ASESINATOS

Al menos 185 ecologistas murieron asesinados en 2015

Filipinas, con 33 asesinatos, y Colombia, con 26, completan el podium de la violencia contra los activistas ambientales

Imagen de la noticia

Imagen de un oso pardo. DN

21/06/2016 a las 06:00
  • COLPISA
El número de personas asesinadas por defender terrenos contra su explotación en busca de recursos naturales aumentó despiadadamente en 2015. Según la ONG británica Global Witness ('testigo global'), que documenta este fenómeno, el año pasado registraron la muerte violenta de 185 ecologistas en todo el mundo. La cifra es más de un 50% superior a la de 2014, cuando constataron 116 casos. Brasil, con 50 víctimas, es el país que más muertos acumula a causa de la incesante la lucha por tierras y materias primas que vive la Amazonia.

"Con la continua demanda de productos como minerales, madera y aceite de palma, gobiernos, empresas y bandas de delincuentes están apropiándose de tierras haciendo caso omiso de la gente que vive en ella", asegura Billy Kyte, responsable de campañas de Global Witness, en un comunicado. La ONG ha recogido los 185 casos que ha podido documentar a lo largo de 2015 en un informe que ha bautizado como 'En terreno peligroso. En él reconocen que la cifra real de este fenómeno probablemente es muy superior, pero que la mayoría de casos nunca se denuncian. A menudo, denuncian, incluso los que se ponen en conocimiento de las autoridades quedan sin respuesta. "Por cada asesinato que documentamos hay muchos otros que no se denuncian", señala Kyte.

Filipinas, con 33 asesinatos, y Colombia, con 26, completan el podium de la violencia contra los activistas ambientales que describe Global Witness. Según la ONG, al menos 42 casos se debieron a la lucha contra explotaciones mineras. Le siguen los sectores de la industria agrícola (20), la tala y las centrales hidroeléctricas (15 cada una). Además, señalan, las poblaciones indígenas son las más afectadas por las muertes violentas. En casi el 40% del total de casos registrados en 2015 los muertos eran nativos de la región que luchaban por conservar.

"Cada vez es más común que las comunidades que toman cartas en el asunto se encuentren en el punto de mira de la seguridad privada de las empresas, las fuerzas de seguridad del Estado y un mercado floreciente de asesinos a sueldo", recalca el responsable de campañas de Global Witness. La ONG afirma que estos crímenes no solo están provocados por la codicia de las empresas que quieren explotar los recursos de un territorio concreto, sino también por las decisiones de los consumidores en los países desarrollados.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra