Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Estela Chocarro y "El próximo funeral será el tuyo"

La novel que se atrevió a mirar alto

La novel que se atrevió a mirar alto
La novel que se atrevió a mirar alto
  • Laura Puy Muguiro
Actualizado el 21/11/2014 a las 17:37
El Premio Fernando Lara se creó en 1996, se celebra todos los años y se concede a una novela inédita en lengua castellana. La dotación del premio se fijó en veinte millones de pesetas y la primera edición alcanzó un alto nivel de participación, con 340 novelas presentadas. Hace dos años, diez novelas quedaron como finalistas de un total de 198 presentadas. Una de aquellas seleccionadas se titulaba Réquiem por el ángel caído, y la firmaba Stella Maris. No ganó, pero tampoco se ha quedado en un cajón: hoy esa novela se llama El próximo funeral será el tuyo y su autora, la carcaresa Estela Chocarro, que para presentarla al premio utilizó aquel seudónimo, tiene por delante varias semanas de encuentros con lectores por toda Navarra. Así dará a conocer el libro que ha editado Maeva y que cuenta la historia de Rebeca, una joven catalana que viaja a Cárcar para conocer sus raíces y descubre que su familia se vio envuelta en el crimen de una chica del pueblo en 1945. Chocarro tuvo el primero de esos encuentros en Pamplona, en el Club de Lectura de Diario de Navarra.¿Por qué presentó Chocarro la novela al Premio Fernando Lara? "Porque la ignorancia es muy atrevida", contestó sonriente la autora a la pregunta que le había formulado José Ignacio Roldán, responsable de Comunicación del Grupo La Información. "Hay que tirar a lo alto", continuó. "La vida ya te pone luego en tu sitio, pero ve primero hasta la puerta". Y así hizo. Se decantó por el Fernando Lara porque era un premio importante pero no tanto como el Planeta, "que es imposible". Y supo que era finalista porque con frecuencia consultaba la página web del premio. "No se molestan en llamarte, en eso es muy poco romántico...". Algo tenía la novela, estaba claro.
Algo de thriller con cierta dosis de ironía, "con un punto de amor, un punto de relaciones familiares, de misterio, y hasta de miedo", concretaba Roldán. Y algo más para que la editorial Maeva se fijara en esa historia que les estaban enviando Chocarro. Otro atrevimiento por parte de esta autora novel, según reconoció ayer. "Maeva publica autores extranjeros, pero parece que estaban buscando también autores de aquí del tipo de novela de la mía". Mandó unos capítulos, a los pocos días quisieron leerla entera y en una semana firmaban el contrato. "Fue rapidísimo. Amor a primera vista". Y cambió el título, de Réquiem por el ángel caído a El próximo funeral será el tuyo. Que Estela Chocarro sea mujer hizo que su personaje principal, Rebeca, también lo fuera. Y la creó nacida en Figueres (Gerona), interesada en viajar a Cárcar para conocer sus orígenes y dispuesta a investigar con los sorprendentes datos que va conociendo. Como apellido eligió Turumbay, por ser de su pueblo y por su sonoridad.
Si algo tenía claro la autora es que esa persona iba a ser alguien "normal y corriente", del estilo de Cary Grant en Con la muerte en los talones, "que me encanta". De ese modo, el peligro que podía sufrir su protagonista, a diferencia de un detective, era aún mayor. "Las amenazas, las agresiones... serían más dramáticas si las vivía una persona corriente". A esta chica acompañará Víctor, un periodista local, el contrapunto a Rebeca. "Ella es la sofisticación; él, el chico del pueblo. Porque aunque haya estudiado, se siente amedrentado por ella". Con ellos, varios personajes secundarios, como cuatro ancianos que viven en la residencia y que forman "la válvula de escape de la tensión de la novela".
La historia de su libro se basa en un crimen real que ocurrió en Cárcar en 1925, una historia que conoció desde niña y que siempre le atrajo. De hecho, añadió, todo el mundo en Cárcar la sabe, aunque en distintas versiones. Ella se limitó a buscar en la prensa local de la época los artículos publicados al respecto. Y ahí comprobó que "en Cárcar estábamos equivocadísimos" porque ni la causa de la muerte ni cómo apareció el cuerpo coincidían con ninguna de las versiones que circulaban por el pueblo. Pero ahí se quedó. No quiso investigar sobre el asesinato real. "Tenía que respetar la intimidad de los implicados", teniendo en cuenta que descendientes de una y otra parte, aunque lejanos, todavía viven. "Espero no haberme pasado hurgando".
Sobre la historia, Chocarro admitió que es universal y que podía haber ocurrido en cualquier pueblo de España que no fuese Cárcar. "Pero la sitúo allí porque es lo que mejor conozco y me parecía lo más noble por mi parte", explicó la autora, que con 18 años abandonó su pueblo para ir a estudiar Publicidad y Relaciones Públicas a Madrid, regresando a los seis años, tras licenciarse y haber estado trabajando una temporada.
¿Y ahora qué?, quiso saber Roldán. "Ahora que hemos cogido carrerilla, a por la siguiente", respondió Chocarro, que, por si alguien tenía alguna duda, añadió: "Y los personajes principales de esta novela tienen que estar".
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones