Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
San Fermín 2014
San Fermín 2014
ENCIERRO

Cornadas cosidas en la piel, de nuevo ante los toros

  • Francisco, Karmelo y Aryeh se han tomado la revancha. Tras ser corneados han vuelto a ponerse ante sus verdugos

Corneados que vuelven a correr el encierro

Corneados que vuelven a correr el encierro

0
14/07/2014 a las 06:00
  • SAIOA ROLÁN. PAMPLONA
Francisco, Karmelo y Aryeh se han tomado la revancha. Tres cicatrices dibujan en sus cuerpos el recuerdo de sendas cornadas, pero el dolor de las astas cosido en la piel no es suficiente para amedrentar la pasión que sienten por los encierros. Por eso, han vuelto a ponerse ante su verdugo.

14 de julio de 2010. Francisco Murillo Parra, madrileño de 23 años, corre ante los Jandilla en la calle Estafeta. Consigue un hueco. La carrera va bien. De pronto, cae a un pequeño montón en Telefónica. Un morlaco remata en su pecho.

11 de julio de 2014. Los Jandilla vuelven a Pamplona. Murillo también. Es su regreso al encierro pamplonés, ante la ganadería que le dejó marcado. "He sentido miedo, pero a cambio me he quitado una espinita, ahora ya puedo seguir disfrutando del encierro", confiesa el joven madrileño tras la carrera. Y añade: "Pamplona merece volver a correr. Tiene algo especial, algo que no se puede explicar. Simplemente el cuerpo te pide repetir".

"ME COMPRÉ UN TORO"

19 de agosto de 2007. Karmelo Buttini Echarte, pamplonés de 46 años, madrugó para ir a fiestas de Tafalla. Era el cumpleaños de su madre, tenía la intención de comprarle un ramo de flores de regalo, pero antes quería cumplir con su alma de mozo de encierro. No hubo ramo. 'Aldeano' se cruzó en su camino y Buttini fue directo al hospital.

"Al año siguiente me planteé retirarme. Bajé a saludar a unos amigos y me quedé a correr. Desde entonces no he tenido más percances, sólo golpes", rememora.

No tiene miedo, sólo respeto, y su afición va más allá: hace dos años se compró un toro, un colorado de la ganadería Gerardo Ortega al que saca en fiestas de la localidad castellonesa de Alquerías del Niño Perdido.

UN PUNTAZO Y VUELTA A CORRER

Visto y no visto. 'Naviero', un Cebada Gago negro, llegó a Telefónica como un tren y arrolló a un grupo de mozos en el vallado derecho. Era 9 de julio de 2012 y el estadounidense Aryeh Deutsch recibió un puntazo en el gemelo. Al día siguiente volvió a tentar a los astados.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra