Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

San Fermín 2014

Se cumplen 10 años de la cogida de Julen Madina

En los Sanfermines de 2004, el corredor más famoso del encierro fue corneado 5 veces por el toro Triguero

Julen Madina, 2004-2014DN Admin
  • ALBA ÚRIZ. PAMPLONA
Publicado el 26/08/2016 a las 09:39
12 de julio de 2004, callejón de la Plaza de Toros de Pamplona. El toro Triguero, de color negro como boca de lobo, se ensaña con Julen Madina Ayerbe y le asesta cinco cornadas que le mandan al hospital en estado grave. Pero Madina se recupera y al año siguiente vuelve a correr el encierro.

Este sábado se cumplen 10 años del día en el que este guipuzcoano, uno de los corredores más conocidos del encierro de San Fermín, hoy retirado ya por una lesión, volvió a nacer.

"EL TORO TENÍA MI FOTO"

Casi tan conocido como 'el calvo de la Lotería de Navidad', el 'calvo del encierro', que hoy tiene 59 años, recuerda estos días la cogida que sufrió aquel lunes de 2004.

Fue "un encierro roto", señala, y eso, explica, siempre le añade un plus de peligrosidad a la carrera. Se encontraba bajando hacia el callejón de la Plaza de Toros y sintió "que había miedo en las calles". "Había gente caída", rememora, y conforme avanzaba por el tramo de Telefónica vio "que entrando a la Plaza se estaba formando un montón".

Un momento así en el encierro es clave, expone este vecino de Hernani, porque "hay que tomar una decisión rápida en una situación muy complicada". Madina, que en ese entonces llevaba más de 30 años corriendo esta cita, eligió pegarse a la pared derecha del callejón para evitar el obstáculo, pero no contó con que hubiera otro esperándole más allá. "No vi ese otro montón", destaca, "y como Triguero iba muy pegado a mí, no pude escapar".

El astado le dio cinco cornadas: dos en la pierna izquierda, otras dos en el glúteo y una en la muñeca izquierda. "Mientras me empitonaba, yo me mantenía quieto, bocabajo y sin moverme". Pensaba, dice este famoso excorredor, que algún compañero lograría apartar al toro, pero éste debía de tener su foto, bromea, porque estuvo unos 22 segundos corneándole.

Sin embargo, ese instante "salpicado de sangre" y el mes que pasó en el hospital, entre cirugía, drenaje y "altas dosis de morfina", son lo único negativo que Julen Madina saca de la experiencia. Este hernaniense siente, sobre todo, "orgullo": asegura que lo que ocurrió le ha enseñado a gestionar mejor sus emociones.

UN MUSEO PERSONAL EN PLENO CASCO VIEJO

Madina tiene un pequeño museo de recuerdos en la calle Calceteros de la capital navarra, muy cerca del Ayuntamiento. Ahí guarda varios objetos, como un cartel de la Feria del Toro de Pamplona de 2004 o varias fotos de él recortando toros y vaquillas. 

Las estrellas del museo, sin embargo, son otras dos: las zapatillas de deporte con las que corrió aquel 12 de julio de hace 10 años -en el hospital tiraron todo lo demás- y los cuernos de Triguero.

Este pequeño 'santuario' lo visita cada San Fermín un buen puñado de turistas. El piso, conocido como 'el balcón de Julen', forma parte del proyecto en el que el excorredor de pendientes de aro dorados está embarcado ahora mismo, Team Building Encierro.
volver arriba

Activar Notificaciones