Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ENTREVISTA a pilar calvo

"La fragilidad emocional en los niños es un rasgo creciente"

Así lo destaca Pilar Calvo, del Consejo General de la Psicología de España

Una niña comiendo.

Una niña comiendo.

DN
Actualizada 29/10/2016 a las 15:05
  • efe.madrid

Mientras que las generaciones anteriores eran más resistentes a las adversidades de la vida ("resiliencia"), la fragilidad emocional es un rasgo de personalidad creciente en la sociedad actual, algo que una educación adecuada puede prevenir, según Pilar Calvo, del Consejo General de la Psicología de España.


"La educación no es solo aprobados y suspensos, estamos hablando de algo más profundo, del desarrollo de todas las necesidades de los muchachos, de una personalidad que permita adaptarse a la realidad con competencias para ser ciudadanos proactivos y responsables", explica esta experta con motivo de las primeras jornadas estatales de Psicología Educativa, que terminan en Madrid.


Según la psicóloga, existe una "hiperprotección" en la educación de los hijos en los últimos tiempos y una tolerancia baja a la frustración por parte, sobre todo, de niños y adolescentes.


Calvo, coordinadora de Psicología Educativa del consejo, precisa que no se está facilitando a las personas la autonomía suficiente para desarrollar y poner en práctica competencias emocionales y de conducta.


Por otro lado, nos encontramos en un mundo donde necesitamos respuestas rápidas para todo y por todo, especialmente en el caso de niños y adolescentes: "Tengo que tener lo que deseo ya, inmediatamente". Sin embargo, "aprender a esperar es importante", aconseja.


También llama la atención sobre la adicción a las nuevas tecnologías, una "hiperconectividad" que repercute en los hábitos sociales y personales de muchos adolescentes, en sus niveles de atención y concentración.


Otro elemento es el de las familias perjudicadas por la crisis económica, lo que ha repercutido en la salud mental de los padres y esto, a su vez, en la educación de los hijos. Las normas de comportamiento se relajan o, a veces, simplemente no existen por las circunstancias del hogar.


"Digamos que estamos en el siglo en el que más se habla de inteligencia emocional y, sin embargo, estamos viendo la fragilidad emocional tanto de adolescentes y jóvenes como de muchos adultos", enfatiza Calvo.


Y todo esto influye, claro, en el aprendizaje y el rendimiento académicos, pues el fracaso escolar no se debe a un déficit intelectual o de estudio siempre, sino que es fruto de "una problemática emocional, social, conductual" en ocasiones.


Un factor determinante del aprendizaje es la motivación, basada e emociones positivas, lo que nos permite poner los medios y la energía para conseguirlo. Depende de que uno tenga metas, sienta que es capaz de alcanzarlas y esté educado en el esfuerzo, lo que favorecerá la adquisición y retención de conocimientos.


Por el contrario, un nivel muy elevado de ansiedad supone que la capacidad de atención y de memoria disminuyen al darse una alteración en la zona del lóbulo frontal del cerebro.


"Cuando vivimos emociones negativas, repercute ya en la conexión neuronal y, por tanto, va a repercutir en el rendimiento", explica la psicóloga.


También los problemas para relacionarse con los demás, con compañeros y profesores, perjudican el aprendizaje, pues se tiene una sensación de poca valía, de poca autoestima.


Otro sentimiento es el de la "indefensión aprendida". Se da en aquellos chicos que crecen con la idea de que son incapaces de hacer ciertas cosas, ni lo intentan y el problema se cronifica.


Por eso, la Psicología Educativa recalca la importancia de trabajar también con los alumnos de manera "contextualizada" y con todos los miembros de la comunidad escolar, pues el ámbito educativo es "para la prevención, la detección y la intervención".

En este sentido, Calvo denuncia que esta disciplina está "desaprovechada" en el sistema educativo. Hay orientadores educativos que carecen de la formación necesaria para conocer la conducta humana.


"Pedimos que se tenga en cuenta la orientación especializada y, en este caso, a los profesionales de la Psicología", que tienen la competencia académica y la formación práctica necesarias, argumenta.


Además discrepa de que la orientación educativa se limite a la Secundaria. "Si hablamos de tareas preventivas, esto es a lo largo de toda la escolarización".


La psicóloga defiende actuar desde Infantil para prevenir los factores de riesgo, detectar y revertir cualquier problema de conducta y evitar que acabe convirtiéndose en una inadaptación.


Además, estimular los factores protectores, como los vínculos positivos, las buenas relaciones personales, descubrir la autoestima y desarrollar habilidades sociales es fundamental para que una evolución positiva y equilibrada de la personalidad.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+