Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Algunas personas buenas

  • Juan Pedro Galbete Ciáurriz
26/06/2020

Últimamente son muchas las quejas que se han escuchado y publicado sobre la labor de ciertos trabajadores públicos en Navarra, como por ejemplo en relación con el cuerpo de la policía municipal de Pamplona. Sin ir más lejos, quien esto escribe padeció un par de desagradables encontronazos con este cuerpo que si bien son mejor pasar por alto (pero no olvidar) pueden ser tema para otra misiva y otro día. Sin embargo, en esta carta quiero alabar la labor de un trabajador de la cosa pública (la res publica que dirían nuestros antepasados latinos). Esta persona (no puedo ni quiero ofrecer datos sobre ella ni de dónde trabaja aunque juro que es de carne y hueso y no producto de mi calenturienta imaginación) actúa con diligencia, prestancia, solicitud, eficiencia y voluntad, cualidades caras de ver en algunos funcionarios públicos. A pesar de parecer (y ser) redundante, me detendré brevemente a desarrollar los calificativos arriba mencionados y, a su vez, algunas de las cualidades que hacen de este trabajador el funcionario público más solícito con el que me he topado en toda mi vida. Domina idiomas, es educada, mantiene la calma y las formas, atiende todas las dudas, se adelanta a ellas y, en definitiva, está siempre pendiente de cada detalle de los cientos de personas que acuden a la oficina donde el trabaja todos los días. Nunca le he visto poner una mala cara ni desatender las cuestiones de ninguno de los ciudadanos que inquieren su ayuda o a los que ella misma se dirige por propia iniciativa.
Quien quiera se haya cruzado con esta persona durante algún trámite burocrático en la oficina donde trabaja estoy seguro de que ya sabrá de quién estoy hablando pese a la somera descripción anterior porque su diligencia y eficacia se palpan incluso antes de atravesar la puerta. En tiempos convulsos en los cuales tendemos a poner el foco en los aspectos negativos de nosotros mismos, simplemente quería con estas palabras encomiar la labor de un trabajador que día tras día realiza su labor con diligencia y profesionalidad. Al mismo tiempo, tomando a este trabajador como paradigma, quiero alabar también la labor de otros funcionarios públicos que realizan su trabajo con la misma abnegada profesionalidad pero que tristemente cargan con la mala fama que del funcionariado en general tiene la mayoría de la población. Esta reputación es, en algunos casos, como intento explicar, injusta, porque siempre y en todo lugar habrá algunas personas buenas.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba