Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
   

Cinco cosas que debes saber del Chupinazo

Si no eres 'PTV' -pamplonica de toda la vida-, aquí tienes cinco consejos para sobrevivir dignamente al Chupinazo

Chupinazo 2015.

Chupinazo 2015.

ARCHIVO/AFP
El 6 de julio es "el día más esperado del año" para casi el 100% de los pamploneses. Está remarcado en rojo, en negrita, subrayado y escrito en mayúsculas en sus calendarios desde que la ciudad entonó el 'Pobre de mí'. Si no eres 'PTV' -pamplonica de toda la vida- y no sabes de qué se trata todo esto, no te preocupes. Aquí tienes cinco consejos para sobrevivir dignamente al Chupinazo:
 
1. EL KIT Y EL 'OUTFIT' SANFERMINERO
 
Olvídate de ir de punta en blanco, aunque de hecho este sea, junto al rojo, el color oficial. No renuncies a estos dos tonos, pero busca ropa a la que no tengas demasiado cariño porque seguramente irá directa a la basura. En la plaza del Ayuntamiento, el 6 de julio, 'llueve' mostaza, vino, sangría, champán, harina, azafrán... No podrás evitar empaparte con este mejunje.
 
Apuesta por calzado cómodo y renuncia a las chancletas o sandalias. No son buena idea si les tienes cariño a los dedos de tus pies y si quieres seguir disfrutando de los Sanfermines. Esa plaza que parece tan pequeña cuando está vacía albergará hoy a cerca de 12.500 personas. Imagina los empujones y pisotones. No, mejor sin chancletas.
 
El pañuelo se coloca anudado a la muñeca o guardado en el bolsillo hasta que el cohete suene en el cielo. Después, la tradición es ponérselo en el cuello, pero hay quien lo lleva de complemento a modo de diadema en el pelo o brazalete. Para gustos, los colores.
 
El vidrio está prohibido en la plaza. La policía te lo quitará en los accesos al Ayuntamiento si intentas colarlo, allí se revisan minuciosamente todas las bolsas. Así que si quieres beber o rociar, es mejor que compres la bebida en botellas de plástico o briks.
 
2. ALMUERZO
 
El día 6 es muy largo y necesitarás fuerzas y poso para recibir a los litros. En Pamplona es muy típico el almuerzo previo al Chupinazo. Las cuadrillas reservan con meses de antelación un lugar céntrico para hacer frente al primer estallido del día: el de las yemas cuando el pan se hunde en los huevos fritos sobre las magras con tomate. Este es uno de los menús habituales.
 
3. COMO SARDINAS EN LATA, O NO
 
Ahora ya sabes que, si has decidido entrar a la plaza del Ayuntamiento, debes armarte de paciencia. La plaza Consistorial recibirá hoy a alrededor de 12.500 personas en algo más de 1.100 metros cuadrados. Es decir, que, si te animas, estarás allí a las 12 del mediodía con más gente que la que vive en todo el Casco Viejo de Pamplona durante el año, cerca de 11.200 vecinos.
 
Pero, si con todo lo que ahora sabes, se te han quitado las ganas, no te preocupes, no es la única opción para disfrutar del inicio de las fiestas. También puedes respirar el ambiente sanferminero en los cinco lugares en los que el Ayuntamiento colocará pantallas gigantes: Parque de Antoniutti, Paseo Sarasate, Avenida Carlos III, Plaza del Castillo y Plaza de los Fueros.
 
4. LA CANCIÓN QUE INAUGURA LAS FIESTAS
 
Si te quieres quedar con uno de esos pamplonicas que presumen de ser los “más sanfermineros”, hazle esta pregunta: “¿Cuál es la primera canción de los Sanfermines?”. Y, claro, apréndete bien la respuesta porque es muy probable que no la sepa o que se le complique la pronunciación del título y tú tengas ocasión de marcarte un tanto: las notas de la 'Biribilketa de Gainza' inauguran musicalmente las fiestas. La pieza es interpretada en el interior del zaguán del Ayuntamiento por La Pamplonesa y el grupo de txistularis justo después de que explote el cohete en el cielo. A continuación, la plaza parece palpitar cuando los gaiteros salen al 'ruedo' para comenzar el pasacalles, formando un reguero de boinas rojas que se abre paso entre la marea que corea sus partituras.
 
5. ALÉJATE DE LA FUENTE DE NAVARRERÍA
 
A pesar de que en algunas guías de viaje se promocione, no es una tradición. Trepar a la fuente de Navarrería y lanzarse desde arriba esperando que los que están abajo actúen de colchón se ha convertido en una costumbre para algunos visitantes, sobre todo guiris. Un juego peligroso que ha dejado accidentes graves.
 
En vez de jugártela sin necesidad, puedes 'ducharte' bajo los cubos de agua que se lanzan desde los balcones tras el cohete o ir a bailar los temas del verano en los bares y peñas que ya no cierran hasta el amanecer.
 

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+