Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
Salud

El cáncer de ovario, una enfermedad silenciosa y "devastadora"

Afecta a 3.000 mujeres cada año en España y casi en el 80 % de los casos se diagnostica en fases avanzadas

Varios médicos y enfermeros, durante una operación.

Varios médicos y enfermeros, durante una operación.

ARCHIVO
Actualizada 08/05/2016 a las 14:05
Etiquetas
  • EFE . MADRID
Afecta a 3.000 mujeres cada año en España y casi en el 80 % de los casos se diagnostica en fases avanzadas, es el cáncer de ovario, el tumor ginecológico "devastador" que más muertes provoca, aunque los avances en los últimos años en cirugía y terapias han permitido aumentar la supervivencia de las pacientes.

Es una enfermedad "silenciosa" porque los síntomas se manifiestan cuando ya ha avanzado, además no hay técnicas de cribado más allá de la revisión ginecológica en la que se pueda detectar algún tipo de quiste o masa en el ovario que se tenga que revisar porque "resulte sospechoso".

"Cualquier mujer que tenga síntomas abdominales o pélvicos, del tipo que sean, como sensación de peso, digestiones pesadas, que persistan más de quince o veinte días, que no tengan causa clara y no mejoren con el tratamiento que indique el médico, tendría que ir al ginecólogo", explica el presidente del Grupo Español de Investigaciones en Cáncer de Ovario (GEICO), Antonio González.

El problema, subraya el oncólogo médico de la MD Anderson Cancer Center Madrid Raúl Márquez, es que la cavidad abdominal es muy amplia y cuando la enfermedad empieza a dar signos es porque ya ha crecido y "probablemente" se ha diseminado por el abdomen.

El mejor escenario es detectarla en una revisión ginecológica a través de una ecografía transvaginal, que muestre un nódulo o "tumor feo" antes de que de los síntomas aparezcan y poder coger así la enfermedad a tiempo, indica Márquez con motivo del Día Mundial del Cáncer de Ovario.

El cáncer de ovario aparece fundamentalmente entre los 45 y 65 años, aunque conforme a la edad aumenta la incidencia. El factor "claro de riesgo" para el desarrollo de este tipo de cáncer es la presencia de los genes BRCA1 o BRCA2, que pueden detectarse con un análisis de sangre, explica el presidente de GEICO.

La mujer que tenga conocimiento de ser portadora de la mutación puede prevenir la enfermedad con una cirugía preventiva, lo que conlleva la extirpación de ovarios y trompas.

Lo más efectivo para hacer frente a esta patología, que representa el quinto tipo de cáncer en orden de incidencia en mujeres tras el de mama, el colorrectal, el de endometrio y el de pulmón, es la cirugía. Las pacientes "inevitablemente" tienen que pasar por el quirófano.
"La tasa de supervivencia depende mucho de la cirugía que se haga al principio, si la paciente es sometida a una cirugía adecuada donde se quite toda la enfermedad visible, sus espectativas de vida son significativamente superiores a las que les queda enfermedad de forma residual tras la primera intervención", asegura Márquez.

Lo más importante, continua, es operar bien porque la cirugía es "la piedra roseta" del cáncer de ovario.

Este experto apunta que hay unas gráficas dependiendo del estadio del enfermedad que reflejan la supervivencia de la paciente: cuanto más avanzada menos posibilidades tiene de sobrevivir y de media en fases avanzadas suelen ser alrededor de 30 meses si no se ha conseguido extirpar el cáncer.

"Afortunadamente, las mejoras de la cirugía y del tratamiento médico han permitido aumentar la supervivencia de las pacientes en los últimos años", apostilla el presidente de GEICO, quien sostiene, además, que el actual es "un momento muy importante" porque cada vez hay más conocimiento de la biología molecular de la enfermedad, con lo que se pueden indicar tratamientos específicos frente a pacientes que tienen alteraciones específicas.

A pesar de que el cáncer de ovario es menos común que otros como el mama, es una "enfermedad devastadora" que necesita muchos recursos para la investigación y para mejorar la vida de las pacientes, reivindica González.

"Hacemos un llamamiento para que la gente participe en los ensayos clínicos, a que las instituciones colaboren con donaciones para aumentar la capacidad de investigación", recalca.
Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra