x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
   

Guía útil sobre el encierro

El encierro es un coctel de emociones. Si tú también quieres experimentar la magia de la carrera más peligrosa del mundo, aquí tienes cinco consejos

Las mejores imágenes del encierro exclusivas de los fotógrafos de Diario de Navarra

Imágenes exclusivas del primer encierro

FERNANDO PIDAL

 

 

Se santiguan. Resoplan. Saltan. Alzan la vista a la hornacina. Enrollan el periódico. Suspiran. Susurran un ruego a San Fermín. Se aferran a su fe en el 'capotico'. El cohete explota en el cielo y con él, la adrenalina. Después, nervios y miedo, a partes iguales. El encierro es un coctel de emociones. Si tú también quieres experimentar la magia de la carrera más peligrosa del mundo, aquí tienes una guía útil.

1. ¿QUÉ DEBO HACER PARA CORRER?

Antes de nada, pregúntate si estás preparado. Debes conocer bien el tramo en el que quieres correr -no, nadie corre los cerca de 850 metros completos-, estar en buena forma física y, sobre todo, descansar bien la noche anterior e ir sobrio. ¿Apruebas este test? Entonces, cálzate las zapatillas y vístete con ropa adecuada para el evento. Olvídate de los complementos tecnológicos, la policía te echará si te pilla con el móvil o una cámara, aunque sea tipo GoPro.

Cuando el reloj de San Cernin marca las 8 horas, un cohete anuncia el comienzo del encierro, se abre la puerta de los corrales y se retiran las barreras formadas por los policías municipales para contener a los mozos. Un segundo cohete avisa de que ya ha salido la manada completa, el tercero informa de que la manada está ya en la plaza de toros y el cuarto indica que toda la manada ha entrado en los corrales. ¿Cuánto dura? El encierro no tiene una duración determinada, pero la media suele estar en los 3 minutos y medio.

Cuando llegue el momento de enfrentarte a los astados -son seis toros, ocho cabestros les guían y otros tres salen como 'coche escoba-, recuerda que no corres solo. Los fines de semana están especialmente masificados y esto es, a veces, más peligroso que los seis toros bravos, a los que, por supuesto, debes respetar y no tocar. Si te caes, que es muy probable, no te levantes, cúbrete la cabeza con las manos y permanece inmóvil.

El acceso al recorrido sólo se puede hacer por la puerta de la plaza consistorial o por la puerta de la plaza del mercado de 6.30 a.m. a 7.30 a.m., y no necesitas registrarte previamente en ningún sitio, es gratis.

¿Cómo? La mejor manera de correr el encierro es empezar despacio y aumentar la velocidad cuando los toros están cerca, siempre atento a los astados y al resto de corredores. En el momento en que no puedas seguir, debes retirarte, dejando paso libre al resto de personas que corren, molestando lo menos posible.

 

2. NORMAS PARA TATUARSE EN LA MENTE

  • Está prohibido correr ebrio.
  • Está prohibido introducir mochilas, cámaras de vídeo o cámaras de fotos dentro del recorrido.
  • En caso de caída, no debes levantarte.
  • Obedece a los pastores y dobladores.
  • No toques a los toros.
  • Una vez que han pasado los toros delante de ti, no sigas corriendo.
  • Antes de que comience el encierro a las 4.30h, 60 personas de las brigadas de limpieza, recogen la basura generada durante la noche y limpian todo el recorrido.
  • A las 5.00h, 60 carpinteros colocan el vallado de madera que servirá de refugio para los corredores y espectadores.
  • Unos minutos antes de que dé comienzo el encierro, las autoridades municipales realizan una inspección del recorrido.
  • A lo largo de todo el recorrido existen distintas puertas que se van cerrando tras el paso de la manada para evitar que los toros puedan volverse.
  • Cerca de 120 agentes de policía municipal y 40 de policía foral controlan y vigilan cada uno de los tramos.
  • 16 ambulancias, 15 puestos de socorro y 165 personas de los servicios sanitarios, se ubican en distintos puntos del recorrido para asistir a los corredores.



3. Y SI NO CORRES

Si te gustan las emociones fuertes, pero aprecias tu vida y no te la quieres jugar, puedes ver el encierro desde alguno de los balcones del recorrido. Si no tienes familiares, amigos o conocidos con un piso con vistas privilegiadas, prepárate para sacar la cartera para alquilar un balcón. Seguramente te ofrecerán un desayuno, pero por mucho que traten de endulzar tu experiencia, el precio te dejará un regusto amargo.

El encierro también se puede ver desde el vallado, puedes hacerlo en la cuesta de Santo Domingo, la plaza del Ayuntamiento, el final de Mercaderes y entre Estafeta y la plaza de toros. Es un poco latoso porque tienes que colocarte en la segunda valla -hecho que reduce notablemente la visibilidad- e incluye un madrugón y una larga espera: calcula que tienes que estar a las 6.30 horas para tener hueco.

Otra opción es ir a la plaza y ver la entrada de los toros y la suelta de vaquillas posterior.
 

4. EL PRIMERO, EL MÁS ESPECIAL

El comentario más escuchado entre los corredores el 7 de julio es que “el primero es el más especial”. No sólo el primer encierro de tu vida, sino el que estrena las fiestas. Y lo es, en parte, por un 'momentico' jotero que sólo tiene lugar ese día.

Justo 5 minutos antes de que se abran los corralillos, cientos de mozos culminan su ritual particular con el primer cántico al santo. Les toman el relevo la voz de la jotera Susana Nagore y las notas del acordeón de Andoni Armendáriz. "No sabe qué es emoción, quien no ha corrido el encierro, cuando al sonar el cohete, se acelera el corazón", canta con los brazos en jarra y la mirada fija en el santo morenico. Se trata de un homenaje que estos dos pamploneses brindan a los corredores todos los 7 de julio desde hace 20 años. Los mozos se lo agradecen con un sonoro aplauso.

"La iniciativa surgió por una apuesta con un amigo. Él me provocó con un 'no hay narices' y, como buena navarra, cumplí. Desde entonces, venimos todos los años para que el moreno eche un capote a los mozos", cuenta Nagore, emocionada tras la jota.

5. SÓLO UN 14% SON PAMPLONESES

Hombre (92%), joven (el 75% es menor de 35 años), extranjero (45%) y que se encara con los astados por primera vez (46%). Este es el perfil del corredor habitual en los encierros de Pamplona, según los datos recogidos por el Ayuntamiento en 2016. De las 16.448 personas que corrieron el año pasado, sólo un 14% eran de Pamplona.

Por procedencias, la composición del grupo internacional de corredores es en un 20% estadounidense, en un 8% australiano o neozelandés y en un 3% británico. Es menor la participación de corredores latinoamericanos (1,5%) y franceses (1%). El 12% restante proviene de otros países.

El 28% de los corredores eligen el tramo de Santo Domingo, el 26% Ayuntamiento/Mercaderes, el 21% el inicio de la calle Estafeta (21%) y final de Estafeta/Telefónica/Callejón (25%).


6. LOS CÁNTICOS

Antes de correr el encierro, los participantes piden que San Fermín les eche un 'capotico' con tres cánticos bajo la hornacina de la cuesta de Santo Domingo, cinco, tres y un minuto antes de que suene el cohete en el cielo y estalle la adrenalina. Si vas a correr, convendría que te aprendieses la letra -por si resulta que da suerte-:

"A San Fermín pedimos,
por ser nuestro patrón,
nos guíe en el encierro
dándonos su bendición.

Entzun arren San Fermín
zu zaitugu patroi
zuzendu gure oinarrak
entzierru hontan otoi".

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+