Medio Ambiente

Las ONG calculan que más de 185.000 animales han muerto envenenados en España en veinte años

WWF y SEO/BirdLife reclaman a las autoridades un control sobre el 'stock' de sustancias ilegales en manos de agricultores, ganaderos y cazadores

Un ave rapaz envenenada.

Un ave rapaz envenenada.

CEDIDA
Actualizada 10/06/2016 a las 11:02
Etiquetas
  • AGENCIAS . MADRID
Los cebos envenenados en España han matado entre 1992 y 2013 a 18.503 animales en 8.324 episodios registrados. Sin embargo, estas cifras son solo la punta del iceberg. WWF y SEO/BirdLife consideran que la cifra real se debe multiplicar por diez hasta los 185.000 fallecimientos. Es decir, unas 9.000 muertes al año. Los motivos de por qué el informe 'El veneno en España' presentado por ambas organizaciones con el apoyo de la Fundación Biodiversidad radican en diversos factores. “Los propios envenenadores se llevan los animales, o que estos no se encuentran o por los falsos negativos”, apunta Carlos Canos de WWF.

De las muertes contabilizadas, a través de las bases de las dos ONG y la Guardia Civil, destaca que el mayor número de animales muertos corresponden a a las aves rapaces con un 34% (6.230 ejemplares), seguido de los animales domésticos (un 22%, 4.036), principalmente perros y gatos que viven en el campo. Entre esas aves rapaces, el estudio hace hincapié sobre el efecto que los cebos tienen un especies que se están reintroduciendo o están en peligro, como el buitre negro (609 casos), el quebrantahuesos (35 intoxicados) o el águila imperial (167).

El tercer puesto lo ocupan otros aves (un 11%, 2.029), sobre todo abejarucos o cigüeñas). El siguiente grupo son los carnívoros terrestres, con 1.645 casos (un 9%) que en su gran mayoría son zorros. Las palomas suponen un 8% de los envenenamientos (1.516), los córvidos un 5% (931) y, por último, los mamíferos silvestres como jabalíes, conejos o ciervos, que representan el 3% de los casos analizados (504 casos). Seis de cada diez casos se han producido durante estos años en las comunidades más extensas, como son Andalucía, Castilla y Lóen y Castilla-La Mancha.

El uso de los cebos envenenados está ligado a la caza y a la ganadería extensiva. “Se usa para acabar con el zorro o el lobo. Pero también se han visto casos en la colombicultura (crianza de palomas) o en la apicultura”, ha destacado David de la Bodega, coordinador del proyecto Life+Veneno, quien ha destacado el gran 'stock' de productos tóxicos ilegales en manos de gente del campo. Las sustancias más usadas para envenenar fauna son el aldicarb, el carbofurano y la estricnina. Todas ellas de gran toxicidad y prohibidas en la UE desde hace años. “La estricnina está prohibida desde 1994 y es la más usada en Galicia y Asturias”, ha recalcado De la Bodega. “Cinco gramos de aldicarb puede matar a 154 personas o a 50.000 cernícalos”, ha ejemplificado el representante de SEO/BirdLife.

Para acabar con el veneno, ambas ONG han solicitado la implantación de un sistema integrado de gestión para los pesticidas obsoletos; fomentar la creación de equipos de trabajo especializados, como las patrullas caninas del Speorna que han demostrado “su eficacia”; más formación y capacitación, dotar de más recursos para necropsias, analíticas y tipificar como infracción la tenencia de sustancias tóxicas prohibidas. Además, recuerdan que la justicia actúa. “El envenenamiento de seis águilas imperiales le ha costado al culpable un año y medio de cárcel y 360.000 euros de multa”, apunta De la Bodega.
Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra