Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Bajeras y convivencia

04/04/2016Ana Isabel Flores Domínguez

El Ayuntamiento de Pamplona, en vez de buscar una solución a la problemática de las bajeras, pretende que haya una “convivencia”.

Me gustaría que los del Ayuntamiento vinieran a vivir a mi casa, aunque fuesen simplemente dos días. Se darían cuenta que es imposible la convivencia, vivir, descansar y aparcar en la Calle Larregla.

Hay una bajera en la cual sus alquilados no respetan a nada ni a nadie: se ponen a jugar con el balón en la misma calle, dando balonazos a los coches aparcados, la música alta no deja dormir, vomitonas en la acera y basura, aparcan sin pagar la zona azul -quitando sitio a los vecinos y ‘vacilando’ a los vigilantes de la misma porque, después de llevar minutos y horas sin ticket, llega el responsable y le dicen “me voy ahora”, pero se dan la vuelta a la manzana y vuelven a aparcar-.

Se les puso una denuncia por el tema de la música. La policía municipal vino a mi casa y si el máximo permitido es de 3,5, en mi habitación llegaba a 4,7.

La denuncia se archivó por estar ‘el fondo y la forma mal’. Por lo visto, la policía municipal tenía que haber medido en mi habitación y en la calle, pero en la calle no se hizo y por este motivo se archivó. Parece que la policía municipal no sabe hacer su trabajo -según el Ayuntamiento-, o estos chavales tienen algún tipo de ‘enchufe’ en el Ayuntamiento. Poner denuncias está claro que no sirve ya que las acaban archivando. La noche del 23 al 24 de marzo aquí ni se durmió ni se descansó. La música alta durante toda la noche, a las 4 de la mañana se pusieron a jugar al balón, a las 7, 30 salieron a la calle hablando muy alto y la música todavía más alta que durante toda la noche.

¿Vamos a tener que vender el piso e irnos a otra zona, tal y como le pasó al señor de Santa María la Real que tuvo que irse de su casa porque el Ayuntamiento no le daba una solución? ¿O acabar en el médico para que nos den pastillas para dormir y para la ansiedad por culpa de estos chavales?

O, si no, que nos proporcionen una vivienda como a los ‘okupas’ que les dieron un chalet para poder vivir y descansar.

En el Casco Viejo ya han tomado medidas contra los bares para que molesten lo menos posible a los vecinos, ¿y qué pasa con el resto de ciudadanos?

El resto de ciudadanos también pagamos nuestros impuestos.

El otro día hizo buena tarde, con lo cuál fue una tarde sin poder estar tranquilos en casa: toda la tarde con el balón, dando balonazos a los coches aparcados, la puerta de la bajera abierta, teniendo que aguantar toda la tarde su música y ocupando la acera con sillas y mesas -de modo que sin poder pasar por esa acera ni silletas ni ‘tacatacas’, etc-.

Esto es lo que nos espera desde ahora hasta que venga el invierno.

Los bares pagan impuestos por las terrazas, tienen que hacer obra para tener la licencia minp, insonorización, etc, pero en las bajeras vale todo. El ayuntamiento tiene que velar por sus ciudadanos, por todos ellos, no solo por la juventud que son -supuestamente- “los que les votan”. 

¡Soluciones reales ya!
Selección DN+
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+