le falta y no sentir un ápice de angustia. La mascarilla ayuda a no ser vista. Qué bendición, pasar inadvertida. Que no me olviden, pero en paz me dejen, hasta que urda y presente otra novela. Ser la de la ficción dama de España, que es uno de los títulos que han dado, sin duda, es galardón inmerecido. Supones estupendamente, amigo. Tras ganar el Total por “El mosaico” (no te agradeceré nunca bastante que me insistieras, sí, y la presentara a dicho y convocado recién premio), su esperada edición y promoción, sin fuerzas me quedé, sin brío, exhausta. Así que procedí, a partes iguales, a un montón divertirme y relajarme. Me ayudó a conseguirlo interesarme por varias teorías sin sentido de la conspiración que pululaban por ahí (sea ahí el lugar que sea). Ignoro si el patógeno letal en un laboratorio nació chino y si este sin querer huyó o queriendo de allí. Lo que me consta es que diversos epidemiólogos y virólogos habían advertido a la opinión pública con antelación de que una pandemia de las características actuales podía acaecer en unos años o lustros y, por tanto, pendía sobre nuestras cabezas como otrora la espada de Damocles. Que haya quien crea que el coronavirus se expande o extiende por medio de la telefonía móvil, como otros virus informáticos, indica bien, a las claras, que en algo tiene que creer el que, por la razón que sea, ha dejado de creer en otras cosas o, tal vez, en todo, barrunto. Y que la vacuna, que lo dejará para el arrastre, fuera de juego, sea portadora de un chip para mantener localizados a todos los que nos la inyecten es de traca, propio de otro Verne, por su cacumen, especialmente dotado para la ciencia ficción. Hay intérpretes que cantan muy bien, pero, cuando salen del ámbito que dominan e intentan, sin ser el papa, pontificar, suelen meter la pata hasta el mismo corvejón, o sea, desbarrar bastante, como le ocurrió a cierto zapatero, que enmendó la plana al pintor griego Apeles, porque no había sido fiel a un modelo, pero luego, pasándose de listo, o de castaño oscuro, fue mandado por el artista susodicho a su lugar habitual de trabajo, a perfilar o perfeccionar unas sandalias, u otro tipo de calzado que tuviera entre manos, con la expresión proverbial, ya clásica, de “zapatero, a tus zapatos”. Hay cantantes que, cuando dejan de cantar, siguen cantando, pero de otro modo, más que un eventual pésimo portero de fútbol, verbigracia, o un delincuente torturado (práctica, a todas luces, reprobable). (Continúa.)
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba