Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Viaje a las puertas del Hades con Fermín Bocos

¿Por qué ya no se teme al Infierno?

El periodista y novelista Fermín Bocos presentó el pasado día 10 de diciembre en el Club de Lectura de Diario de Navarra Viaje a las puertas del infierno, su último libro

¿Por qué ya no se teme al Infierno?
¿Por qué ya no se teme al Infierno?
  • Laura Puy Muguiro
Publicado el 14/12/2015 a las 10:14
"Siento decirles que he venido a hablar de mi libro y que contestaré a cualquier pregunta, salvo qué libro está escribiendo Julia Navarro y de qué va. Anticipo que no lo sé y que, aunque lo supiera, ni bajo tortura podría decirlo porque sí que sería el inicio de la verdadera tortura", bromeó el periodista y novelista Fermín Bocos. Marido de la también escritora Julia Navarro, eran sus primeras palabras el pasado 10 de diciembre en el Club de Lectura de Diario de Navarra. Y el libro del que iba a hablar era Viaje a las puertas del Infierno, con el que, en palabras de José Ignacio Roldán, responsable de comunicación del Grupo La Información, "el lector, que va siempre pegado al viajero, descubre varias puertas del Infierno y una del Cielo. Lo bueno es que esas puertas están repartidas por todo el mundo y eso nos permite conocer la cultura y la mitología clásica y lugares remotos de Europa, Asia y África".
Pese al título, no es un libro ni satánico ni esotérico y podría haberse titulado Cuando los dioses hablaban con los hombres. "Es un libro de viajes físicos y espirituales, un libro que nace de la idea de por qué los seres humanos a veces se sienten invadidos por la melancolía. Es buscar en el antecedente de quienes nos han precedido, como ellos lo hacían por medio de oráculos de los vivos y de los muertos, respuestas a las preguntas que seguimos haciéndonos: ¿tiene sentido la existencia?, ¿qué nos aguarda después de esta vida?".
Bocos indicó que en su último libro se ha preguntado "por qué ha desaparecido de nuestras conversaciones algo que durante 20 siglos en nuestra cultura judeocristiana católica incluso ha dado forma a nuestra forma de entender la civilización: el temor al Infierno como origen del miedo al más allá ante la incertidumbre que rodea qué nos aguarda tras la muerte".
El capítulo sobre la puerta del Cielo es el último, y "está en el Monte Athos (Grecia), un lugar en el que hay 21 monasterios, dos rusos, uno serbio y los demás griegos, todos ortodoxos, con unos 2.000 monjes, y al que no se permite la entrada a adolescentes, mujeres y a todo ser vivo del sexo femenino", según una norma firmada por un emperador bizantino en el siglo XI. Él estuvo allí, y supuso introducirse en la Edad Media. No hay coches y no cobran a quien entra. "Es un mundo que merece la pena conocer y en el que parece que el tiempo se ha detenido a favor del mundo interior". Relató que se integró en la rutina de los monjes: el monasterio abría a la salida del sol, cerraba a las seis de la tarde y a las tres de la madrugada se llamaba a la oración tocando un instrumento. "Recuerdo una noche una ceremonia realmente inquietante. Tenía a mi derecha a un señor de unos 80 años y a mi izquierda, uno que podía superar los 100. A esa hora, con el incienso y uno de los monjes ortodoxos que repetía algo parecido a una salmodia bizantina, iban desfilando alrededor del perímetro de la iglesia con reliquias. Fue una sensación de trasposición y traslación a otro mundo". Bocos preguntó después el sentido de estas ceremonias y de estar allí. Le contestaron que la imperturbabilidad: conseguir dominar todas las pulsiones y todo lo que puede ser origen de angustia. "Previamente hay un paso esencial: la renuncia a tantas cosas como tiene el mundo en el que vivimos. Tuve la sensación de que podía haberme quedado allí".
Narró además cómo fue a buscar al padre Fortea, un sacerdote católico aragonés, exorcista oficial de la Diócesis de Madrid. "¿Qué pasa cuando hay que hacer un exorcismo y usted expulsa al Maligno?, ¿cómo sabe que no se enfrenta a una superchería, a una autogestión o a un caso de esquizofrenia?, ¿cómo sabe si tiene delante a alguien poseído?". El sacerdote le contestó que no sentía nada, y que realmente ha tenido casos de gente que se ha podido acreditar que hablaban en lenguas que no conocían. "Un fenómeno paranormal".
Bocos defendió no pararse ante la barrera de lo desconocido. Como padre de tres hijos, dijo que su libro tenía un mensaje oculto, "una denuncia contra quienes están despojando de los planes de estudio las Humanidades: la filosofía, el griego, el latín, la historia de las religiones. ¿A qué conduce dejar a toda una generación en la indigencia del conocimiento de los clásicos?, ¿por qué entregarnos de manera desordenada a las nuevas tecnologías?, ¿qué prisa tenemos para llegar a Silicon Valley?, ¿por qué no darnos una vuelta por Roma, por Grecia, por Jerusalén?".
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones