Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

PERSONAJES DE LAS FIESTAS

José Antonio Goñi y Aurelio Sagaseta, 'maestros' del ritmo y la música de la Procesión

El responsable de Ceremonias y el de Capilla de la Catedral de Pamplona comparten sus vivencias sobre una celebración que promueven desde la Seo

Ampliar Goñi, a la izda, y Sagaseta.
Goñi, a la izda, y Sagaseta.
  • JOANA PERNAUT. PAMPLONA
Actualizado el 07/07/2015 a las 06:00
La Procesión de San Fermín, en la sombra, se confecciona con protocolo. Los ojos más indagadores quizá detecten durante el cortejo de este martes, día grande de las fiestas, unos walkis. Los llevan los responsables de la catedral y del Ayuntamiento, entre otros. A través de estos aparatos, establecen un hilo de comunicación centrado, básicamente, en que la comitiva no se alargue ni se acorte demasiado. En ello se afana, por ejemplo, José Antonio Goñi Beasoain de Paulorena.

Él se define, en lenguaje civil, como el jefe de protocolo de la Catedral de Pamplona. Un cargo que conlleva la organización de la Procesión, tarea que Goñi, nacido en Mendigorría en 1976, desempeña desde hace alrededor de una década. Según valora, la coordinación no resulta complicada, aunque entraña "mucho trabajo". Sí que admite además que, este año, la celebración se ha envuelto en incógnitas. Se ha debido, concreta, al cambio en el gobierno municipal, de UPN a Bildu, a pocos días del inicio de las fiestas.

De hecho, el maestro de Ceremonias de la Catedral compartía estas inquietudes minutos antes de reunirse con representantes del Ayuntamiento de Pamplona, a una semana del inicio de los Sanfermines. ¿Iría el alcalde a la Procesión? ¿Cómo se entenderían con los nuevos encargados de protocolo del Consistorio? Estas preguntas merodeaban en su cabeza, pero tras el encuentro, Goñi suspiraba tranquilo: "Ha ido muy bien", apreciaba al detallar temas de protocolo y confirmarse que el alcalde Joseba Asiron sí acudiría a la Procesión.

“EL PUEBLO CANTA MUY BIEN..."

Antes, en compañía de Aurelio Sagaseta, canónigo-maestro de Capilla de la Seo de Pamplona desde 1962, Goñi remarcaba que la procesión se promueve y organiza desde la catedral. "A la Procesión está invitado el Ayuntamiento con su cortejo, es decir, la comparsa, los dantzaris, maceros, timbaleros, La Pamplonesa...". Una parte civil que se añade al desfile presidido por el dean, en palabras del canónigo.

Con ellos, walki en mano, se comunica Goñi para que todo se desarrolle como suele ser habitual. Entre tanto, él se queda con los aplausos que el santo recibe a la salida de San Lorenzo. Un momento, califica, "muy bonito".

Sagaseta, por su parte, describe que cumple más de medio siglo “haciendo lo mismo”, es decir, encargándose de la parte musical, en el interior de las iglesias. Y aún hoy, en la misa de San Fermín y en las vísperas del día 6, se maravilla de "cómo canta el pueblo". "No sé si es por Osasuna o por la plaza de toros, pero canta muy bien, y sin dirección. Una maravilla", insiste.

Ambos constituyen sus instantes predilectos. "Las vísperas han sido el cohete que marcaban el inicio de las fiestas durante siglos. Llegué en 1962 y entonces habían caído mucho. No eran de Mariano García, eran de un alemán y San Lorenzo no se llenaba". Una foto que en nada se parece a la estampa actual, contrapone, mientras remarca: "A la misa de San Fermín no he faltado nunca".

Al echar la mirada atrás, también destaca cómo la afluencia de este par de actos "ha ido a más, a mucho más". Y este eclesiástico y músico nacido en Ituren en 1935 reflexiona sobre una de sus preocupaciones que, opina, puede poner en entredicho el futuro de la Procesión: "Se para delante de un grupo musical y al año siguiente ya es tradición. Así se alarga mucho", sopesa.

UN DÍA CON TENSIÓN

En este punto, Goñi se explaya sobre la tensión que también acarrea este día. "Los gritos y los pitidos de la calle Curia se han convertido en un momentazo. Es un día de mucha tensión”, evalúa. En su memoria acumula "frases ofensivas" en torno a "comilonas y fusilamientos". "Si alguien se quiere quejar de algo, el obispo recibe a todo el mundo que pide cita. En el siglo XXI no es para estar gritando", subraya. Sagaseta, a su lado, asiente.

Este martes, Goñi no tendrá que llamar al servicio de meteorología del aeropuerto de Noáin para conocer el parte del tiempo. Una información, que el año pasado, por ejemplo, resultó clave para decidir si la procesión salía o no. Sí en cambio volverá a estar en la calle desde aproximadamente las 9 hasta las 14 horas. "Mi predecesor me contaba que, tras la procesión, se iba a pasear al Perdón para hacer tiempo para comer. Ahora es impensable", suspira. Él, después de esta ceremonia, seguramente se sentará a la mesa consigo mismo. Y allí, sí, entonará su particular  'viva San Fermín', tras desprenderse de la tensión acumulada y de un calor, que de cumplirse lo esperado, superará los 30 grados.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora