Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
PERSONAJES DE LA FIESTA

Madres, parejas e hijas de corredores: "No respiramos hasta que suena el teléfono"

  • Maite Leceaga Eslava, Mercedes Gárriz Doria, Feli Azcona Azparren, Cristina Zapiráin Izaguirre y Alba Reta Guembe comparten su angustia, miedo, nervios y desazón

De izda a dcha, Cristina, Mercedes, Alba, Maite y Feli, en Santo Domingo

De izda. a dcha., Cristina, Mercedes, Alba, Maite y Feli, en Santo Domingo

KIKE FERNÁNDEZ
De izda. a dcha., Mercedes, Cristina, Feli, Alba y Maite, con Pablo, el hijo de Merdeces

De izda. a dcha., Mercedes, Cristina, Feli, Alba y Maite, con Pablo, el hijo de Merdeces

KIKE FERNÁNDEZ
0
07/07/2014 a las 06:01
  • JOANA PERNAUT. PAMPLONA
Suena el cohete que da inicio al encierro y contienen la respiración. Los segundos que dura la carrera los viven como días, años, siglos. Dicen que no hay nada similar. Anhelan volver a escuchar el cohete, esta vez, el que marca el fin. ¡Pum! Y ni aun así vuelven a tomar aire. No lo hacen hasta que suena el teléfono. Entonces sí, entonces vuelven a respirar.

Esta vivencia la comparten madres, parejas e hijas de corredores del encierro. Un encuentro, en este caso 100% femenino, en el que algunas confiesan que se sienten incapaces de ver los encierros; otras que esperan a la repetición; y unas terceras que necesitan verlo de cerca, muy de cerca. Y sea como sea, se aventuran a plantear: "Creo que se puede pasar peor fuera que dentro. También tenemos nuestra adrenalina".

Se trata de Maite Leceaga Eslava, viuda del corredor Santi Cabañas y madre de Javier y Pablo, que heredaron la pasión de su padre; Mercedes Gárriz Doria, de 53 años y madre de cinco hijos de los cuales sólo el más joven, Pablo, corre; y la madre, la mujer y la hija del pastor Miguel Reta, Feli Azcona Azparren, de 71 años, Cristina Zapiráin Izaguirre, de 41 y Alba Reta Guembe, de 18.

"A mi marido solía verlo correr desde Estafeta. Pero con los hijos, no lo puedo soportar. Les he quitado los despertadores, he bajado las persianas de casa para que no hubiera luz. Paso un miedo horrible y va a peor", comparte Maite Leceaga.

Mercedes Garriz, sin embargo, admite que con el paso de los años ha ido tranquilizándose. "Mi hijo me despierta y le digo que vaya con cuidado. Me calma saber que está arropado", expresa quien espera a la repetición para ver el encierro por la televisión.

Feli Azcona, por su parte, expone que ella siguió una estrategia, fallida por cierto, con su hijo Miguel: "Desde que tenía 7 años lo bajaba a Santo Domingo y le comentaba que sintiera el resoplido de los toros. Le hice pasar miedo. Creía que así no correría, pero ha sido al contrario", sonríe quien empieza viendo sentada el encierro y acaba de pie buscando a su hijo.

Su nieta Alba añade que tiene que ver el encierro esté donde esté. "Cuando estuve en Inglaterra, me despertaba todos los días", ejemplifica. Y Cristina, la mujer de Miguel, asiente: "Yo prefiero verlo y salir pitando si fuera necesario".

"¿A TI TE HUBIERA GUSTADO CORRER EN PAMPLONA?"

Todas afirman que comparten la emoción de sus familiares, que el nervio se contagia. La mayoría opina que no les pueden plantear que lo dejen, aunque hay excepciones y segundas vías. "Yo hasta de rodillas les he rogado", suspira Maite. Y Cristina matiza que ella le ha sugerido que abandone, si ve que el cuerpo le falla.

Mercedes, por su parte, concreta que "la peor" es la abuela. "Suele decirle que le va a dejar de hablar. Yo pensaba que mi hijo dejaría de correr, pero va a más y ya lleva siete años", asume. Maite, en este sentido, cruza los dedos: "Mi hijo Pablo me ha dicho que los próximos Sanfermines, que cumple 25 años corriendo, lo deja".

Dicho esto, resaltan que para los suyos el encierro constituye "una afición". "Dicen que no se puede explicar", precisa Maite. "La autoestima se les tiene que subir hasta...", sugiere Mercedes. "Todo depende de como sea cada uno. Si te va la adrenalina...", plantea Cristina.

Por otra parte, hay un tema sin discrepancias: las aglomeraciones. "A mí me da más miedo la gente que los toros", confiesa Maite. Y el resto asiente sin dudas y aboga por más campañas informativas para los corredores, sobre todo los extranjeros.

Además, todas se declaran unas apasionadas del toro. "Es un arte", opina Mercedes. "A mí me encanta el mundo del toro, menos el correr", puntualiza Maite. Feli, en cambio, sonríe. "Yo corría en Estella". Y su nieta estalla en una carcajada: "Hombre,¡tú nos has contagiado a todos!". Mercedes, a su vez, la interroga: "¿Te hubiera gustado correr en Pamplona?". "No lo sé...", duda.


"ES COMO UN PARTO, QUIERES QUE LLEGUE EL ENCIERRO PERO..."


Todas ellas tienen en sus casas infinidad de fotos. "No sabemos dónde meterlas", exclama Cristina. "Nunca te cansas de verlas", considera Mercedes. Gracias a ellas, en su día, Feli se enteró de que su hijo Miguel había empezado a correr. "A mí mi hijo me lo fue diciendo a poquicos", precisa Mercedes. "Mi marido a mis hijos les decía: ¡No le digáis nada a mamá!", comenta Maite.

Resumiendo, todas ellas viven angustia, miedo, nervios y desazón. El ambiente festivo se les enreda con el nudo del estómago, el respeto y el estar a la expectativa. Mercedes lo compara con un parto: "Quieres que llegue, pero que pase rápido". Ninguna cae a los brazos de las supersticiones. Sí, en cambio, piden a San Fermín que les eche "un capotico". A Feli, hablando de estos temas, le vuelve una duda: "Maite, no puedo entender cómo no ves el encierro". "Igual este año pruebo", se lo piensa.

En segundo plano, rodeado de todas ellas, en silencio, se ha mantenido el hijo de Mercedes, Pablo Sánchez Gárriz, de 24 años. "Tienen el cielo ganado", opina quien de cara al primer encierro apenas duerme dos o tres horas. "Yo sólo les pediría paciencia", concluye.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra