Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
San Fermín 2015

Sólo Hermoso de Mendoza saca una oreja del 'horno' pamplonés

  • El tórrido calor condicionó notablemente el resultado de la corrida, que pareció mermar incluso la vivacidad de los caballos toreros

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza.

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza.

EFE
0
Actualizada 06/07/2015 a las 22:31
  • EFE. PAMPLONA
El navarro Pablo Hermoso de Mendoza fue el único jinete que logró cortar una oreja en la corrida de rejones de los Sanfermines, celebrada hoy en una plaza monumental convertida en 'horno' por el asfixiante calor que reinó en Pamplona tras el estallido del chupinazo.

Un tórrido calor, que 'aplatanó' hasta al público que llenaba hasta los topes la monumental de Pamplona, condicionó notablemente el resultado de la corrida de rejones que, como todos los años desde hace más de tres lustros, se celebra en Pamplona tras el famoso "chupinazo".

Con la arena y los tendidos convertidos en un asfixiante horno, entre un constante e imparable agitar de abanicos, toda la lidia entró en un ritmo cansino y ralentizado.

Y es que la atorrante calima que reinaba sobre los tejados de la plaza pareció mermar incluso la vivacidad de los caballos toreros y, lo que es peor, asfixiar también las embestidas de unos toros que, por su excesivo peso, fueron los que más acuaron las extremas temperaturas.

En esa especie de "sauna" sanferminera, la corrida se saldó, contrariamente a lo que es costumbre, con el corte de una solitaria oreja que fue a parar a manos de Hermoso de Mendoza, el único de los tres jinetes que, con notable maestría, supo sacar partido de los voluminosos ejemplares del Niño de la Capea.

Ya pudo el de Estella haber cortado al menos otro trofeo de su primero, el toro de menos peso de la corrida y que, tal vez por ello, mejor desarrolló su noble condición y un galope rítmico que Hermoso condujo a su antojo con delicado temple a lomos de "Disparate".

No dejó nunca de torear a caballo el rejoneador navarro, en una faena impoluta donde lo que pareció menos trascendente fue la forma de clavar banderillas, que también hizo con gran ortodoxia.

Sólo sus fallos con el rejón de muerte le dejaron sin el premio que sí que obtuvo del cuarto, un torancón de 620 kilos que se movió bastante menos pero al que Hermoso toreó con idéntica limpieza y con un añadido más de garra para obtener lucimiento en los terrenos cercanías.

Sergio Galán también se mostró correcto y pulcro con los dos toros de su lote, probablemente los de menos raza y movilidad de los seis.

Si su primero se fue cansinamente rajado hacia las tablas, el segundo llegó incluso a echarse agotado antes de que le entrara a matar, confirmando lo que ya apuntó cuando el jinete conquense le clavó los dos excelentes pares de banderillas a dos manos que fueron el cenit de su actuación.

Por su parte, el también navarro Roberto Armendáriz tuvo una tarde plagada de desaciertos, precipitado con los aceros de muerte y dejando que los romos pitones de los toros tropezaran más de la cuenta las grupas de sus caballos.

A Armendáriz se le vio toda la tarde más interesado por pasar por la cara para clavar banderillas -y no siempre con precisión- y por adornarse con alardes efectistas que por lidiar con mando y sentido las embestidas de un lote, sobre todo con el tercero, que se tumbó a mitad de faena, también afectado por un calor que derretía el abarrotado cemento de la monumental de Pamplona.

FICHA DEL FESTEJO

Seis toros, despuntados para rejones, de los hierros de El Capea y Carmen Lorenzo (1º y 4º), con mucho volumen y carnes, lo que, en tarde de altas temperaturas, condicionó su noble juego al restarles bríos y energías hasta hacer que varios se rajaran o incluso se echaran en la arena.

Hermoso de Mendoza: rejonazo trasero, metisaca, dos pinchazos, rejonazo y descabello pie a tierra (silencio); rejonazo muy trasero, pinchazo y medio rejonazo arriba (oreja).

Sergio Galán: medio rejonazo arriba y descabello pie a tierra (silencio); rejonazo contrario y descabello (ovación).

Roberto Armendáriz: cuatro pinchazos y rejonazo muy contrario (silencio); rejonazo trasero y nueve descabellos (silencio).

Segundo festejo de abono de los Sanfermines. En tarde de mucho calor, se colocó en taquillas el cartel de "no hay billetes".
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra