Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

El derecho al aullido

25/03/2018Susana Aragón Fernández

Patricia, han matado a tu hijo, a tu único y pequeño hijo, a tu sol y a tu vida. Lo han asesinado con sus sólo 8 años. Te han arrebatado para siempre sus sonrisas, sus juegos, su chispa, su inocencia, su curiosidad, sus despertares, sus preguntas, el brillo de sus ojos, sus manos tiernas, su aroma, su alegría… Ya no lo tienes cerca ni lo vas a tener más, por más que siempre lleves su recuerdo en tu corazón y ahí quede pegado a tu piel todos los días de tu vida como una cicatriz que recorre tu cuerpo entero. Lo ha matado la novia del que fue tu marido: el padre de tu hijo. No entiendes y seguramente nunca entenderás qué le ha podido llevar a hacer semejante monstruosidad. Ella se lo llevó un día de finales de febrero, cuando el niño caminaba solo, tranquilo, en su entorno familiar, en el camino de casa de los abuelos a casa de los tíos. Ese camino que tantas veces había recorrido. Se lo llevó y lo asfixió. Os lo ha arrebatado a ti, a su padre, a toda la familia, a sus amigos y compañeros, a sus vecinos… a todos nos lo ha arrebatado. Patricia, quiero decirte que tienes derecho a gritar tu desgarro, a aullar tu dolor, a explotar de rabia. Antes de la tristeza y del perdón está el dolor y la rabia. Has estado tanto en el punto de mira de todos, tantas cámaras grabando, tantos periodistas, tanta gente implicada…, que quizá te has visto en la necesidad de mantener la compostura, has llegado incluso a pedir que no se difunda el odio. Tu actitud está causando admiración. Pero a mí me deja una desazón. Temo que esa actitud tranquila, animando a la contención de las emociones, esté siendo para ti una mordaza a lo que seguramente estás sintiendo. Patricia, tienes derecho a revolverte, a sacar tus dientes, a gritar desde tus entrañas sangrantes, el derecho a dejar salir el aullido de tu alma malherida… Esto no va a causar tanta admiración, pero quizá tiene que ver con nuestra época light: no soportamos estar cerca del dolor, mucho menos sentirlo. Huimos de cualquier dolor y evitamos la presencia de quienes están sufriendo. Por eso creo que tu contención, Patricia, ha gustado tanto: porque nos pone ante una situación dolorosísima, pero parece que el dolor que se transmite está aminorado: lo podemos presenciar sin contagiarnos mucho. No hemos escuchado ese aullido que nos sobrecogería, que nos haría temblar. Te debemos algo, Patricia: dejarte sentir y expresar todo tu dolor, aunque sea de forma poco civilizada, aullar el dolor como el animal herido que ahora eres. Porque tienes motivos para ello y te debemos acompañarte en ese dolor, no juzgar las formas del dolor ni huir de ti cuando las emociones broten salvajes como salvaje es la situación que te está tocando vivir. Hoy, en este mundo tan bien diseñado, tan minimalista, tan tecnológico, tan frío, tan alejado de muchas emociones… pido para ti y para tantas personas que sufren, el derecho al aullido y deseo que quienes te rodeamos sepamos abrazarte y recogerte aunque tu dolor nos encoja el corazón.

Selección DN+
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+